Deberes para el Consistorio

Escolares de Alonsotegi plantean en pleno propuestas sobre reciclaje y alimentación

Un reportaje de Elixane Castresana - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:17h.

ACABAN de marcharse de vacaciones con las tareas hechas y más que eso: se las han encargado al equipo de gobierno. Escolares de Primaria del colegio público de Alonsotegi han presentado en el transcurso de un pleno txiki las conclusiones del proyecto de Agenda 21 del centro en materia de alimentación y gestión de residuos. Alumnado, docentes y padres se han involucrado en el trabajo que pone cifras a la implicación con el reciclaje. “Entre un 60 y un 70% reciclamos papel, plástico, pilas y vidrio”, señaló Aritz, uno de los estudiantes. Sin embargo, en cuanto al aceite “tenemos que darnos un tirón de orejas, porque lo hacemos menos de la mitad de las familias”, añadió Aimar. Y las consecuencias se notan, porque “el aceite que no reciclamos termina contaminando el agua de los ríos”, concluyó Teresa. Para evitarlo, prometieron hacer todo lo posible por fomentar hábitos saludables y también pidieron ayuda al Consistorio: “nos gustaría que se cambiasen los contenedores que están rotos”, instó Aritz, mientras que Oihana, una de las madres que acudieron a la cita solicitó “que algunos se cambien de ubicación”.

Expresándose en castellano, euskera e inglés, doce chavales llevaron la voz cantante sentados en los asientos de los concejales ante el alcalde, Joseba Urbieta. El regidor anotó todas las sugerencias y se comprometió a promover una campaña de sensibilización sobre el reciclaje. El año pasado por estas mismas fechas prometió instalar en el patio del colegio papeleras que facilitaran la separación de residuos, como así se llevó a cabo. De modo que al regresar a clase el pasado mes de septiembre se marcaron otro reto, analizar los hábitos de reciclaje. “A lo largo del primer trimestre realizamos un diagnóstico de la realidad en nuestras casas”, repasó Erik. La siguiente fase consistió en salir a la calle para comprobar la situación de los contenedores por sí mismos con ayuda de los adultos en las zonas más dispersas y una visita al Garbigune de Güeñes. “Creemos que son insuficientes en las calles como Areitzo donde se concentran las tiendas”, planteó Leiore al alcalde.

En paralelo, los estudiantes miman el huerto que cultivan desde hace tres años con productos de temporada y también elaboran compost. Además, el colegio de Alonsotegi cuida que se sirva una dieta saludable y hace pocos meses conmemoraba el Zuhaitz Eguna junto con la Diputación Foral de Bizkaia plantando especies autóctonas en el nuevo parque de Arbuio. Una detallada agenda que se buzoneará en el municipio con las enseñanzas que los alumnos se llevan en verano.