Eskuinaldea-Uribe Kosta

El Urduliz más solidario

El Ayuntamiento entrega a las familias de Aimar y Araitz la recaudación del IV festival benéfico Los dos pequeños luchadores padecen sendas enfermedades raras y necesitan múltiples cuidados

Carlos Zárate - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Urduliz - La solidaridad de Urduliz ha vuelto a quedar patente una vez más. Más de un centenar de vecinos se volcaron el pasado mes de mayo durante la celebración del festival benéfico a favor de Aimar del Pozo y Araitz Murillo, dos pequeños luchadores que padecen sendas enfermedades raras y que requieren múltiples cuidados médicos. Así, el esfuerzo desinteresado y la amable solidaridad ha permitido recaudar 665 euros -que serán divididos a partes iguales- para ayudar a las dos familias a afrontar los importantes gastos médicos y de material. El Ayuntamiento, impulsor de este festival, entregó ayer la recaudación a las dos familias. “Estamos muy agradecidos”, señalaron tanto la madre de Araitz, Itziar Nieto, como la de Aimar, Amaia Guenetxea. Tanto Aimar como Araitz son dos grandes luchadores. Dos jóvenes que a pesar de los obstáculos que les ha puesto la vida no se rinden y siguen peleando por salir a adelante. Apoyados en dos familias entregadas a ellos, su voluntad inquebrantable es fiel reflejo de que la solidaridad de todo un pueblo nunca ha estado mejor invertida.

Araitz Murillo sufre parálisis cerebral a consecuencia de una meningitis peculiar “para la que no hay tratamiento”, explica su ama Itziar. Tiene 19 meses y su vida transcurre a caballo entre Urduliz y los hospitales. “Tenemos que ir todos los días”, reconoce Itziar. “A Cruces vamos tres días por semana y luego vamos al centro del CRI, para alumnado con discapacidad visual, y a la asociación Aspace, de atención a la parálisis cerebral”, detalla. “Todos los días luchando”, resume sobre su rutina diaria. Y es que las complicaciones que padece le impiden comer por la boca y lo tiene que hacer a través de un botón gástrico. “Con Araitz tenemos que vivir el día a día”, apunta Itziar, volcada en sus cuidados para mejorar su vida todo lo posible. “Lo que pueda hacer bien y lo que no, pues lo haremos los demás por ella”, sostiene Itziar. Su hermano Oroitz Murillo también es un pilar. “Le ayuda muchísimo”, desvela Itziar. Incluso ahora con la pierna escayolada, los llantos de Araitz son calmados por su hermano, pendiente de ella en todo momento. Actualmente, están inmersos en la adaptación de Araitz a nuevos aparatos que le permitan estar de pie. En concreto, el dinero recibido del festival irá destinado a costear un bipedestador, un aparato fundamental para su correcto desarrollo ya que le permitirá estar de pie y fortalecer sus piernas. En este sentido, el continuo crecimiento de Araitz obliga a su familia a tener que sustituir los aparatos que necesita cada pocos meses. “Cada mes o tres meses, como mucho, tenemos que cambiarlos. De peso sigue igual pero la largura cambia y hay que modificarlos”, explica Itziar. Además del festival solidario, la familia de Araitz cuenta también con la ayuda que le brindan cientos de personas con la campaña Aurrera Araitz, mediante la cual aportan tapones de plástico. “Está siendo todo un éxito. El viernes pasado llevamos 3.618 kilos y ahora tenemos otra vez otros nueve sacos llenos. Estamos recogiéndolos todas las mañanas porque ahora los colegios cierran. Nos traen tapones de Logroño, Castro Urdiales, Gernika, etc.”, señala.

SALTADOR DE OBSTÁCULOS Aimar del Pozo es un hombretón de 16 años que pelea cada día contra su enfermedad, una tetra-parexia. Nació muy prematuro, con 26 semanas de gestación y dos vueltas de cordón umbilical. “No hubo cesárea y se complicó todo”, resume su ama Amaia Guenetxea. Con un 85% de discapacidad, necesita de los cuidados constantes de su familia. “Hay que levantarle, vestirle, llevarle al baño, cortarle la comida..., además de sus problemas para dormir porque tiene espasmos y necesita tomar medicación”, detalla. “Ahora está probando con la toxina botulínica, que aunque la toxina en sí no se la pueden aplicar porque le da alergia, han dado con una medicación que parece que está funcionando y lleva una racha buena”, explica. Durante estos años, han recurrido a diversas operaciones en Madrid, desarrolladas por medio del sistema ruso Ulzibat, que aquí aún se está investigando y supone un elevado coste. Además, las diversas alergias que padece no hacen más que sumar complicaciones a sus tratamientos. De este modo, el dinero lo destinarán íntegramente a rehabilitación.

Por otro lado, una de las personas que más se ha volcado para sacar adelante el festival solidario es el locutor radiofónico y vecino de la localidad Ramón Astika. “El año pasado no lo pude organizar porque estuve pachucho, pero la gente cada año se vuelca más. Se está convirtiendo en un clásico”, indica. “Sin la ayuda de Ramón no podríamos sacar adelante el festival, él es el que da la cara con los artistas”, concluye el alcalde de Urduliz, Javier Bilbao.