Bélgica 3, Panamá 0

Bélgica golea pero no convence

El delantero belga Lukaku, autor de dos goles ayer, celebra la victoria. (EFE)

Logran un cómodo triunfo, con un golazo de Mertens y doblete de Lukaku, contra la debutante Panamá, aunque deberá mejorar su imagen y fuego

Aitor Martínez - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BÉLGICA: Courtois;Alderweireld, Boyata, Vertonghen;Meunier, De Bruyne, Witsel (Min. 90, Chadli), Carrasco (Min. 74, Dembele);Mertens (Min. 83, T. Hazard), Hazard y Lukaku.

PANAMÁ: Penedo;Murillo, Torres, Escobar, Davis;Bárcenas (Min. 58, Gabriel Torres), Cooper, Gómez, Godoy, Rodríguez (Min. 58, Ismael Díaz);y Blas Pérez (Min. 73, Tejada).

Goles: 1-0: Min. 47;Mertens. 2-0: Min. 69;Lukaku. 3-0: Min. 75;Lukaku.

Árbitro: Janny Sikazwe (Zambia) amonestó a Meunie, De Bruyne y Vertonghen, de Bélgica;y a Davies, Bárcenas, Cooper, Murillo y Godoy de Panamá.

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo G, jugado en el estadio Olímpico Fisht ante 43.257 personas.

bilbao - Bélgica no dejó lugar a la sorpresa. El conjunto que dirige Roberto Martínez quiere quitarse el sambenito de eterno aspirante a lograr una gran gesta en una cita de entidad y arrancó ayer el Mundial con un cómodo triunfo ante Panamá. Sin desplegar un gran juego, con un gris De Bruyne y un Hazard que fue de menos a más, a los diablos rojos les bastó con dar un paso al frente en la segunda mitad para marcar tres goles y sentenciar a la debutante Panamá, mucho corazón pero poca cabeza. Consciente de la superioridad técnica de su rival, el Bolillo Gómez, héroe en el país centroamericano al haber clasificado a la selección por primera vez en su historia a la fase final de un Mundial, apostó por replegar a su equipo cerca de su área y tratar de sorprender a la contra, pero sus voluntariosos futbolistas apenas inquietaron en un par de ocasiones a Courtois, que vivió un estreno placentero. El portero del Chelsea, eso sí, dejó para la galería una buena salvada para su equipo en un mano a mano con Murillo, que aprovechó el hueco dejado por Carrasco, extremo que con su país juega de carrilero, a su espalda cuando Bélgica ganaba por la mínima.

Avisado por los pinchazos de Brasil y Alemania en la previa, el equipo europeo ofreció una interesante puesta en escena, adueñándose del balón, impidiendo que Panamá pudiera trenzar cuatro pases y con tres buenas ocasiones de gol en los primeros siete minutos de juego. En la última, Mertens obligó a lucirse a Penedo, que sacó una buena mano a disparo del belga, si bien es posible que se gustara en exceso. Apenas cinco minutos después, en un grosero error del capitán Román Torres al ceder atrás a su portero, Hazard a punto estuvo de adelantar a su equipo, aunque el disparo, sin apenas ángulo, se estrelló en el lateral de la red.

Ahí se fue apagando el ímpetu de Bélgica, a la que le bastó con su mera presencia sobre el terreno de juego para intimidar a su rival y generar alguna que otra ocasión. La más clara, tras un centro raso desde el lateral, fue desbaratada por Román Torres en la línea de gol cuando Lukaku se disponía a empujar el esférico al fondo de la red. Poco más ofrecieron los diablos rojos en la primera mitad, en la que se contagiaron del pobre rendimiento y del bajo ritmo de los panameños, a los que sin demostrar una excesiva contundencia en la zaga, les valió para llegar con empate a cero en el marcador al descanso. En ataque, se limitaron a buscar a sus extremos con balones largos a la espalda de los carrileros belgas. Intentos en su mayoría baldíos.

cambio de rumbo Bélgica, que se sabía superior a su rival, volvió a arrancar con fuerza tras el paso por vestuarios y entonces sí, a los dos minutos de la reanudación, encontró el premio del gol gracias a una preciosa volea de Mertens, que aprovechó un rechace para sellar una de los tantos más bonitos del Mundial. Su disparo desde el interior del área dibujó un parábola perfecta que se alojó en el fondo de la portería de Penedo, que se estiró en balde a por un balón imposible de alcanzar.

Abierta la lata, una de las cosas más complicadas del fútbol, Bélgica fue creciendo gracias en buena medida a la aparición de Hazard. El talentoso futbolista se pudo librar de la presión de los panameños, que no dudaron en interrumpir el juego con continuas faltas, y aportó más profundidad a su equipo. Pese a la mejora, que no fue excesiva, Panamá dispuso entonces de su ocasión más clara. Un buen balón filtrado por Bárcenas, el más destacado del combinado centroamericano en ataque, no fue aprovechado por el lateral Murillo. La rápida salida de Courtois, que tapó mucha portería, salvó a su selección de un mal mayor.

Con el paso de los minutos y el cansancio acumulado, Panamá fue dejando huecos en su zaga y Bélgica no perdonó. Sentenció el choque tras su mejor acción colectiva, en la que participaron Hazard, De Bruyne y Lukaku. Este último remató a placer de cabeza un medido centro con el exterior de la pierna derecha del centrocampista del Manchester City a los 24 minutos del segundo acto. A quince del final y tras una contra, una de las principales virtudes del equipo de Roberto Martínez, aunque ayer apenas pudo correr al espacio, Lukaku puso la puntilla a la debutante Panamá tras recibir un buen balón de Hazard. Sin un gran juego pero con goleada, Bélgica salvó el primer gran escollo del Mundial: el estreno.

Secciones