crisis sociopolitíca

El diálogo no logra que la violencia se detenga en Nicaragua

Los escasos avances de las negociaciones alimentan el círculo de las protestas y la represión por todo el país

Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Managua - Al menos un muerto y cuatro heridos dejaron ayer las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega en el marco de una crisis sociopolítica que ha segado la vida de entre 178 y 200 personas, y en medio de un diálogo nacional que avanza a cuenta gotas. En la ciudad de Masaya (sureste), cuna del sandinismo, murió un hombre que protestaba contra el Gobierno al recibir un disparo en uno de sus ojos, según informaron manifestantes del grupo Autoconvocados. La víctima fue identificada como Darwin Potosme, un zapatero de 33 años, quien se encontraba resguardando una barricada como parte de las protestas antigubernamentales y habría recibido un disparo de un francotirador policial, según testigos y compañeros.

En Masaya, a 28 kilómetros al sureste de Managua y una de las ciudades más golpeadas durante las protestas, han perdido la vida al menos 13 personas, según organismos humanitarios.

En ese choque entre Policía y manifestantes, también resultaron dos civiles heridos.

Mientras en la ciudad de Rivas (sur) se reportaron otros dos heridos cuando la Policía Nacional desalojó a balazos y con morteros a un grupo de manifestantes que se mantenía en una barricada, según los Autoconvocados.

Durante la jornada de ayer, se dio el último adiós a seis miembros de una familia de Managua que murieron abrasados durante un incendio provocado por encapuchados y que ha conmocionado a Nicaragua.

“Todos son responsables” En tanto, el nuevo nuncio apostólico en Nicaragua, el obispo polaco Stanislaw Waldemar Sommertag, instó a los nicaragüenses a orar para alcanzar la paz y superar la sangrienta crisis. “Todos debemos de orar para conseguir la paz en Nicaragua. Ese es el deseo del Santo Padre”, dijo el obispo polaco a periodistas, tras participar en una eucaristía en la Catedral de Managua, presidida por el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes. Consultado sobre los responsables de la crisis, el nuncio dijo que “cada uno tiene sus responsabilidades de frente al pueblo, de frente a Dios, de frente a sí mismo”.

El representante del Papa Francisco en este país subrayó que es vital promover la justicia y no la venganza, y que no hay otra alternativa que el diálogo.

Por su lado, la Junta Directiva de la Asamblea Nacional (parlamento), controlada por el oficialismo, demandó retirar los bloqueos en las calles que mantienen los manifestantes, porque “los tranques y sus promotores son los generadores del terrorismo en nuestro país”. - Efe