peña jarrillera Argikuntza Taldea

El Portu no caminará solo

Componentes de la peña jarrillera Argikuntza Taldea acompañan al conjunto aurinegro hasta Castalia con el objetivo de presenciar el ascenso vizcaino

Un reportaje de Juan Carlos Grande - Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:18h.

ESTE año se cumplen trece desde que naciera la peña jarrillera Argikuntza Taldea, término que se usó reivindicando la iluminación, realizada el año pasado, de La Florida. Desde entonces, su cerca de medio centenar de componentes no han parado de caminar junto al equipo de sus amores: el Portugalete. Una bufanda, bandera o camiseta y unirse para animar al conjunto jarrillero es signo suficiente para sentirse identificado con ellos. Mañana, una vez más, no faltarán a la cita del partido de vuelta de la fase final de ascenso a Segunda División B. El partido crucial será frente al Castellón, a las 20.45 horas, y será emitido en directo por la nueva televisión valenciana À punt. Y a las 9 de esa mañana, desde la parada de metro de Carlos VII, el autobús de Argikuntza Taldea partirá hacia Castellón, por el precio de 40 euros (entrada incluida). “De momento un autobús saldrá seguro. Tenemos fe. Vamos a subir. Con cualquier empate con goles subimos. Y, además, ya sabemos lo que es ganar en Castalia. En la Copa de hace ocho años íbamos perdiendo 2-0 y acabamos ganando allí 2-3”, comenta Ainara Villalba, una de las integrantes.

La idea de la creación de esta peña partió de la necesidad de crear una agrupación de seguidores del Portugalete y nació de la inquietud de dos buenos amigos: Rodrigo Cabello y Pedro Pintado, este último ahora trabaja en Alemania y vendrá desde allí en coche para coger el autobús, desplazarse con todos los aficionados del conjunto jarrillero hasta Castalia y luego volver en avión a Berlín. Toda una odisea por amor al Portugalete. “Un día me comentó Pedro: y ¿si hacemos una peña para animar al Portu? Y en 2005 nos inscribimos como tal en el Gobierno Vasco. César Paisán es el vicepresidente y el año pasado abrimos las puertas al juvenil, aunque con la juventud tenemos un verdadero problema, ya que les cuesta venir al campo para ver al equipo”, relata Cabello, el presidente de la peña. Este reconocido grupo de irreductibles seguidores no se pierde una cita de su equipo del alma. Es fácil reconocerlos por la mayoría de los campos de Tercera División y mantienen en su memoria reciente los numerosos y largos viajes que realizaron por la tortuosa Segunda B, de la que descendieron en una temporada, pero a la que quieren y ansían volver pronto.

“Viajamos a todos los desplazamientos que podemos. A Majadahonda fuimos ocho aficionados en dos coches y eso que el Portugalete ya estaba descendido. No importa. Vamos a muerte. Y vamos a apoyar”, recuerda David García, uno de los más jóvenes del grupo. Comentan estar totalmente al margen de cualquier disputa o problema con la afición rival y sólo buscan alentar a su equipo por encima de todo. “¿Miedo a salir fuera, por qué?”, pregunta Mari Carmen Quintana. “Nosotros vamos a lo nuestro. Hemos ido a Guadalajara, Socuéllamos, Fuenlabrada... y seguimos viajando con el Portu. Los cambios en los grupos en Segunda B han ido a mejor y ahora los desplazamientos son más cercanos y por lo tanto menos costosos: Burgos, Logroño, Nafarroa, Santander… Hay que decir que cuando el Portu marcha fuera nos tratan muy bien y hacemos siempre muchas amistades con los equipos rivales”.

El domingo al campo de La Florida acudieron unos 600 orelluts, seguidores del Castellón, bajo medidas especiales de seguridad. Sin embargo, el partido a pesar de su incierto final concluyó sin incidentes. “Ya hemos hecho contactos con aficionados del Castellón cuando vinieron a Euskadi. Es gente maja. Nos van a invitar allí las peñas a una especie de fun zone antes del partido. Lo que es curioso es que solemos tener más problemas en desplazamientos cortos, por Bizkaia, Araba o Gipuzkoa, ya que se nos trata peor. Casi siempre, cuando jugamos fuera, es día del club que nos resulta más caro, y a veces nos tratan como si fuéramos una especie de Real Madrid”, descubre el presidente de la peña. El resultado de 1-1 en La Florida no es muy esperanzador, aunque esperan retornar pronto a una categoría de bronce que nunca debieron perder.

Buenas relaciones “Con el presupuesto que tiene el club, la afición y la villa que es Portugalete, por lo menos, el campo de fútbol se merece unas mejoras;hay que remodelar las instalaciones y hacer unas gradas en condiciones. Aunque eso es tarea del ayuntamiento”, reconoce Rodrigo. Las relaciones con la actual directiva del club, liderada por Edu Rivacoba, son excelentes, como aseguran: “El Portu se porta muy bien con nosotros. Presidente y directiva son muy atentos”. Hacerse socio de la peña cuesta 20 euros y con ello regalan una bufanda y ciertos derechos a descuentos en los desplazamientos. Luego, tienen que subsistir a cuenta de la venta de loterías. Pero se dejarán ver y oír en Castalia. Eso seguro.