LA PRIMERA VEZ TRAS treinta años

El comité de la OTA, molesto por quitar el servicio en agosto

Dos usuarios ante un expendedor de la OTA. ( Foto: O. Martínez)

El Consistorio bilbaino anunció ayer una medida que toma por primera vez

Alberto G. Alonso - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:17h.

Bilbao - El comité de empresa del servicio de la OTA en Bilbao mostró ayer su malestar tras confirmarse mediante el anuncio que realizó ayer el Ayuntamiento de suspender la ordenanza durante todo el mes de agosto.

Según informó el Área de Movilidad y Sostenibilidad, esta suspensión es la primera que se efectúa después de treinta años y según especificaron fuentes municipales ya la toman otras ciudades como Gasteiz. Hasta ahora, en agosto, la OTA funcionaba en la capital vizcaina de nueve a una y media, con las tardes libres.

Desde el comité de empresa su presidente, Javier Escobar, especificó ayer a DEIA que no saben “cuáles son las razones concretas para tomar esta decisión porque no nos las han dado pero ha causado gran malestar en la plantilla”. Según indicó hace dos meses, se anunció esta posibilidad de cierre del servicio pero no se concretó en momento alguno oficialmente. “No ha cumplido con la legalidad, que marca que con dos meses de antelación tienen que informar a la parte social”, concretó. También dijo que la medida “ha supuesto que toda la plantilla tenga que tomar vacaciones obligadas ese mes algo que mucha gente no había previsto y que le ha supuesto problemas con viajes concertados”.

Escobar intuía que “esta medida puede estar relacionada con las condiciones” en que se acabó el conflicto laboral que protagonizó la OTA en las primeras semanas de este año.

El horario de verano entrará en vigor el lunes 2 de julio, y durante este próximo mes será de nueve a una y media, el habitual de otros años. La novedad es que agosto será libre durante todas las jornadas. Fuentes municipales explicaron ayer que la medida se puede tomar porque a raíz de la última licitación de la OTA han cambiado las condiciones: antes era una concesión y el dinero que se recaudaba era para la empresa que la gestionaba. Ahora es un contrato de servicio, y el Ayuntamiento puede decidir si contrata o no ese servicio.

La medida busca animar el comercio y la hostelería durante un mes habitualmente “flojo” hasta la llegada de la Aste Nagusia.

Secciones