Uribe-Txorierri-Mungialdea

Club con alma comunitaria

Mungia Rugby Taldea organiza el 8 de julio el Sukalki Eguna de las fiestas de san pedro coincidiendo con su 40 aniversario

Un reportaje de Patxi Arostegi - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:38h.

MUNGIA Rugby Taldea es mucho más que un club. En sus cuatro décadas de trayectoria se ha convertido en un auténtico catalizador del tejido comunitario y festivo implicándose en múltiples actividades como lo fue la organización de una bajada de balsas, el fomento del deporte inclusivo en el pueblo o como este mismo año al sponsorizar el primer equipo de triatlón de la localidad. “Somos un community sport para Mungia, porque más allá del deporte mostramos una forma de vida, lo que implica hacer actividades durante el año para nuestro municipio”, explica orgulloso su presidente, Asier Onaindia.

Precisamente, en su 40 aniversario el MRT tendrá el honor de organizar el próximo 8 de julio el Sukalki Eguna de las fiestas de San Pedro, sin duda, el “evento festivo y cultural más importante de las fiestas patronales”. Y no es para menos, ya que este concurso gastronómico reúne anualmente a una media de entre 5.000 y 8.000 personas en el parque Uriguen y el volumen de cazuelas presentadas no se queda corto, dado que suele rondar entre las 300 y 350 cada año. “Es un honor porque además de ser el evento que cierra la semana festiva a lo grande se trata de un concurso con mucha historia detrás”, señalan desde la entidad.

Este año, se cumplirá la 52 edición de un evento referente en Bizkaia. “A nivel de sukalki, creemos que el nuestro el más importante y está a la altura de los concursos de marmitako, las paellas de Getxo y otras localidades con alta tradición en este tipo de pruebas culinarias”, subrayan.

Esta será la segunda vez que el club organice la cita. La primera fue hace más de veinte años y Onaindia lo recuerda con mucho cariño, si bien reconoce que se ha evolucionado mucho desde entonces, sobre todo, en cuanto a la estructuración y organización del evento. “Ahora es más sencillo porque está más organizado pero sí que es cierto que requiere mucho trabajo, especialmente en lo que respecta a los premios que recibirán las mejores cazuelas”. Por ello, desde Mungia Rugby Taldea detallan que movilizarán entre 60 y 90 voluntarios para que todo salga bien, al tiempo que destacan la positiva implicación que han recibido de empresas y comercios de la localidad para la elaboración de los lotes de premios del concurso.

Como novedad para este año, Onaindia adelanta que no se repartirá leña entre las cuadrillas participantes para preservar el entorno del parque Uriguen, lugar donde se celebra cada año este evento culinario. Si bien el uso de fuegos altos y la generalización del uso de gas para cocinar el sukalki es una tendencia generalizada -no en vano así lo hacen ya el 90% de las cuadrillas-, desde la organización se quiere reducir al máximo el empleo de la leña. “Creemos que no tiene mucho sentido en un parque con árboles centenarios. Además, el uso de gas ahorra tiempo en la elaboración de los sukalkis”, argumentan.

Onaindia tiene claro que lo que hace especial al Sukalki Eguna es que se trata de un evento de cuadrillas, donde se fomenta el buen ambiente y el pique sano. “Es muy bonito porque los unos a los otros se pican diciendo que han echado mucho pimiento, otro bromean diciendo a sus vecinos que van a quedar terceros y ellos primeros… Es un ambiente de fiesta constante y de participación ciudadana a lo que se una que es el último día de fiestas, lo que le convierte en el día más grande”, concluye.

Se trata en suma de una jornada pensada para el hermanamiento en clave festiva. No en vano comienza a las siete de la mañana para desarrollar después numerosas actividades entre las que destacan las rifas así como música popular y finaliza con un atractivo pasacalles vespertino que arranca en el recinto para finalizar en la plaza del ayuntamiento con la quema de pañuelos. “Creemos que le quedan muchos años de vida y futuro a este concurso porque vemos que tiene el apoyo no sólo de los vecinos sino también de las empresas y comercios locales”, concluye Onaindia.