Julen, Màxim, Iñaki

Envío de cartas a iritzia@deia.eus - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

(...) El ministro de Cultura no sabía que tan pronto le nombraran, todos los periodistas investigarían su currículo. Que una vez descubierto quiera darle un tono épico muestra que es un bendito. Lopetegi es otro personaje que va sobrado, pues juega dos partidas al mismo tiempo: pide sacrificio a los jugadores, mientras él se busca un acomodo dorado en un club señor, el Real Madrid. Julen creyó que siendo el personaje más mediático de España, los periodistas se abstendrían de investigar en su morral... Cazar personajes supone una lotería para los que informando en un mar de tópicos reiterativos.. Julen quiso hacerles ese obsequio. Ahora está siendo despellejado con todos los patriotas en estado de guerra, pues en este mundial de futbol de Moscú se para el mundo. Será una disculpa en caso de que la Roja fracase. Iñaki va a la cárcel: ni la Casa Real, ni el juez Horrach le han podido salvar como a su esposa. Que no se queje, sin embargo, de su infortunio, pues ha pasado de 20 años de petición inicial de condena , a los 5 años que tendría que cumplir. Urdangarin desacredita la tradicional buena fama de los prestigiosos trileros carpetovetónicos que logran vivir sin trabajar, con esa dignidad de los caballeros andantes que vienen magistralmente descritos en la elegante literatura de los pícaros españoles.. Dice Fernando Pessoa: “Qué difícil es ser sincero cuando se es inteligente. Es como ser honrado cuando se es ambicioso”.

Secciones