El callejón de las botxerías

Un Miguel Ángel de las ciudades modernas

Por Jon Mujika - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:17h.

HAY ciudades que debieran ubicarse más allá de los mapas: sería aconsejable que las exhibiesen, qué sé yo, en la galería Uffizi, una pasarela que contiene una de las más antiguas y famosas colecciones de arte del mundo. Sobre algunas de ellas ha dejado su huella Rafael Moneo,uno de los arquitectos más sabios y hábiles del mundo contemporáneo, un hombre de trayectoria intachable en la que ha cosechado algunos de los premios más importantes del mundo: galardones como el Pritzker y el Mies van der Rohe, además de ser Premio Nacional de Arquitectura, Premio Príncipe de Asturias de las Artes o Medalla de Oro de las Bellas Artes, entre otros. Moneo es un escultor de espacios habitables en este tiempo, un Miguel Ángel de las ciudades modernas.

Acompañado por Belén Feduchillegó ayer a Bilbao para la recolecta de un nuevo fruto de este verano de sofocones: el galardón que concede la plataforma BIA (Bilbao Bizkaia Architecture) de la delegación en Bizkaia del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVN) y con la que reconoce a aquellas manos arquitectónicas que han contribuido al desarrollo de la sociedad vizcaina o, en su extensión, de otras ciudades o territorios a través de la arquitectura y la regeneración urbana. La tercera edición del BIA Urban Regeneration Forum, celebrada bajo el título Nuevos paisajes productivos-Paisaia produktibo berriak tuvo un fogonazo de esplendor en el Museo de Bellas Artes de Bilbao que dirige Miguel Zugazacon mano de mecenas si la bolsa se lo permitiese.La bienal arquitectónica más importante de Euskadi decidió, como les digo, conceder el Premio BIA 2018 al prestigioso arquitecto internacional en una noche que reunió a representantes de la vida social, política, cultural de Euskadi.

Al frente del COAVN apareció, con su reciente nombramiento como presidente bajo el brazo, Iñigo Basáñez.A su lado se encontraban la decana del Colegio Vasco-Navarro, Matxalen Acasuso, Jesús Cañada;el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto;el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco, Iñaki Arriola;el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert,el pintor Jesús Mari Lazkano, Virginia Serrats, Manuel González Barahona, Joserra Taranco,en nombre de Laboral Kutxa;los concejales Asier Abaunzay Goyo Zurro; Patxi Chocarro San Martín,nuevo presidente de los arquitectos navarros, Pedro Jauregi, Amaia Goiri, Arantxa Kintanay una legión de asistentes a un encuentro cargado por la electricidad de la emoción. No por nada, Moneo es un grande entre los grandes en lo que se lleva recorrido de siglo XXI.

Nos lo dijo Octavio Paz:“La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, porque no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones”. Darán razón a cuanto digo Carlos Garmendia, Miguel Zaballa, Nagore Martín, Ane López, Javier Fernández, Elba Mantecón, Sonia Elejoste, Javier Urreta, Fran Rodríguez, Eneritz Barreiro, Maider Alzola, José Enrique Vadilloy el propio Moneo,quien dijo tiempo atrás que esta profesión, por la suya, tiene obligaciones: los edificios adquieren importancia cuando completan algo más amplio que ellos, la ciudad. Por esa idea le han premiado.