El fondo vizcaino de I+D apoyará planes de 100 empresas

Imagen de la presentación del nuevo fondo de apoyo a empresas con el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, a la cabeza.Foto: Oskar M. Bernal

Los ciudadanos podrán reservar una participación en su banco desde hoy
La Diputación reúne a las principales entidades financieras en torno al plan

Asier Diez Mon - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO - Los vizcainos podrán a partir de hoy acercarse a su banco para solicitar información y reservar una participación en el fondo de innovación puesto en marcha por la Diputación de Bizkaia. El objetivo del Depósito Innova es financiar con los ahorros de los ciudadanos proyectos de innovación de un centenar de empresas vascas. Se trata de una línea de crédito pionera -solo Francia tiene un instrumento similar lanzado este año- que permitirá a las familias vizcainas dedicar un máximo de 2.500 euros a dinamizar el tejido productivo a cambio de rentabilidad económica y beneficios fiscales. Se prevé que 15.000 vizcainos compren el producto.

El programa tendrá una estructura Filpe (Fondo de Inversión a Largo Plazo Europeo) y el dinero quedará depositado durante cinco años. Según las estimaciones de la Diputación, el fondo alcanzará los 40 millones de euros, ampliables si se detecta una demanda elevada. La consultora catalana Solventis será la encargada de gestionar los recursos y ha abierto una oficina en Bilbao para atender el proyecto. Elkargi avalará las operaciones para garantizar que los inversores recuperen el 100% de su inversión. Beaz, la agencia de desarrollo empresarial y creación de empleo de Bizkaia, dará el visto bueno técnico a las operaciones planteadas por las empresas, respaldando su carácter innovador -la agencia de desarrollo del Gobierno vasco, Spri, asumirá ese papel cuando se trata de iniciativas propuestas por compañías de Gipuzkoa y Araba-. Y un pool bancario, liderado por Kutxabank en proporción a su cuota de mercado en Bizkaia, será el encargado de comercializar el producto.

La Diputación ha logrado implicar en la iniciativa a los grandes agentes bancarios del territorio, ya que también participan Laboral Kutxa, BBVA, Caixabank, Sabadell Guipuzcoano, Bankoa, Rural Kutxa y Santander. El fondo de innovación saca todo el jugo al esquema de colaboración público privada que en tantas ocasiones se visualiza en la economía vasca. Los ciudadanos ponen sus ahorros, los bancos los captan, la Diputación de Bizkaia determina qué proyectos se ajustan a los criterios de innovación exigidos, Elkargi avala la operación y Solventis gestiona los flujos de dinero. Todos estos agentes económicos e institucionales presentaron ayer la iniciativa con el diputado general vizcaino, Unai Rementeria, a la cabeza.

colaboración público-privada Las empresas vascas tendrán de este modo una línea de financiación “complementaria” a las tradicionales y dispondrán de más recursos para lanzar sus proyectos de innovación, incluidas las inversiones destinadas a ahorro de costes y mejoras en la eficiencia en la productividad.

Los vizcainos, por su parte, podrán deducirse de la cuota del IRPF el 15% de la inversión, hasta un máximo de 750 anuales, una bonificación ligeramente superior a la que disfruta una familia por el segundo hijo.

Las entidades financieras participarán en función de su cuota de mercado en Bizkaia. De este modo, Kutxabank asumirá casi un tercio de la comercialización del fondo. Mientras que las otras siete entidades financieras se repartirán el resto, con participaciones de entorno al 10%, ligeramente por encima o por debajo. Aunque básicamente se cubre todo el espectro financiero, el programa está abierto a la incorporación de nuevos partners. Y si se detecta una demanda mayor que los 40 millones de euros previstos inicialmente, se ampliará el volumen.

Elkargi ya ha iniciado la fase de prospección y captación de empresas interesadas en esta nueva línea de financiación. En estos momentos hay 10 proyectos en fase de análisis, operaciones que sumarían inversiones por valor de 5 millones. Cuando maduren esas iniciativas se sacará al mercado la primera fase del fondo de innovación y cada vez que cristralicen cinco millones se realizará una nueva emisión. Los bancos generarán una lista de inversores interesados de forma paralela, de modo que cuando se lance cada paquete tendrá prácticamente ya asignado sus destinatarios. Se prevé colocar los primeros 40 millones en un plazo de un año y medio. Y se ampliará el fondo si se detecta demanda para ello. “Ojalá tengamos que hacerlo”, afirmó ayer Unai Rementeria.

Secciones