muestra instalada en la calle Bailén

Un viaje a la Edad de Hielo

La exposición ‘Ice Age Europe Now’ se instala al aire libre en Bilbao tras recorrer varias ciudades en Europa

Maite Redondo - Viernes, 22 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:57h.

bilbao - Hace 15.000 años la línea de costa vasca estaba a cinco kilómetros de distancia a la actual. En el Arkeologi Museoa se pueden ver fotografías de playas colgadas, como la de Jaizkibel, situada a 20 metros sobre la costa, testimonio de un momento en el que el mar llegaba a cotas que hoy resultan difícil de imaginar.

Son parte de una exposición que el museo presentará hasta el 30 de septiembre, que muestran cómo vivían los hombres y las mujeres en la Edad de Hielo, una de las épocas más fascinantes de la historia de la Humanidad. Pero este proyecto es mucho más ambicioso e incluye una interesante exposición itinerante que se puede ver al aire libre, que se inauguró en abril de 2017 en el yacimiento neanderthal en el Neanderthal Museum de Mettmann y ha pasado por Croacia, Italia y Francia. Tras Bilbao seguirá su viaje por Europa hasta poder verse en, al menos, 15 lugares diferentes del continente. Está organizada por la Red Ice Age de Europe, y en la que Euskal Herria está representada a través de Ekainberri, las cuevas de Isturitz-Oxocelhaya y la de Santimamiñe.

La muestra instalada en la calle Bailén, frente a la estación de Feve, fue inaugurada ayer por la diputada de Euskera y Cultura, Lorea Bilbao, junto al director del Arkeologi Museoa Iñaki García Camino y la doctora María José Iriarte, arqueóloga de la UPV/EHU. Está compuesta por quince paneles de fotografías de gran formato y plasma hallazgos de objetos extraordinarios, como pinturas rupestres, adornos, herramientas y hasta instrumentos musicales prehistóricos. Una exposición en la que se puede ver cómo el fuego servía como elemento de reunión, cómo se obtenía los pigmentos de colores, cómo se utilizaba una especie de pegamento que se hacía con abedul o con cera de abejas, o cómo en las profundidades de la última edad de hielo, el sonido de la música ya llenaba algunas cavernas, en el mismo momento en que los primeros Homo sapiens también estaban esculpiendo los ejemplos más antiguos conocidos de arte figurativo del mundo.

Las imágenes que están expuestas permiten detectar conexiones sorprendentes entre el pasado y presente. “Nos puede parecer que la prehistoria es una ciencia que nos lleva a un pasado remoto que tiene que ver poco con la actualidad, pero realmente cuanto más investigamos más nos damos cuenta de que nos ofrece claves para comprender la situación actual en la que vivimos”, explicó María José Iriarte.

Durante la inauguración, la diputada subrayó que esta muestra ofrece a la ciudadanía una visión “atractiva y diferente sobre la prehistoria, estableciendo paralelismos entre las culturas y sociedades prehistóricas y las actuales”.

Asimismo, indicó que “con esta exposición sacamos el arte, la ciencia, la historia y el conocimiento a la calle y así ponemos todos estos ingredientes todavía más accesibles a la ciudadanía”. “Es una manera también de estimular la curiosidad entre los peatones y de acercarlos a la Prehistoria, a la propia evolución humana y también generarles inquietud para acercarse al Arkeologi Museoa, donde se muestra nuestra historia fundamentada en las evidencias que las mujeres y los hombres que nos han precedido han dejado en la tierra”, agregó.

cambio climático La muestra se completa en el Arkeologi Museoa con otra exposición, en la que se descubren los cambios climáticos y las transformaciones que provocaron en el paisaje, hasta el punto de que hace 15.000 años la línea de costa estaba a 5 kilómetros de distancia respecto a la actual, así como la respuesta que han dado las poblaciones que ocuparon el País Vasco.

También se exhibirán en las vitrinas sedimentos con carbones, pólenes, semillas o huesos de pequeños mamíferos recuperados en excavaciones arqueológicas, de donde los arqueólogos extraen información sobre los cambios climáticos. “Y en esos extractos, se han encontrado restos de animales que pudieron vivir en estos entornos como los rinocerontes marinos, bisontes, renos, pingüinos... Han sido encontrados en Dima, Lekeitio, en Kortezubi... Al final de ese periodo glacial, se produce un cambio climático, y nos metemos en una época con un clima más templado, similar al actual. Se inicia una época en la que nos encontramos, aunque quizás ya nos encontramos en otra nueva, en el antropoceno, en la que la actividad humana está modificando el planeta hasta provocar profundos cambios”, explicó García Camino.