El callejón de las botxerías

El bendito placer de chuparse los dedos

Eneko Atxa, rey del Azurmendi, Azusa Nakamura y Takanori Nakamura, un encuentro internacional. (P. Viñas)
Ane Elorza, Guillermo Cruz, Andoni Luis Aduriz, Ane Muñoz, Saha Correa y Jon Ezeiza. (P. Viñas)
Begoña Bernal, Carlos Gorria, director territorial del BBVA, y Elisa Dorronsoro, en el 'photocall'de la entrada. Foto: P. Viñas
Enzo Vizzari, el gran crítico internacional de gastronomía;Mikel Zeberio, crítico de la revista 'ON'y premio Nacional de Gastronomía, Itxaso Elordi y Arturo Trueba. Foto: P. Viñas
Juanan Zaldua, Fernando Canales y Gaizka Aseguinolza, en el cóctel previo a la entrega de premios (P. Viñas)
Xabier Basañez, Antonio Casares, Roberto Durán, Sonio Graupera y el diseñador de moda Javier Barroeta. Foto: P. Viñas
Imanol Pradales, Juan Mari Aburto, Unai Rementeria, Ana Otadui y Xabier Otxandiano acudieron a la trepidante ceremonia. Fotos: P. Viñas
Juan Mari Arzak recogió un sinfin de saludos cariñosos como si fuese el patriarca de la noche. Foto: P. Viñas
Jesús Sánchez, Paco Torreblanca, Ricardo Pérez y Sergio Zarate, hombres muy cercanos a la alta cocina. (Fotos: P. Viñas)

Por Jon Mujika - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ALGUNOS parecían estrellas del rock y otros aventajados delanteros centros con peinados rocambolescos;unos son chefs y otros arquitectossobre los platos, hombres y mujeres del tiempo (nieblas, nubes, lluvias y otros efectos climatológicos comestibles...), malabaristas de cuatro, cinco y hasta seis sabores en un mismo plato, diseñadores de alta costura gastronómica o compositores, dicen, de sinfonías de sabores. También hay literatos de la gastronomía, genios de la botella que conocen los secretos del descorche para hacer prodigios, cirujanos diestros con el cuchillo y toda una troupede habitantes de las cocinas y los salones de las más aventajadas salas de restaurantes. Había, resumiéndolo todo, gente con mano de santo en la cocina. Cocineros y cocineras de toda la vida, supongo.

Todos ellos desfilaron por un corredor en llamas virtuales preparado como túnel de entrada al Palacio Euskalduna, escenario de la ceremonia de gala de The World’s 50 Best Restaurants, todo un exigente tribunalpara doctorarse como catedráticos en la gastronomía.

Trajes oscuros y vestidos largos, pedía la etiqueta. Y se cumplió en un porcentaje considerable. Se intuye que la norma pretendía, además de invocar a la elegancia, que destacasen las bufandas rojas con letras bordadas en oro que lucían los aspirantes al trono que se saludaban a lo lejos o de cerca, se miraban de reojo o intercambiaban invitaciones. “Pásate un día por casa”, me pareció escuchar a Eneko Atxamientras hablaba con los orientales Azusay Takanori Nakamura,unos metros más allá de Juan Mari Arzak,a quien muchos acariciaban a modo de saludo, como si fuese en viejo patriarca. Su hija Martaiba y venía mientras él se inmortalizaba en un sinfín de selfis. También Enzo Vizzari, el gran crítico internacional de gastronomía, cosechaba abrazos a diestro y siniestro. Sin ir más lejos, el de Mikel Zeberio, crítico de la revista ON y reciente premio Nacional de Gastronomía. En los corrillos levantó un oleaje de expectación la llegada de Bittor Arginzonizjunto con su segundo contramaestre en las parrillas, Agustí Peris.En el photocallde la entrada se detuvo, entre los primeros, Andoni Luis Adurizacompañado por su escudería formada por Ane Elorza, Guillermo Cruz, Andoni Luis Aduriz, Ane Muñoz, Saha Correay Jon Ezeiza. Aitor Elizegiy Aitziber Lekerika,saludaban a un sinfín de asistentes, mientras Jesús Sánchezsaludaba con educación y Paco Torreblancase paseaba de dulce. FernandoCanalesy Juanan Zaldua,de estrenos recientes, intercambiaban experiencias, con Gaizka Aseguinolazacomo testigo. Grandes firmas de la cocina en Bizkaia, amén de las citadas, paseaban por la alfombra roja mientras se servían bombones de plata rellenos de txakoli o vieiras rellenas con cangrejo real entre otras maravillas. Con todos los respetos, el rey de los platos fue el Cinco Jotas. En la nómina de cocineros se encontraban Joxean Martínez Alija, Sergio Zarata, Beñat Ormaetxea, Ricardo Pérez, Mikel Población, Álvaro Garrido, Dani Garcíay toda una legión de fogones cercanos, intercalados con nombres de la talla de Mauro Colagreco, hombre fuerte del Mirazur francés, tercer puesto de una lista de alto prestigio;de Joan Roca,embajador plenipotenciario del Celler de Can Roca, segundo gong de la noche, o Massimo Bottura, amo y señor de los abrazos cuando su Osteria Francescana tocó el cielo con las manos cuando su nombre retumbó en la gala. ¡Eran cabeza de cartel de nuevo!

Entre los nombres ya citados y otros presentes como Gaggan Anand, Clare Smyth,considerada este año como la mejor cocinera del mundo,Dan Baber, Pat Pairet, Christina Tosi, Gaston Acurioy Katina Connougthonse hubiesen saciado los paladares más exigentes. Atentos a sus necesidades y a las de todos los asistentes se movía Andoni Aldekoa,quien dio la bienvenida a autoridades como el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria,el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto,la presidenta de Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, Imanol Pradalesy Xabier Ochandianoentre otros.

Antes de que todo estallase, antes de que la fiesta se adueñase de un San Mamés expectante en sus salones (hubo el llamado After-After Party para chefs, restauradores, medios de comunicación, VIPs y patrocinadores, el despendole, vamos...), por la cita pasaron Antonio Casares,il capittanode ese local de San Mamés;Xabier Basañez, Roberto Durán, Sonia Graupera, el diseñador de moda Javier Barroeta,el pintor Jesús Mari Lazkano, Bittor Oroz;el presidente de Cecobi, Pedro Campo, Aitor Alea:el presidente del gremio de Pastelería, Manuel Angulo, Itxaso Elordui, Arturo Trueba, Begoña Bernal, Carlos Gorria, director territorial del BBVA, Elisa Dorronsoro, Andrés Pedresco, Alain Passard,el arquitecto y diseñador italiano Giulio Cappelini,la artista portuguesa Joana Vasconcelos, Cristina Bengoa, Andoni Elorriga, Man García,de Estrella Damm, José Luis Mendizabal, Idoia Olabarria, Izaskun Artetxe,, Mitxel Telletxea, y un abanico de críticos gastronómicos, influencers y chefs de todo el mundo que llegaron hasta Bizkaia para vivir una intensa noche de emociones que se prolongó hasta vaya usted a saber dónde y cuándo.

Al encuentro con este desfile de manos benditas acudieron, entre otros, hombres y mujeres que adoran el arte de chuparse las manos. Entre ellos se encontraban Igor Arrien, Alazne Martín, Javier Olabarria, Miguel Ángel Martínez Andoni Olabarria, Luisa Azkunanga, Miren Latxaga y otra mucha gente que disfrutó de la música, de los suculentos standsdesplegados por el Palacio Euskalduna y del reencuentro de viejos amigos. Nombrados los 50 elegidos para la gloria, todos se igualaron minutos después. La fiesta estallaba,

Secciones