atasco monumental ayer en Bizkaia

Una colisión en Rontegi colapsó ayer cuatro horas 20 kilómetros de viales

La colisión fue múltiple entre seis vehículos y tres personas fueron trasladadas por sus heridas

Alberto G. Alonso - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La red viaria en torno a la metrópoli se volvió a colapsar de nuevo ayer como consecuencia de un accidente múltiple en el puente de Rotegi que generó más de 20 kilómetros de retenciones en diferentes carreteras durante al menos cuatro horas. La autopista A-8, el corredor del Txorierri, la Avanzada, las carreteras alternativas secundarias... todas estuvieron atascadas.

La paciencia de miles de conductores se midió ayer por el número de horas que perdieron al volante debido a la colisión de seis vehículos en la parte del viaducto que desemboca en la margen derecha en dirección al corredor del Txorierri. Según indicaron fuentes del Departamento de Seguridad, el siniestro tuvo lugar sobre las 13.20 horas en la carretera N-637 cuando un camión Renault, dos furgonetas, Volkswagen Transporter y Mercedes Vito, además de tres coches, Seat León, Audi A3 y Audi A6 se vieron implicados en una colisión. El impacto supuso que un varón de 46 años y una mujer de 40 años, ocupantes del Audi A-6 fueran trasladados al hospital de Cruces mientras los conductores del camión y de la furgoneta Mercedes, de 32 y 49 años, respectivamente, fueron evacuados al hospital de Basurto. El impacto fue de magnitud ya que el choque provocó que todos los vehículos implicados quedaran esparcidos y los cuatro carriles existentes quedaron inhabilitados para el tráfico. Un corte del puente que se prolongó casi una hora y que provocó las retenciones de inmediato debido a la hora punta del mediodía. Las caravanas se empezaron a desparramar por la A-8 tanto en sentido Cantabria, llegando hasta el enlace de Miribilla y en dirección Donostia alcanzado casi la gasolinera de Ugaldebieta. Sobre las dos de la tarde, los operarios forales y las grúas conseguían liberar uno de los cuatro carriles y 40 minutos después se abría un segundo. Pero no fue suficiente. Las retenciones ya eran imposibles y la acumulación de vehículos era tal que no podían pasar con los dos carriles liberados.

Para intentar escapar de los atascos, que crecían por minutos, los conductores optaron por tomar vías alternativas como la vieja carretera que desde Zorrotza entra a Bilbao por Basurto que también se colapsó sin remedio. Otro ejemplo fue las inmediaciones del Puente Colgante, en Portugalete, las cuales se saturaron de conductores que pensaron en la vieja estructura para pasar de una margen a otra. Los retrasos en la movilidad se repitieron por miles. Un ejemplo. Un trabajador de una empresa de Derio que normalmente tarda unos 45 minutos en llegar a Santurtzi, ayer tuvo que invertir el doble de tiempo en su traslado. Las retenciones se fueron desvaneciendo según se limpió a las 15.30 horas el punto afectado y para las cinco de la tarde volvió la normalidad.

El siniestro de ayer volvió a sacar a la luz el punto crítico del puente de Rontegi, la única conexión de alta capacidad existente entre las dos márgenes, y la necesidad de dotarle de una alternativa que ya ha anunciado la Diputación Foral en formato de dos túneles bajo la ría.