jornada tecnológica organizada por Deia

Talento, infraestructuras y apoyo son las claves de la transformación digital

Sobre estas líneas, Antonio Bengoa, Alex Etxeberria, Iñigo Lengua y David Barroso. A la derecha, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia. Fotos: Oskar González

Arantxa Tapia analizó “los pilares” de la Agenda digital vasca, señaló las áreas de mejora y destacó los avances

B. Sotillo - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - “La digitalización va a llegar a todos, no lo vamos a poder evitar y la clave va a ser el talento. Lo que nos dicen los expertos es que si no hacemos nada vamos a tener un déficit de empleo en tecnología. Según un informe de Sociedad Digital, de las diez profesiones más demandadas en el futuro nueve van a tener que ver con la transformación digital”, advirtió ayer Antonio Bengoa, director de Relaciones Institucionales de Telefónica España, en la jornada Euskadi 2018: nuevas referencias y ejemplos para la transformación digital.

En la cita, organizada por DEIA en colaboración con Telefónica, se abordaron cuestiones como el papel del sector público y la administración en un mundo completamente digitalizado, la aplicación a la industria de las posibilidades que brindan las tecnologías y la ciberseguridad. De las exposiciones de Arantxa Tapia -consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras-, Javier Zorrilla -director general Territorio Norte de Telefónica-, Alex Etxeberria -director general de Ejie-, Iñigo Legua -CIO de Sidenor-, y David Barroso -CEO de Countercraft-, se deduce que el talento, las infraestructuras y una apuesta decidida por parte de todos los actores, son los elementos esenciales para realizar con éxito esa inevitable transformación digital. Un proceso que se debe ver más como un cambio de cultura que como una mera incorporación o agregación de tecnologías y en el que Euskadi lleva mucho trabajo realizado.

Según explicó Arantxa Tapia, tras la puesta en marcha de la Agenda Digital 2020 el Gobierno vasco ha hecho un ejercicio de evaluación de la transformación digital iniciada hace más de veinte años. “Ninguna estrategia llegaría a buen puerto si no midiéramos qué estamos haciendo y tratáramos de ver dónde están nuestros puntos de mejora -destacó la consejera-. Euskadi se ha medido como región en Europa con los mejores países a través del indicador denominado DESI (Digital Economy and Society Index) para ver cómo estamos en aspectos de digitalización y de sociedad de la información. El indicador mide los cuatro parámetros de nuestra agenda digital: infraestructuras, ciudadanía, administraciones e industria. Y en cada una de ellos hay puntos de mejora. Estamos bien pero con aspectos que se pueden mejorar”.

Arantxa Tapia también apuntó que la localización de los servicios digitales en auge, como la nube, ofrecen una oportunidad muy interesante a Euskadi y que “nos tenemos que plantear dónde está la tierra de la nube, los lugares donde almacenamos los datos, ya que esos servicios, como los CPDs, deberían estar en Euskadi”.

En cuanto a la importancia de todo lo que queda por realizar y los retos de futuro, Juan José Baños, director de DEIA, señaló en la presentación de los ponentes que “la transformación digital a través de los sistemas de información es hoy el medio fundamental para progresar y aumentar el valor añadido y los beneficios de una empresa”. Y recordó que “hasta hace poco la tecnología servía para garantizar la comunicación entre diferentes áreas de una empresa, pero ahora el objetivo es más ambicioso: hoy las decisiones empresariales pasan, y en muchas ocasiones se basan, en una política digital adecuada. El crecimiento empresarial es la meta, la transformación digital el camino, exprimir la tecnología el reto, y los proyectos innovadores la mejor opción”.

un caso de éxito Un claro y exitoso ejemplo de apuesta empresarial por la digitalización lo ofreció Iñigo Legua, quien explicó el trabajo realizado en Sidenor. La firma utilizó la revisión de su plan industrial para una incorporación tecnológica a todos los niveles: en el plan de negocio y en la propia factoría. Legua aseguró que para llevar a cabo un proceso como el que realizó Sidenor “es importante invertir tiempo en hacer un buen plan y priorizar en función del retorno” que se pueda obtener de esa digitalización.

Alex Etxeberria, que ofreció la experiencia de una empresa -Ejie- que se encarga de los servicios informáticos del Gobierno vasco, señaló que el elevado volumen de usuarios, información y capacidad tecnológica que maneja en estos momentos la sociedad pública “se habrán doblado para el final de la legislatura” y continuarán creciendo, por lo que su responsabilidad consiste en “estar preparados para dar servicio a todo lo que nos venga”. Y con ese “todo lo que nos venga” se refería a unos ciudadanos cada vez más conectados y más demandantes de relaciones digitales con la administración, a más y más aplicaciones y programas utilizados por las instituciones y a un creciente cruce y tráfico de datos.

Al abordar al tema del big datatodos los ponentes coincidieron en la importancia de la seguridad. Un asunto muy presente en todas las organizaciones del que habló David Barroso y que situó en contexto señalando que “el tema de la ciberseguridad ha pasado de ser una cosa defrikis escondidos en un sótano a estar presente en los consejos de dirección de las empresas”. Además de recordar a las empresas que ”la seguridad al 100% no existe y siempre va a haber incidentes pero hay que estar preparado para afrontarlos y reducir los daños”, Barroso, incidió en el “importante bagaje de Euskadi” en ciberseguridad.

“En la mayor feria de seguridad, la RSA Security Conference que se celebra en San Francisco, este año estábamos seis empresas del Estado español de las que cuatro éramos de Euskadi. Esto evidencia nuestra capacidad y creo que tenemos una oportunidad única para convertir Euskadi en el polo de ciberseguridad europeo, porque hoy en día no hay polo como tal en Europa y con las empresas que tenemos podríamos serlo. Esto se debe a que en Euskadi ha habido una gran tradición de empresas de seguridad informática, y puede que algunas nacieran de forma casual, pero ahí están los ejemplos de Panda o S21sec. Hay una gran cantera para otras empresas que han surgido y esto ha hecho que Euskadi, dentro del territorio europeo, sea de las zonas con más empresas de ciberseguridad. Tenemos los pilares para construir algo más grande y es lo que tenemos que intentar conseguir”, concluyó.

Secciones