ha cambiado sus vidas

Proyección profesional que genera ilusión vital

Ainara Allende, en la sección de perfumería donde comenzó. Ainara Chicharro, en la sección de frutería. Fotos: Pablo Viñas

Para Ainara Allende y Ainara Chicharro formar parte del equipo de Mercadona desde 2015 supone un crecimiento personal y laboral que ha cambiado sus vidas

Un reportaje de Sandra Atutxa - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

TIENEN en común mucho más que el nombre. Ainara Allende y Ainara Chicharro además de trabajar en la misma empresa comparten el haber crecido profesionalmente casi de manera paralela y de afrontar en poco tiempo nuevos retos en el sector de la alimentación. Allende fue contratada por la empresa Mercadona en octubre de 2015 para la apertura de la tienda de San Mamés. Le mandaron a Torrelavega para formarse y estuvo trabajando en la tienda de Basauri en la sección de perfumería. En poco tiempo, sin esperarlo, todo cambió para ella. En poco más de tres meses propusieron a Ainara Allende ser la responsable de recursos humanos. Ahora se encarga de la elección del personal de la marca en Bizkaia y Gipuzkoa. “Estoy encantada. Es mucho más responsabilidad, pero para mí ha sido muy importante que la empresa haya confiado en mí”, asegura.

Cuando se lo propusieron dice Allende que no se lo creía. “Para mí trabajar y tener un trabajo fijo era muy importante porque me proporcionaba una estabilidad que no tenía antes”. Y añade: “Avanzar y ascender en tan poco tiempo en una empresa como esta fue una grata sorpresa que me sirvió para seguir creciendo profesionalmente y como persona. Ha sido ilusionante”.

Algo parecido le sucedió a la barakaldarra Ainara Chicharro. También en poco más de tres meses le plantearon asumir un puesto de mayor responsabilidad. Entró en mayo de 2015 para la apertura de la primera tienda que Mercadona abrió en Bizkaia y que fue en Megapark. Chicharro se encargaba de la sección de frutería tras un periodo de formación de cinco meses en Benidorm. Pero también a ella le esperaba una sorpresa. Vieron en ella cualidades suficientes para ser la responsable de tienda de Bolueta y Chicharro lidera un equipo formado por cuarenta personas. “Si hace tres años me dicen que me iba a suceder esto ni me lo creo”, apostilla. Ambas aseguran que cogieron el reto con el temor de lo desconocido, pero con ilusión y muchas ganas han logrado demostrar que son capaces de asumir este y otros muchos retos.

La promoción interna es una de las señas de identidad de la empresa y así lo refleja el hecho de que en 2017 un total de 741 personas asumieron nuevas y mayores responsabilidades dentro de la empresa. Esta proyección profesional se eleva hasta el máximo exponente, ya que todos los directores generales que componen el comité de dirección son fruto de dicha promoción interna. Allende y Chicharro aseguran que tomaron el reto siendo conscientes de que iba a suponer un cambio en sus vidas, pero, sin embargo, todo el esfuerzo llevado a cabo ha merecido la pena. “Hemos encontrado el apoyo de la empresa, del equipo, de los compañeros y estamos encantadas”, explican.

Fomentar el desarrollo Mercadona ha destinado importantes recursos a fomentar el desarrollo, tanto personal como profesional, de cuantos forman parte de la plantilla. Todas las personas que trabajan en esta empresa de alimentación deben compartir los valores del modelo de la empresa liderada por Juan Roig. En 2017 la compañía invirtió en formación un total de 65 millones de euros, 11 millones más que el año anterior, hasta completar más de 2,5 millones de horas de formación, tanto general como específica, para cada puesto de trabajo, lo que ha supuesto una inversión media por persona de 780 euros.

En 2017 un total de 577 personas se han formado en liderazgo empresarial con el programa Directivos Líderes, de las cuales 64 son de otros países, fruto del proceso de internacionalización que la compañía está abordando. Apuestan por formar a un equipo que tome decisiones, que arriesgue, que aprende de los errores para incrementar el talento y que aproveche al máximo sus habilidades y conocimiento para abordar con éxito las metas marcadas. Allende y Chicharro consideran fundamental comenzar desde abajo para, una vez en puestos de responsabilidad, saber cómo siente el personal con el que trabajan. “Lo bueno que tenemos es que todos pasamos por todos los puestos para conocer las realidades y dificultades que existen en cada una de ellas”, aseveran.

Secciones