el coste del casco de La Naval

Van Oord decide darse más tiempo y seguir negociando con los bancos

El consejo de Admninistración del armador holandés Van Oord ha decidido darse "más tiempo" para decidir sobre el futuro del buque "Vox Alexia" que se estaba construyendo en La Naval y seguir negociando con los bancos el coste del casco de la draga, según han informado fuentes del astillero vizcaíno a Europa Press.

EP - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 12:58h.

BILBAO. El armador reunía hoy a su consejo de administración, después de que el pasado viernes los bancos y Van Oord acercaran posturas en la negociación que mantienen en torno al buque 'Vox Alexia' y a la finalización de su construcción en la Naval de Sestao.

Tras momentos en los que la negociación había estado a punto de romperse, la situación se logró reconducir la semana pasada tras una nueva oferta del armador que estaría dispuesto a abonar 15 millones para adquirir el casco del buque que está en el astillero. La Naval, que se encuentra en concurso de acreedores, abonaría a las entidades alrededor de tres millones.

Por su parte, los bancos accederían a devolver a Van Oord los 42 millones que el armador adelantó para la construcción de la draga 'Vox Alexia'.

El armador, que siempre se ha mostrado favorable a que el buque se termine de construir en Sestao, debía someterlo al visto bueno del consejo de administración, que se ha reunido este viernes para analizar la situación. En esa reunión, han decidido darse "más tiempo" y seguir negociando con los bancos el coste del casco del barco.

En principio, había un mes de plazo, que concluía este viernes, para llegar a un acuerdo, aunque ambas partes ya habían acordado la posibilidad de que se pudiera prorrogar.

Esta negociación se abrió después de que el armador Van Oord decidiera ejecutar los avales por valor de 42 millones que adelantó para la construcción de la draga 'Vox Alexia', tras no aceptar las condiciones de financiación ofrecidas por los bancos para seguir construyendo este buque en la Naval de Sestao.

A partir de ese momento, se abría ese plazo de un mes para que el armador pudiera acordar con los bancos la compra de la parte de la nave ya construida y, de ser así, renegociar unas nuevas condiciones de financiación para finalizar el barco en Sestao.