La torre más alta de Bilbao en Garellano pone a cota cero la deuda de Ría 2000

Aburto destaca el trabajo institucional realizado para liquidar los hasta 200 millones de euros que llegó a deber

Olga Sáez - Martes, 26 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - La torre residencial más alta de Euskadi será construida en Garellano por Inversiones y Servicios Arrasate, S.A. y Construcciones Urrutia, S.A, una de las ocho empresas que presentaron su oferta a la sociedad interinstitucional Bilbao Ría 2000. El rascacielos que marcará el skyline de Bilbao ha conseguido poner a cota cero la deuda de esta sociedad que llegó a tener hasta 200 millones de euros pendientes de pago. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, puso en valor “el trabajo conjunto que hemos desarrollado las diferentes instituciones para sanear las cuentas de una sociedad que ha realizado una inversión por encima de los mil millones de euros”. A este éxito se suma que “Bilbao tendrá un edificio de Rogers, lo cual es también un logro importante”.

El consejo de administración que celebró ayer la sociedad Bilbao Ría 2000 cierra una de las operaciones urbanísticas más importantes que se están desarrollando en estos momentos en la ciudad. Pero, además, supone el último paso para liquidar las cuentas de una sociedad cuyo futuro ha estado cuestionado en los momentos más críticos de la crisis que afectaron también al desarrollo de nuevas infraestructuras.

El consejo de administración de Bilbao Ría 2000 adjudicó también ayer otra parcela en Barakaldo. La suma de ambas operaciones por una cuantía total de 62,7 millones de euros es lo que permitirá compensar la deuda bancaria de esta sociedad interinstitucional una vez que se hagan efectivas ambas ventas.

En los últimos tres años de mandato, Juan Mari Aburto ha desarrollado una política encaminada a compensar la deuda de esta sociedad con diferentes operaciones de manera que se había conseguido rebajar de los 118 millones pendientes que asumió Aburto -al ser nombrado alcalde recayó en él también la presidencia de la sociedad- a los 57,85 millones de euros actuales. En este tiempo se vivieron situaciones complicadas, en las que el alcalde recuerda que “fue necesario refinanciar la deuda, con importantes dificultades en aquel momento”. Para Aburto, “es una gran noticia que la sociedad tenga deuda cero porque eso significa que la sociedad goza de buena salud y también Bilbao y para ello nos han ayudado estas dos últimas operaciones en Garellano y Barakaldo”.

Pero, también es muy importante para el alcalde que Bilbao tenga en un futuro un proyecto del prestigioso arquitecto Richard Rogers. “Es importante poner en valor el trabajo conjunto entre el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación de Bizkaia, el Gobierno vasco y también la administración central”.

la torre de Rogers La UTE formada por las empresas Inversiones y Servicios Arrasate, S.A. y Construcciones Urrutia, S.A. construirán la quinta torre y más alta en Garellano por un importe de 50,3 millones de euros, IVA y gastos excluidos.

En la oferta presentada, esta UTE se compromete a contratar el proyecto básico y de ejecución con el equipo de arquitectura RSHP, liderado por Richard Rogers. El director gerente de Bilbao Ría 2000, Ángel Nieva, ya indicó cuando se abrió el plazo para la presentación de ofertas que las bases de la licitación contemplaban “el interés de la sociedad y del Ayuntamiento de que el edificio se construya siguiendo este proyecto”, pero admitió que “la decisión última la debía adoptar el promotor”.

De hecho, las bases contemplaban en este segundo supuesto, según explicó Nieva, que los promotores deberían pagar una indemnización de 185.000 euros al estudio de arquitectura británico de rechazarse. Dado que la adjudicataria ha decidido desarrollar lo impulsado por el estudio de arquitectura británico no será necesario pagar indemnización alguna. Ahora, la empresa adjudicataria deberá depositar en un plazo de cinco días desde la notificación del acuerdo de adjudicación una garantía por el 5% del importe de adjudicación de la parcela. En un plazo máximo de cuatro meses se formalizará una opción de compra por un valor ligeramente superior a los 6 millones de euros.

La citada parcela tiene capacidad para albergar un total de 198 viviendas libres en una torre de 119 metros de altura en 36 plantas que será el edificio residencial más alto de Euskadi. El rascacielos ha sido diseñado con la pretensión de que sea un nexo de unión urbanístico, una especie de rótula sobre la que pivotará la nueva plaza que se va a generar con la estación de autobuses soterrada y el nuevo barrio de Garellano que culminará la propia torre.

El bloque se caracteriza por contar con cuatro fachadas, cada una de un tamaño diferente y adaptada a la dirección en que está orientada. En todas ellas, los balcones y miradores son elementos importantes, dando variación a las fachadas para que cada propietario identifique su vivienda, según el proyecto. En cuanto al frente que mirará a la futura plaza de Termibus, se desarrolla escalonado. Justo a su espalda, el edificio ha sido diseñado en un paño único con balcones que miran al monte Kobetas, mientras que los otros dos lados del edificio son los más estrechos. El que menos metros tiene se observará desde la calle Gurtubay.

En la misma reunión, el consejo de la sociedad interinstitucional adjudicó la enajenación de una parcela en Urban-Galindo (Barakaldo) a la oferta presentada por la UTE formada por las empresas Amenabar Etxegintza Bizkaia, S.L. y Construcciones Amenabar, S.A., por un importe de 12,4 millones de euros, IVA y gastos excluidos. En este caso, la opción de compra deberá formalizarse en el plazo de cuatro meses desde la fecha de la comunicación, momento en el que se abonará el 100% del precio total ofertado. La edificabilidad prevista para esta parcela es de 149 viviendas libres.