En el 87 por ciento de sus calles

Bilbao baja la velocidad a 30 km/h y reducirá tres decibelios el ruido

La señal de la izquierda se colocará en las principales entradas a Bilbao. (Foto: Pablo Viñas)
La señal se colocará en las principales entradas a Bilbao. (PABLO VIÑAS)

Será la primera ciudad de Europa que adopta esta ambiciosa medida en el casco urbano

Olga Sáez - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:17h.

BILBAO - Dentro de una semana Bilbao estará más calmada. En el 87 por ciento de sus calles la velocidad se circulará a 30 kilómetros por hora, se reducirá el ruido 3 decibelios y descenderán significativamente las emisiones de CO2. “El esfuerzo que va a hacer la ciudad no tiene parangón en toda Europa”, dijo ayer el teniente de Alcalde y concejal delegado del Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, satisfecho por la ambiciosa medida que se implanta en la villa con el respaldo unánime de los grupos.

En Bilbao vivimos 30 veces mejor. Es el slogan que ha elegido el Área de Movilidad para dar a conocer los beneficios de la medida que se implanta el próximo sábado día 30 de junio y que supone una reducción de la velocidad en prácticamente toda la ciudad. En total se circulará a 30 kilómetros por hora en el 87 por ciento de los 377 kilómetros que tiene en total la villa. En el resto, 17 calles, se circulará como máximo a 50 kilómetros horas. Esta excepción afectará a lo que se considera vías rápidas de la ciudad.

Lo importante para el concejal es lo que se consigue con esta medida. Se calma el tráfico, cambian los hábitos de conducción y se reduce la presión medioambiental referida tanto a la contaminación del aire como a la acústica. Pero Gil enumera más beneficios. “Al descender la contaminación del aire se reducirán considerablemente los efectos neurotóxicos que la polución tiene sobre la salud. Se emitirán menos gases, lo que contribuirá a una mejora general, ayudando a mitigar el cambio climático”, explica.

Accidentes menos graves Según destacó el concejal, reducir la velocidad a 30 km/h en la ciudad también conlleva mejorar la seguridad vial, ya que permite aumentar el campo de visión, establecer un mayor contacto visual con otros usuarios y, en caso de atropello, reducir la lesividad. Según la OMS, en un atropello a 50 km/h el riesgo de que sea mortal es ocho veces mayor que si se produjera a 30 km/h.

Gil manifestó que con esta campaña se busca también mentalizar a los automovilistas, y a la ciudadanía en general, de las bonanzas que tiene circular a 30 km/h por Bilbao.

“Seguimos trabajando por hacer de Bilbao un modelo de ciudad diferente en el que se priorice el uso de medios de transporte más sostenibles como la bicicleta. Se reducirá considerablemente el nivel de ruido del tráfico y también va a mejorar la calidad del aire, que es una forma de demostrar que en Bilbao vivimos treinta veces mejor, ya que nuestra salud también va a mejorar”, incidió el concejal. Además, la medida también permite incrementar el ahorro energético mediante la reducción del consumo de combustible y el cambio en los hábitos de conducción.

Para el Consistorio bilbaino, reducir la velocidad a 30 km/h resulta una manera “económica y eficiente, ya que puede ayudar a disminuir considerablemente el número de semáforos y de señales de tráfico, lo que implica un importante ahorro para los municipios, tal y como refleja el estudio que la Red de Ciudades que Caminan ha efectuado en los municipios que ya han implantado este límite de velocidad y que forman parte de la Alianza de Ciudades 30 km/h”.

En una ciudad como Bilbao en la que la movilidad a pie es del 64% se ha buscado el equilibrio entre todos los modos de transporte, atendiendo a los criterios de sostenibilidad, de manera que se mejore la cohabitación de todas las personas que se desplazan por la ciudad a pie o en cualquier medio de transporte. Además, establecer este límite permite aumentar la permeabilidad de la trama urbana, permitiendo la mayor fluidez del tránsito de bicicletas, otro de los objetivos que se persiguen con esta iniciativa. Gil reconoció que los bilbainos nos vamos a tener que acostumbrar porque “algunos creen que en la ciudad tenemos autopistas y no”. Será a partir del próximo sábado 30 de junio cuando Bilbao baje una marcha y durante la semana se hará una importante campaña de información ciudadana.

La medida

Vigilancia

Secciones