cuarta edición del evento

El Día de la Danza se plantea un nuevo escenario cubierto

Este año se celebró en el edifico del Ensanche, con un espacio reducido

A. Atxutegi - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - La diputada vizcaina de Cultura, Lorea Bilbao, anunció ayer que se están planteando buscar un nuevo escenario cubierto para celebrar el Día de la Danza, que en esta cuarta edición reunió en el edificio del Ensanche de Bilbao a un público de 350 personas y a bailarines de siete escuelas. “Si queremos llegar a 2.000 personas tenemos que buscar otro sitio”, admitió la responsable foral.

Podemos pidió la comparecencia de Lorea Bilbao en las Juntas Generales para dar cuenta de la celebración, el pasado 29 de abril, del Día Internacional de la Danza a través de un evento organizado por DantzaBiz, Bizkaiko Dantza Etxea y la colaboración de la Diputación. Debido a la lluvia, el acto no pudo celebrarse en la plaza del Ensanche y tuvo que ser trasladado al interior. “Mucha gente se tuvo que quedar fuera porque no había sitio para ver a los niños. Hemos recibido quejas de muchas familias de que dentro no había sitio y no se veía nada”, advirtió la apoderada Elsa Pamparacuatro, quien pidió a la diputada una “reflexión” de cara al próximo año “para que esto no vuelva a ocurrir. Si no tienen espacio para disfrutar y ver a los niños pequeños, no se logra el objetivo, que es sacar la danza a la calle y visibilizarla”.

Lorea Bilbao relató que es la cuarta edición de un evento que trata de poner en valor la danza y dar a conocer el trabajo que realizan las escuelas. Los dos primeros años se pudo desarrollar en la Gran Vía pero en 2017 se trasladó a la plaza del Ensanche en previsión de que, si llovía, se pudiera trasladar al interior del edificio -algo que finalmente no fue necesario-, donde sí se desarrolló este año. La jornada contó con la participación de siete escuelas de danza y tuvo un coste de 9.250 euros.

Aunque negó que hubiera “falta de espacio” durante las actuaciones, la diputada reconoció que, de cara al próximo año, se están planteando buscar un escenario cubierto “más vistoso. Actuar en la plaza del Ensanche queda muy bonito y además tienes la ventaja de poder hacer el acto dentro en caso de lluvia. Pero es cierto que la zona para los espectadores es más reducida en el interior”. Por ello, explicó que, tras cuatro ediciones “es un proyecto afianzado que cuenta con la implicación de las escuelas y las familias. Ha llegado el momento de, por lo menos, analizar buscar otro emplazamiento para el próximo año. La decisión se tomará entre todos”, finalizó.