Arratia-Nerbioi

40 años pedaleando por el deporte

Arratiako Ziklista Elkartea (Iker Ugarte)

Arratiako Ziklista Elkartea nació como una escuela y hoy son 36 niños y niñas que aprenden valores como la práctica deportiva, el respeto y apoyo a los compañeros

Iker Ugarte - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:26h.

Igorre - Casi 40 años pedaleando por el ciclismo en Arratia. Cuarenta años en los que cientos de niños y niñas han disfrutado -lo siguen haciendo- de un deporte como el ciclismo y en un ambiente que anima a ser parte de esa gran familia formada por Arratiako Ziklista Elkartea. La evolución del club durante estos años ha sido en una clara dirección;continuar siendo una escuela en la que disfrutar de este deporte y en la que aprender. En sus mejores años, llegaron a contar con más de 40 fichas. “Después tuvimos algunos años en los que apenas se apuntaron diez personas”, recuerda Ander Gorospe, uno de los impulsores de la escuela. Sin embargo, el buen trabajo realizado y la filosofía de Arratiako Ziklista Elkartea han hecho que muchas chicas y chicos hayan optado por apuntarse. En estos momentos son 36 fichas en la escuela (28 niños y 8 niñas), siete licencias en cadete y cinco en junior.

La escuela trabaja desde los 7 años hasta los 14, y a los más pequeños se les enseña sobre todo a coger seguridad con la bicicleta para el día de mañana. También aprenden a identificar los posibles peligros en sus futuras rutas y a orientarse incluso con planos. El objetivo, además de que aprendan y se formen, es que “todos tengan un hueco, aquí vamos a las carreras todos y nos parece primordial que se respeten, se apoyen y que haya un ambiente en el que se sientan a gusto”, cuenta. Se les inculca la práctica deportiva desde la diversidad y el respeto, sin olvidar que después, quienes lo deseen, pueden seguir “con un nivel de exigencia más alto por el paso de las categorías”.

Desde Arratiako Ziklista Elkartea lo tienen claro, y en la escuela “tenemos que dar facilidades”, comenta Gorospe. En este sentido, “si un niño o una niña no tiene bicicleta, se le presta una cuando viene a entrenar”. Además, no hay que pagar ficha y cuando se les hace la ficha, “se les regala un traje de ciclismo del club y unos guantes para la bici”. En esta trayectoria en la que la escuela es el germen de todo, nueve deportistas que pasaron por sus filas consiguieron llegar a profesionales. Entre otros, José Ramón Uriarte (hoy profesor de la escuela), Iban Mayo o Ander Barrenetxea y Mikel Bizkarra, corredores del Murias Euskadi. Así, tal y como explica Gorospe, “lo que hoy es el equipo salió de aquí, y aún llevan el anagrama del club en los maillots”. Cuando se entrena, una furgoneta recoge a los jóvenes en los distintos pueblos de Arratia para llevarlos hasta Igorre, donde se entrena.

El club nació a finales de los 70 -oficializado en el 80 -a la vera de la primera edición del renombrado Ciclocross de Igorre, carrera que en la actualidad continúan organizando desde el propio club arratiarra. En un principio, la idea era crear una escuela de ciclismo en el valle, y a medida que fue cogiendo fuerza se creó el club. El club ha crecido pero sin olvidar que es como una gran familia. Por eso, progenitores y entrenadores van a una. Al presidente Juan Mari Zurinaga y a Ander Gorospe se les han sumado Leire Aurrekoetxea, Igor Legina, Iñigo Ealo, Andoni Ojanguren… Sin olvidar a los entrenadores, como el ya nombrado Uriarte o Mikel Zarrabeitia, dos ciclistas vascos que aportan esa distinción y que son un ejemplo para los más pequeños.

El próximo marzo, de cara a la nueva temporada, abrirán la inscripción y animan a la gente. “Puede venir gente de donde sea, somos un club de Arratia que está abierto a todos”.

Secciones