EN EL noveno aniversario de su asesinato

Decenas de personas recuerdan a Eduardo Puelles

Josu Puelles advierte de que la disolución de ETA no implica que su proyecto político haya sido "destruido o aniquilado"

Familiares, amigos y dirigentes políticos han participado esta tarde en un acto en Arrigorriaga, en recuerdo del inspector de Policía Eduardo Puelles, asesinado por ETA en esta localidad el 19 de junio de 2009, último atentado mortal que la organización cometió en la Comunidad Autónoma Vasca.

EP - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 20:48h.

BILBAO. El acto, celebrado en el parking de Santa Isabel, donde la ETA colocó una bomba en el coche del policía, que al explotar provocó su muerte en el acto, ha comenzado a las siete de la tarde con una ofrenda floral ante una foto con la imagen del fallecido y una placa conmemorativa.

En el homenaje han participado familiares, amigos, vecinos y representantes políticos del PSE-EE en el Ayuntamiento de Arrigorriaga, y del PP vasco, con su secretaria general, Amaia Fernández, al frente. Tras la intervención de Josu Puelles, ertzaina y hermano del policía homenajeado, los presentes han guardado diez minutos de silencio.

Según ha recordado Josu Puelles, ETA "escenificó el pasado día 4 de mayo su disolución definitiva, dando paso a lo que parece el fin de casi 50 años de actividad asesina y terrorista". Además, ha dicho que, previamente a esa fecha, "la propia banda terrorista, en sendos comunicados, justificaba y legitimaba cada uno de los 858 asesinatos cometidos, así como el resto de su actividad terrorista con el que ha estado castigando a ese sector de la sociedad española, a ese sector de la sociedad vasca, que no comulgaba con las ideas nacionalistas y que para ellos representaban los valores y principios de nuestro Estado Constitucional, Democrático y de Derecho".

COMUNICADOS

Tras censurar que "en todos los comunicados emitidos por los asesinos", estos "volvían a insistir en escupir una vez más sobre la dignidad de sus víctimas", ha dicho que "a ninguno de nosotros nos debiera sorprender la retórica utilizada por la banda terrorista ETA", ya que, "al fin y al cabo, siempre han actuado así, está en su genoma ético y moral". No obstante, ha considerado que "lo que sí nos debiera de sorprender es la obsecuencia con que dicho final fue recibido por parte del resto del nacionalismo vasco y mucha parte de la progresía española".

"Que la banda terrorista haya anunciado su disolución no implica que su proyecto político, que repitámoslo aquí y ahora de nuevo, ha sido, es y seguirá siendo totalitario y excluyente, haya sido destruido o aniquilado", ha advertido.

Puelles ha asegurado que "los problemas en España con los nacionalismos periféricos y el vasco en particular, no se han resuelto con la desaparición de la banda terrorista", sino que "lo único que se ha conseguido es mutarlos en lo que ahora tenemos, una metástasis que acabará en la destrucción de nuestra comunidad política que es España y por la que fueron asesinados todas las víctimas de ETA".

Según ha manifestado, "todo el nacionalismo vasco en su conjunto, tanto los violentos, como los nacionalistas obsecuentes con esa violencia, se afanan día a día en que ese proyecto ideológico nacionalista vasco quede inmaculado de tantos años de infamia e ignominia terrorista". "Se afanan mediante retóricos planes de paz y convivencia, en una amalgama de víctimas de todo signo con el que poder confrontar y equiparar las justificaciones de la muerte de unas y de otras", ha censurado.

SUFRIMIENTO DE TODOS

Asimismo, ha criticado que "se afanan intentado privatizar lo aquí ocurrido, entre víctimas y asesinos, desviando deliberadamente el debate de lo político (lo antidemocrático del proyecto nacionalista) a lo ético (el dolor y sufrimiento de todos), proceso a través del cual, se nos solicita a todos un gesto de comprensión por el bien de la convivencia tolerante y pacífica que antes, por cierto, se nos negaba y todo ello, con la desvergüenza, si quiera, de haber iniciado, dicho nacionalismo, y no sólo la propia banda terrorista, un duelo autocrítico por la ideología que ha legitimado todo estos años de terror".

A su entender, esto demuestra, "una vez más, que su verdadera motivación no es la libertad, sino la servidumbre en nombre de la justicia, aquí y ahora, travestida de derechos humanos".

NUEVO ESTATUTO

Puelles ha señalado que, para el nacionalismo "todos somos penitentes: penitentes de un pecado que no se ha de nombrar y de unos pecadores que no hay que señalar". Por ello, cree que "no nos ha de extrañar que en el proyecto de nuevo estatuto político que pergeñan los nacionalistas vascos, se diferencie entre nacionales vascos y ciudadanos que viven aquí".

"No nos ha de extrañar, la pusilanimidad y la obsecuencia de su actitud política y moral ante los homenajes que a diario los terroristas reciben en nuestras calles, con los que pisotean continuamente la dignidad de sus víctimas, además de ser un claro ejemplo apologético de toda su actividad terrorista", ha denunciado.

Puelles ha pedido a aquellos que tengan responsabilidades políticas que "no olviden que no estamos aquí por los vivos, estamos aquí por los muertos, con los que tenemos una deuda invencible, la de dignificar su memoria política y social, es decir, en redimir sus derechos de ciudadanía arrebatados por la banda terrorista ETA".

En ese sentido, ha advertido de que "la fortaleza y legitimidad de los Estados Democráticos de Derecho, no se miden por su generosidad o sentimentalismo con sus malos ciudadanos, sino por el inquebrantable cumplimiento de sus disposiciones que deben salvaguardar los derechos, principalmente, de aquellos ciudadanos que las cumplen, respetan y aceptan".

"METÁSTASIS NACIONALISTA"

"Nunca jamás hemos tenido la tentación de preguntarle o pedirle explicaciones a los asesinos, pero sí a nuestros representantes políticos", ha destacado, para preguntar a estos "¿qué han hecho, hacen y van hacer ustedes para evitar esta metástasis nacionalista?".

"¿Otorgar más concesiones al mismo en forma de transferencias penitenciarias que ayuden a los asesinos a aliviar su penas, cuando no a una interpretación laxa de la Ley con el que poder acceder a beneficios penitenciarios sin exigirles, si quiera, colaboración con la justicia o una reinserción veraz, basada en la aceptación, asunción y sumisión a nuestro Estado Democrático de Derecho?", se ha preguntado.

Asimismo, ha interpelado a los representantes políticos si van a "seguir con las concesiones a los nacionalismos, antes porque ETA mataba y ahora porque ha dejado de hacerlo", y ha afirmado que el nacionalismo es "un mito incompatible con la realidad y ha convertido nuestra sociedad en un tercer mundo semántico, donde se retuercen las palabras y sus significados, cuando no directamente se inventan conceptos, como el derecho a decidir".

Josu Puelles ha alertado de que "el nacionalismo hegemónico que lleva gobernándonos durante más de 30 años está consiguiendo convertir nuestra sociedad en un campo de batalla, vaciándola de ciudadanos libres e iguales, para convertirlos en ciudadanos militantes del mito". "¿Va a ser este gobierno cómplice de todo esto?", se ha preguntado.