tiene una treintena de vástagos

Los 13 hijos retirados a un padre en Granada han sido repartidos en distintos centros de acogida

El granadino calificó la retirada de los niños de "secuestro"


La Junta custodia en diferentes centros de menores y casas de acogida a los trece hijos menores de un vecino de Marchal (Granada), con una treintena de vástagos de cuatro madres, cuya tutela mantiene la administración autonómica porque supuestamente no estaban atendidos de forma correcta.

EFE - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 16:19h.

GRANADA. Fuentes de la Junta han detallado a Efe que los menores permanecen distribuidos en diferentes centros y casas de acogida y que a los once primeros niños cuya tutela asumió la administración se han sumado finalmente otros dos menores del mismo padre, un vecino de este municipio de la comarca de Guadix que tiene una treintena de hijos con cuatro mujeres. Los trabajadores de los Servicios Sociales se llevaron a los primeros once menores el martes y sumaron ayer otros dos niños incluidos también en el requerimiento inicial, pese a lo cual permanecieron en la casa-cueva en la que residen un día más. La Junta actuará con los menores según el protocolo indicado en casos en los que los progenitores pierden la tutela y se suspende de manera temporal la patria potestad, como es el caso, por lo que estarán de momento en casas de acogida o centros de la administración.

El protocolo de la Junta establece que aunque la prioridad es que los menores permanezcan con la familia biológica, cuando no puede hacerse pasan a centros o casas de acogida, con diferentes características.

En situaciones como esta, la Junta activa los Programas de Acogida Inmediata, destinados a "la primera acogida, diagnóstico y derivación de las personas menores" y que se adecúan a situaciones de diversidad como acoger a bebés o grupos de hermanos, entre otros.

Por otro lado, fuentes de Educación han precisado a Efe que el informe sobre el estado y la atención de los menores partió de Servicios Sociales y sumó las aportaciones de los dos centros escolares a los que los menores acudían con asiduidad, un informe que apuntó problemas de higiene, vestimenta y alimentación, pero que no fue el origen de la retirada de la tutela al progenitor.

También han explicado que no ha dado tiempo a adjudicar un nuevo centro educativo a los trece menores porque las clases acaban esta semana, pero que sus colegios de origen tramitarán la calificación para indicar si promocionan o no de curso.

La Junta ha garantizado además que los menores contarán con un nuevo centro escolar asignado para el próximo 1 de septiembre, un trámite preventivo por si persisten las actuales circunstancias y la administración autonómica tutela aún a los niños.

Marchal es un municipio de la comarca de Guadix situado a poco más de 50 kilómetros de la capital granadina y con cerca de 400 vecinos, y tiene una barriada de casas cuevas, algunas con precarias condiciones de habitabilidad, como la que acoge a esta conocida familia del pueblo.

Tras la retirada de la tutela de los menores, que se realizó el martes pasado con un amplio despliegue de agentes de la Guardia Civil, el pueblo mantiene una calma tensa con la que sus vecinos pretenden huir de consideraciones racistas, por la etnia gitana de la familia, y de posibles amenazas.

En declaraciones a Efe, este vecino de Marchal de unos 60 años, de nombre Juan Manuel y apodado 'El canuto', negó ayer que los menores vivieran en situación de "desamparo", aseguró que se gana la vida "honradamente" y calificó la retirada de los niños de "secuestro".