mundial de rusia 2018

Shaquiri pone pie y medio en octavos

Xherdan Shaquiri (AFP)

Suiza le complica el mundial a Serbia, que deberá ganar a Brasil para seguir viva

Sábado, 23 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:18h.

SERBIA: Stojkovic, Tosic, Milivojevic (Min. 81, Radonic), Ivanovic, Mitrovic, Tadic, Kolarov, Milenkovic, Kostic (Min. 64, Ljajic), Milinkovic-Savic y Mitrovic.

SUIZA: Sommer, Lichtsteiner, Akanji, Rodríguez, Xhaka, Behrami, Zuber (Min. 94, Drmic), Dzmaili (Min. 73, Embolo), Schaer, Shaqiri y Seferovic (Min. 46, Gavranovic).

Goles: 1-0: Min. 5;Mitrovic. 1-1: Min. 53;Xhaka. 1-2: Min. 90;Shaqiri.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a Milivojevic, Milinkovic-Savic, Matic y Mitrovic de Serbia;y Shaqiri de Suiza.

Incidencias: Unos 33.000 espectadores en el Kaliningrado Stadium.

bILBAO - Xherdan Shaquiri corrió como un loco hacia el córner donde los aficionados suizos casi tiran las gradas de alegría, se quitó la camiseta y marcó músculo. Gritó como un loco y volvió a lucir abdominales. Acababa de dar a su selección más de medio billete para los octavos de final del Mundial de Rusia. En una contra perfecta cuando el reloj apenas daba tiempo para la reacción, Suiza consiguió remontar el tanto inicial de una combativa Serbia y, con cuatro puntos, empata con Brasil en lo más alto de la clasificación del grupo, sabiendo que su último escollo para superar la fase será la ya eliminada Costa Rica de Keylor Navas. Por eso, a Shaquiri no le importó la amarilla que el colegiado le puso en la cara por quitarse la elástica. Porque el jugador suizo sabía que su gol valía muchísimo más que una simple tarjeta.

Y eso que comenzó Suiza perdiendo tras un sobrenatural vuelo de Aleksander Mitrovic. El delantero serbio hizo muy bueno un centro de Dusan Tadic desde la derecha después de imponerse en el aire a toda la defensa rival y mandar el esférico al fondo de la red de un cabezazo. Pudo poco hacer el guardameta rival ante la perfecta parábola que dibujó el balón y Mitrovic se sacudió los fantasmas. Porque el ariete serbio perdonó lo imperdonable apenas minutos antes, pero los buenos delanteros no fallan dos veces. Y él no se lo permitió. Así, el combinado dirigido por Mladen Krstajić se puso por delante a los cinco minutos y así llegó al descanso. Pero lo que le esperaba no era una segunda parte tranquila.

Suiza se echó hacia delante, chocando una y otra vez con el muro de Serbia, que protegía la ventaja con uñas, dientes y piel. Hasta que apareció Shaquiri a escena. Entonces, los centroeuropeos despejaron sus ideas y comenzaron a crear serio peligro. De hecho, fue la estrella suiza quien intentó finiquitar una contra de Suiza con un disparo que salió repelido por la zaga serbia, pero Xhaka, muy atento, empalmó el balón desde fuera del área, directo a la portería defendida por Sommer. Suiza empataba la contienda y, aunque era el gran beneficiado por el reparto de puntos, quería más.

Lo intentó sin acierto hasta que el reloj marcó el 90. Fue entonces cuando, en una contra, Shaquiri cogió el balón en el campo propio y echó a correr. Superó en velocidad a Tosic y, ante la salida del portero, fusiló. Y Serbia enloqueció de placer. - N. Marcos

Secciones