Embajador de sudáfrica en españa

Lulama S. Ngonyama: “Es el momento para que las empresas vascas den un paso hacia Sudáfrica”

El Gobierno sudafricano quiere reunir en agosto a inversores interesados en ese país. El objetivo es captar proyectos para los próximos cinco años

Entrevista Asier Diez Mon - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Bajo el paraguas de unas jornadas de Caixabank, el embajador sudafricano en España explicó ayer en Bilbao las oportunidades de negocio en su país para las empresas vascas. Ngonyama abandonará el cargo a finales de este año, pero su agenda de los próximos meses está llena de citas de este tipo.

Viaja a Euskadi con una idea: Sudáfrica es un territorio de grandes oportunidades.

-Definitivamente, sí. Se está organizando una cumbre en agosto para hacer un road show de inversores que quieran invertir en Sudáfrica los próximos cinco años. Es un proyecto muy ambicioso y de alguna forma hemos visto que, con el nuevo ciclo económico y el nombramiento de Cyril Ramaphosa como presidente del país, las agencias de raiting han cambiado la perspectiva de Sudáfrica. Se vive ilusión, quizás lo que falta todavía es que se traslade todo esto a la economía real. Que la ilusión que estamos viendo vaya llegando poco a poco a todos.

¿Tienen las empresas vascas un hueco en ese ‘pool’ de inversores?

-Efectivamente, es el momento para dar un paso hacia Sudáfrica. En el espacio de inversión de Sudáfrica ya hay muchas empresas de aquí. Como Sener, Gamesa... lo están haciendo muy bien, son ejemplares, pero hay potencial para mucho más.

Sener, una de las empresas que han expuesto en las jornadas su posicionamiento en Sudáfrica, ha explicado que “hay que ser sudafricano para tener éxito” allí, ¿cómo se llega a esa situación?

-Es una cuestión de adaptación al ecosistema económico sudafricano. Las empresas que se saben adaptar tienen éxito.

¿Qué camino deben seguir?

-Básicamente seguir las reglas que discriminan positivamente a la población negra para que alcance el nivel económico de los blancos. Hay que ser muy escrupulosos en ese sentido y luego, claro, ser también bueno en los negocios.

¿Está hablando del BBBEE?

-Sí, es la herramienta Broad-Based Black Economic Powerment (empoderamiento económico negro).

¿Se está avanzando en esa línea?

-Se ha recorrido un gran camino, pero había una gran brecha por resolver. Es una cuestión de integración progresiva. De acceso a la educación, a la tecnología... tenemos muy buenas escuelas, muy buenas universidades, y lo que hace falta ahora es seguir por ese camino.

Las empresas que se establecen en Sudáfrica tienen que contratar personal local siguiendo los criterios del BBBEE, ¿está ayudando esa dinámica a recortar la brecha entre blancos y negros?

-Es muy positivo. Se da una oportunidad laboral a gente que podría quedarse fuera del mercado laboral tras la Universidad. Los estudiantes reciben muchos conocimientos durante su formación, pero esos conocimientos tienen que adaptarse a la realidad del día a día. Las empresas extranjeras están guiando a los jóvenes del país en ese tránsito.

El clima para los negocios ha mejorado, ¿también lo ha hecho para vivir?

-No es lo mismo vivir en Johanesburgo que en Ciudad del Cabo. Igual que hay diferencia entre Barcelona y Madrid. Es diferente. Johannesburgo es el centro económico e industrial del país y hay mucha gente haciendo negocios, trabajando. Eso atrae a los delincuentes. La vida es más fácil en Ciudad del Cabo, porque es una ciudad más lúdica, volcada en el turismo y con espacios grandes para que la gente pueda disfrutar de su ocio. Además Johannesburgo es una pesadilla para el tráfico.

Puede ser un problema para las empresas la volatilidad del rand, la divisa del país.

-Es un tema muy complejo. Una incógnita que es difícil de despejar. Nadie puede decir ahora qué va a pasar con el euro respecto al dólar.

¿En qué sectores tienen oportunidades las empresas vascas?

-En cualquier sector. Industria farmacéutica, sectores tecnológicos, actividades forestales, y, por supuesto, en energía e industria manufacturera.