Inglaterra 6, Panamá 1

Sobre alfombra roja

El jugador de Inglaterra, Harry Kane, celebra el gol junto a Jordan Henderson (EFE)

Inglaterra se gusta y logra la mayor goleada hasta ahora al aprovechar la gran debilidad defensiva de Panamá. Baloy logró el pirmer tanto de los centroamericanos en un mundial

Inglaterra se dio un festín de goles en uno de los partidos más plácidos de su historia mundialista. Ni siquiera le hizo falta tener a la representación de la Premier League una actuación brillante en cuanto al juego porque Panamá, una de los dos selecciones debutantes en Rusia, fue un chollo en las jugadas a balón parado.

Roberto Calvo - Lunes, 25 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:26h.

BILBAO. Los centroamericanos se equivocaron de deporte y pensaron que estaban jugando a fútbol americano, tal fue su insistencia en placar y sujetar a sus adversarios en las acciones defensivas. Ya en el primer minuto, Lingard se llevó un codazo dentro del área que pasó desapercibido para el árbitro egipcio. Cuando los panameños no agarraban, era un remate de gol de Inglaterra. Y cuando agarraban, pese a las advertencias de que el VAR estaba vigilando, era penalti, casi tres en la misma acción.

Para el minuto 8, Inglaterra ya se había adelantado en el marcador tras un saque de esquina muy bien puesto por Trippier y cabeceado aún mejor por Stones. Panamá había salido con cierta intención y descaro y en el primer cuarto de hora ya se había anotado cuatro llegadas al área de Pickford, todas mal resueltas. No obstante, el verdadero problema de los de Bolillo Gómez es que su desempeño defensivo fue lastimoso, nada que ver con el de otras selecciones de su rango y Inglaterra se encontró una alfombra roja hacia el gol.

Kane, de penalti, hizo el segundo tanto de Inglaterra, que elevó su cuenta con un golazo de Lingard tras buena combinación entre líneas con Sterling. El cuarto hizo honor a Gareth Southgate, que va vestido en el banquillo como si fuera después a echar una partida de billar o de snooker. Pues bien, cuatro jugadores ingleses tocaron el balón antes de que Stones, de nuevo, batiera a Penedo, que había evitado el gol en primera instancia.

En ese momento, los ingleses veían ya cerca una goleada mayor que les podía llevar al primer puesto del grupo. Y Panamá siguió poniendo de su parte. Otro agarrón flagrante fue sancionado como penalti y Kane lo tiró igual que el anterior: fuerte y arriba. El partido estaba finiquitado y para la segunda parte quedaba la incertidumbre de cuánto iban a tardar los ingleses en marcar el gol que necesitaban para superar a Bélgica en la diferencia general. Fue un cuarto de hora lo que había transcurrido cuando llegó el sexto, otro gol de carambola, ya que un disparo de Loftus-Cheek rebotó en el talón de Kane. El delantero del Tottenham está tan fino que marca casi sin querer.

casi un héroe Panamá estaba entregada a su suerte y Inglaterra no quiso hacer sangre en busca de una goleada aún más histórica. Southgate reiteró a sus mejores piezas ofensivas, lo que llevó a sus jugadores a dormirse en los laureles y poner en cierto riesgo todo lo que habían conseguido. Porque Panamá tuvo tiempo de dejar un detalle emotivo y de convertir al capitán Felipe Baloy en casi un héroe nacional, Este central de 37 años y que juega en Guatemala logró con un bonito remate raso tras un despiste de la defensa inglesa el primer gol de la selección panameña en un Mundial. Nunca habían estado y sus numerosos y animosos seguidores lo celebraron como un título. Y es que justo este año se cumplen 25 del fallecimiento de Rommel Fernández, la gran leyenda histórica del fútbol de Panamá al que el gol de Baloy honra de una manera modesta.

Ese tanto, que obligó a los vencedores a ponerse las pilas en los diez minutos finales para evitar otro susto, dejó a Inglaterra igualada a todo con Bélgica, con la que se jugará el primer puesto del grupo en la última jornada. Panamá se irá del Mundial con una sensación agridulce. Quizás tarde en volver, pero ayer dejó un hueco en su pequeña historia.

Secciones