Ezkerraldea

La gran bajada de La Guía cerrará la calle Koskojales

Portugalete se llenará el domingo para celebrar la Virgen de La Guía.Foto: P. Udala

Por seguridad, se prohibirá el paso desde media hora antes

Miguel A. Pardo - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Portugalete - Restan cuatro días para que Portugalete viva una de sus jornadas más especiales, el día de la Virgen de La Guía. El domingo, las calles de la noble villa se llenarán de ambiente festivo desde primera hora de la mañana y hasta bien pasada la media noche gracias al programa de actividades confeccionado por Berriztasuna Taldea, entidad que cumple 44 años al frente de la organización de este evento.

Sin duda, uno de los momentos más esperados y emotivos de esta jornada es, tradicionalmente, la gran bajada que, cada año, hacia las 15.00 horas, hace de la calle Koskojales una marea humana en la que predominan los colores blanco y amarillo. En esta ocasión, se dará un paso más en materia de seguridad y el acceso a la calle se cerrará media hora antes del inicio de la bajada y hasta la finalización de la misma. Concretamente, se cerrarán los accesos a este vial desde la calle Víctor Chávarri a la altura del cantón de Santa Clara, y en dos puntos de la calle Casilda Iturrizar, en concreto, a la altura de Santa Clara y del local de la Banda Municipal de Música. A lo largo del desfile, estas tres vías serán, solamente, zonas de salida y de evacuación.

El de los accesos de Koskojales no será el único corte que se registre en Portugalete este domingo. En este aspecto, se cortarán al tráfico rodado las calles cercanas al entorno festivo: Casilda Iturrizar, María Díaz de Haro desde el Puente Colgante dirección La Canilla y,asimismo, el paseo de La Canilla estará despejado de coches. Además, en esta jornada es habitual la colocación de terrazas y, por este motivo, se cortarán las zonas bajas de las calles Correos, Gipuzkoa y General Castaños y la calle Gregorio Uzkiano desde el número 4 al 22.

Operativo especial Para velar porque la fiesta discurra sin incidencias, tanto la Policía Local jarrillera como la Ertzaintza han establecido un dispositivo especial para esta cita. En total, habrá más de 40 agentes locales y vigilantes de ordenanzas que velarán por la seguridad y controlarán otros aspectos como, por ejemplo, la venta de alcohol a menores. Por su parte, también habrá un dispositivo especial de limpieza en el que trabajarán 47 operarios para que la villa luzca su mejor cara tras la fiesta.

Secciones