INMIGRANTES en ruta hacia Francia

Un grupo de inmigrantes subsaharianos en tránsito hacen una parada en Bilbao

“Espero que puedan enviarme dinero para viajar a Francia”, dicen los que tienen familia en el país vecino

Iñaki García/Alex Zubiria - Jueves, 21 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao/Donostia - Un grupo de subsaharianos llegó ayer a la estación de autobuses de Bilbao procedente de Madrid. Se trataba de inmigrantes en tránsito cuyo destino final era Francia y la brevísima parada que realizaron la mayoría de ellos en la ciudad así lo atestiguó. Sin embargo, ante la falta de dinero, otros no tuvieron más remedio que quedarse en Termibús. Se trata de Ahmed y Rahim, de 21 y 19 años, respectivamente, y originarios de Guinea Conakry. Hace un año abandonaron su país natal situado en África Occidental y emprendieron una dura y larga travesía hacia un futuro mejor, un viaje que les ha costado entre 1.000 y 1.100 euros. Al fin, hace una semana cruzaron en patera el Estrecho de Gibraltar.

En Tarifa, miembros de la Cruz Roja les prestaron ayuda, les dieron ropa y les guiaron hacia Madrid, desde donde partieron en varios autobuses hacia Bilbao la madrugada del miércoles. El destino nunca fue Euskadi, sino Francia. En el caso de Ahmed, la razón es que tiene familia al otro lado de la muga. “Espero que puedan enviarme dinero para comprar el billete”, aseguraba ayer este joven, que solo desea continuar su camino. Les gustaría dirigirse a París o Nantes, pero reconocen que las condiciones en las que viajan no les permiten hacer grandes pronósticos. Tanto Ahmed como su compañero recuerdan el viaje en patera como el momento más duro y angustioso. “Antes de eso tuvimos que andar mucho”, rememora Rahim, que ha recorrido más de 5.000 kilómetros desde su país natal.

Inmigrantes en tránsito

Todos los subsaharianos del grupo viajaban por su cuenta;se trataba de inmigrantes en tránsito. Es por ello que Cruz Roja no activó ningún protocolo de actuación ante su llegada a Bilbao, simplemente ejerció una labor informativa y de orientación al recibir el aviso. Fuentes de la organización aseguran que estas situaciones son comunes cuando se trata de inmigrantes que, como personas libres, se dirigen a Francia.

La llegada de este grupo coincide en la misma semana con el caso de los 46 subsaharianos que arribaron el lunes a Donostia en un autobús fletado desde Almería por la Cruz Roja y que estuvieron cinco horas abandonados en la estación por un error de coordinación.

Ayer, el grupo continuaba en el albergue “de urgencia” instalado por Cruz Roja Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Donostia y la Diputación. Fuentes de esta última indicaron que finalmente son cuatro los menores los que arribaron con el grupo y de cuya tutela se hará cargo la Diputación, y no dos como se había indicado en un primer momento.

Tras las reuniones individuales que tuvieron el martes, cada uno de los inmigrantes mayores de edad tiene la oportunidad de decidir si continuar en Donostia o proseguir su camino a otra ciudad del Estado en la que tengan familiares o amigos. Hasta que tomen esa decisión, las tres instituciones continuarán ofreciéndoles las necesidades básicas, así como asesoramiento jurídico.

Aprovechando el buen tiempo de ayer en la capital guipuzcoana, muchos de los subsaharianos decidieron conocer la ciudad y pasar el día fuera del albergue. Por este motivo, Cruz Roja desconocía hasta la noche si alguna de las personas había decidido ya dejar atrás Gipuzkoa. “Son libres de hacer lo que quieran”, repitieron desde la organización, al tiempo que añadían que “las puertas del albergue están abiertas para ellos”.

Y aunque los refugiados del barco Aquarius han acaparado los focos de los últimos días, sin embargo, cientos de africanos continúan cruzando hacia el sur de España desde África en busca de un incierto futuro mejor. La llegada de inmigrantes a través del Estrecho de Gibraltar y el Mar de Alborán se ha disparado;de hecho, solo durante el fin de semana, Salvamento Marítimo rescató a al menos 1.290 inmigrantes -1.138 en aguas andaluzas y otros 152 en aguas canarias-;asimismo, fueron dadas por desaparecidas 63 personas y se recuperaron cuatro cadáveres.

Los distintos municipios de Cádiz han habilitado centros de acogida temporales donde se atiende a los inmigrantes rescatados, que, tras su paso por dependencias policiales, son puestos el libertad y derivados a Cruz Roja para que les preste ayuda humanitaria. A algunos de ellos se les han facilitado billetes de autobús a otros destinos para que se produzca una salida de los centros de acogida progresiva y escalonada.

En 2017 se duplicaron los datos con respecto al año anterior y todo parece indicar que las cifras se van a disparar este año. Un ejemplo: el pasado mes de mayo pasado llegaron a Andalucía 3.400 inmigrantes, un 92% más que en el mismo periodo del año anterior. En este sentido, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha advertido de que el número de personas fallecidas en su intento de acceder al Estado ha aumentado un 150% en lo que va de año.