conciliación de la vida laboral

Al 17% de los hombres vascos les resultaría muy negativo pedir el permiso de paternidad

El 17,4 % de los hombres vascos ocupados cree que les resultaría "muy negativo" pedir un permiso de paternidad, aunque solo un 6,6 % de los varones opina que ser padres les podría afectar de manera sensible en el trabajo, frente al 20 % de las mujeres que consideran que la maternidad puede crear desigualdades de promoción laboral.

EFE - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:47h.

GASTEIZ. Este es uno de los datos que refleja la encuesta sobre la conciliación de la vida laboral, familiar y personal correspondiente a 2017 elaborada por el Instituto Vasco de Estadística, Eustat.

Según esta encuesta, el temor a que solicitar excedencias o jornadas reducidas afecte a la promoción profesional es ligeramente mayor entre las mujeres (34,7 %) que entre los hombres (33,6 %. 

El 21,6 % de la población ocupada tiene que dedicar de forma habitual más horas de las establecidas o previstas a su trabajo y el 17,6 % lo hace algunas veces. En comparación con 2016, el porcentaje de personas que se ven obligadas a prolongar su jornada laboral ha crecido 0,7 puntos y ha pasado del 38,5 % al 39,2 %. 

Esta prolongación afecta más a los hombres que a las mujeres, ya que los primeros lo hacen en mayor medida, un 23,8 %, frente al 19,3 % de las segundas. 

La encuesta concluye que los hombres manifiestan una mayor dificultad para compaginar el trabajo con el cuidado de menores, un 63,6 % frente al 56,4 % de las mujeres. 

Las mujeres que trabajan fuera de casa y tienen hijos menores de 15 años destinan 5,1 horas diarias a su cuidado y los hombres 3,3 horas. 

La diferencia se reduce entre los ocupados con algún dependiente a su cargo, actividad a la que las mujeres dedican 2 horas diarias y los hombres 1,4 horas. 

En comparación con el año 2010 se observa que el porcentaje de mujeres que destina cinco o más horas al cuidado de hijos se mantiene (55 %) mientras que en los hombres va aumentando y alcanzó en 2017 su nivel más alto, un 24,4 %, 9,2 puntos porcentuales más. 

El reparto de tareas domésticas entre los ocupados también es desigual. Así, nueve de cada diez hombres destina 2 o menos horas a estas tareas mientras que tres de cada diez mujeres emplean 3 horas o más. 

Así, el 18,8 % de mujeres ocupadas está muy insatisfecha con la colaboración que ofrece su cónyuge o pareja en la realización de tareas domésticas. 

Por contra, el 75,5 % de los hombres está muy satisfecho con la participación de su pareja en esta tareas.

En cuanto a las medidas para facilitar la conciliación, cuatro de cada diez ocupados dice que no tiene muchas dificultades en conseguir excedencias o reducciones de jornada. Un 67,1 % no tiene problemas en caso de ausencias esporádicas y un 55,5 % no encuentra dificultades a la hora de solicitar días sin empleo y sueldo.

En el lado contrario, un tercio de los trabajadores y trabajadoras no tienen fácil pedir excedencias o reducciones de jornada, un 19,3 % solicitar días sin empleo y sueldo y un 15,7 % ausentarse de manera esporádica.

El horario flexible de salida, otra herramienta para mejorar la conciliación, lo disfruta algo más de un tercio de las personas ocupada, un 8,3 % trabaja esporádicamente en casa y un 5,5 % al menos la mitad de los días. 

En las familias con los dos miembros de la pareja trabajando, cuando hay que llevar a los niños al médico, están enfermos o no tienen colegio se ocupan ambos progenitores por igual en el 56,7 % de los casos, en el 28 % lo hacen familiares sin remuneración y en el 8,6 % la madre y en el 3,3 % el padre.