Pacto por los barrios en Bilbao

Bilbao pacta 34 iniciativas para acabar con las diferencias entre sus barrios

El equipo de gobierno de Aburto plantea 34 iniciativas para garantizar la cohesión territorial
Apela al equilibrio manteniendo la identidad

Olga Sáez - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Los bilbainos se sienten orgullosos de vivir en sus barrios. El vecino de El Peñascal quiere seguir teniendo contacto con el monte, el del Casco Viejo disfrutar de la esencia del botxo, los de Altamira permanecer en esa privilegiada atalaya y el de Abando quiere vivir en el centro. Pero todos apelan a la cohesión y al equilibrio, y es precisamente lo que busca el Pacto por los Barrios que presentó ayer el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, con el apoyo de los partidos que forman el gobierno a las 34 iniciativas presentadas, pero sin aportaciones de la oposición.

El pacto por los barrios busca resolver las diferencias, equilibrar la vida de los bilbainos y, en definitiva, cohesionar la ciudad para que los vecinos no perciban un Bilbao de dos velocidades. Para ello, considera que la ciudad debe seguir mejorando, teniendo siempre en cuenta la cohesión urbana física, la cohesión social y la cohesión económica. Pero esto, según incidió Aburto, “sin dejar de animar a cada barrio a mantener su identidad, su idiosincrasia y sus valores”.

Porque el alcalde quiere que los bilbainos sigan sintiéndose orgullosos de vivir en sus barrios, pero sin que ello implique que disfruten de menos servicios. Esta es la filosofía que ha alimentado las iniciativas propuestas. Así, el Pacto por los Barrios contempla 12 objetivos y 34 medidas concretas para lograr ese equilibrio.

Aburto considera que en los barrios “existe actualmente un salto cualitativo en términos de recuperación del espacio público, parques, plazas, paseos, calles, etc. donde la accesibilidad es una prioridad”. Al mismo tiempo, se persigue que la conciliación de la vida familiar pueda contar con espacios próximos de disfrute. Todo esto, sin olvidar otros aspectos más rutinarios, pero de importancia vital, como es la mejora integral de los servicios de saneamiento y aguas.

El equipo de gobierno ha detectado lo que considera que son las actuaciones prioritarias para que Bilbao sea uno, con sus diferencias. En una segunda fase esperan contar con la colaboración de los vecinos de los ocho distritos de la villa para contrastar con ellos las necesidades que planteen en un proceso de participación abierto.

El documento que presentó ayer, fruto del compromiso adquirido por el alcalde en el primer pleno de la villa que se celebró el año pasado, persigue impulsar la eliminación progresiva de barreras generadas por grandes infraestructuras que dividen barrios, apoyándose en la colaboración institucional. Para mejorar el corazón de los barrios plantea potenciar el desarrollo de la red de equipamientos de proximidad, con el objeto de ser capaces de mejorar los servicios sociales, culturales, sanitarios, etc. Con ello, se quiere asegurar la respuesta efectiva a las necesidades reales, de manera coordinada en todos los ámbitos municipales, y colaborando a su desarrollo en el resto de ámbitos públicos.

Bilbao inclusivo Otros objetivos son avanzar y abordar un nuevo modelo de servicios avanzados municipales, flexibles, tecnológicos e inclusivos, que fomenten e incentiven la participación de todos los colectivos, personas y espacios del desarrollo de la vida social y cultural. Se apuesta por la colaboración intergeneracional, igualitaria y diversa como clave del desarrollo conjunto de los barrios, y de su vida social y cultural;y se pretende abordar la cohesión social desde la perspectiva de territorio y cultura.

Para conseguirlo, el pacto establece la necesidad de que Bilbao se dote de infraestructuras y espacios que permitan fomentar el encuentro y la convivencia, pero también el ambiente participativo, festivo, lúdico y la colaboración social, desde el patrimonio cultural.

También se busca impulsar el desarrollo urbano sostenible, respetando la riqueza natural a través del anillo verde con los barrios altos, la ría y sus barrios ribereños. Así, se fomentará la biodiversidad, desde la promoción y sensibilización medioambiental, como una oportunidad de cohesión urbana, social y económica.

Además, se va a apoyar el fortalecimiento e impulso de la actividad económica desde los barrios y para los barrios y la ciudad. Otro aspecto que se recoge en este pacto es la necesidad de contribuir a potenciar las equidades en salud de los vecinos de los barrios, incorporando este valor en todos los ámbitos de actuación municipal. Por último, se quiere mejorar la coordinación y colaboración entre las áreas municipales, con los medios que sean necesarios, respondiendo a las problemáticas actuales y permitiendo el desarrollo de este plan y la transversalidad de las políticas de barrios en las diferentes estrategias del Ayuntamiento.

A corto plazo Para hacer realidad los objetivos de este pacto, Aburto presentó ayer un paquete de medidas que se irán implantando en los próximos años. “Algunas tienen ya un calendario previsto, pero en otros casos habrá que ver cómo se desarrollan y qué aportaciones se incorporan de los propios vecinos”, avanzó.

Entre las primeras iniciativas se encuentra, por ejemplo, desarrollar un Plan Director de Vivienda para Bilbao, que se definirá en el primer trimestre de 2019 y que deberá recoger las prioridades expresadas en el nuevo Plan General de Ordenación urbana y en el Plan Director de Vivienda del Gobierno Vasco para el periodo 2018-2020.

El desarrollo de este plan contemplará cooperación y colaboración institucional con el Ejecutivo vasco en todas las fases del proyecto. Además, deberá recoger, entre otras, todas las medidas destinadas a eliminar la infravivienda, mejorar la accesibilidad y la eficiencia energética en los edificios construidos, promover el acceso a la vivienda de las personas jóvenes y fomentar el arraigo en los barrios.

Otra de las medidas más inminentes plantea definir un plan de espacios deportivos polivalentes en un periodo de un año, determinando el compromiso presupuestario necesario para su cumplimiento que incluirá el análisis de los centros escolares en desuso. Y se estudiarán equipamientos para periodos de exámenes.