el 7,6% del censo se inscribe para votar

La falta de “costumbre” devalúa las primarias del PP

Solo 66.384 afiliados, el 7,6% del censo, se inscribe para votar en el proceso de sucesión de Rajoy

Carlos C. Borra - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Antes de que se lleve a cabo siquiera la votación el próximo 5 de julio, el proceso de primarias en el PP para elegir al sucesor de Mariano Rajoy como presidente del partido ha resultado fallido a juicio de algunos de los propios candidatos. Ello se debe al paupérrimo índice de participación de los afiliados en un proceso inédito en la historia de la formación popular. Según los datos preliminares ofrecidos ayer por Génova, la identidad de su futuro presidente dependerá de la voluntad de 66.384 inscritos, el 7,6% del censo. Un volumen de participación similar al de los últimos congresos autonómicos del partido pero a años luz de procesos similares protagonizados por el PSOE y Podemos en los últimos meses.

Los propios responsables del PP reconocen abiertamente que esta escasa implicación de sus bases obedece a que no están habituados a que les den la posibilidad de elegir al líder del partido. El coordinador general, Fernando Martínez Maillo, dijo ayer que los 869.535 afiliados no están acostumbrados a participar en estos procesos internos y la mayoría prefiere mostrar su apoyo con su voto en las elecciones o asistiendo a actos pero no quiere “tener el compromiso de tomar la decisión” de votar a un aspirante. “El afiliado estaba acostumbrado a otro sistema y no a éste. Ha costado y está costando que se participe en él, pero eso no lo deslegitima”, argumentó en declaraciones en el Congreso.

Por Comunidades Autónomas, la que más militantes tiene inscritos para votar es Andalucía, con 12.119;seguida de Madrid, con 10.020;y la Comunidad Valenciana, 8.974. En Euskadi se han apuntado 618, el 11,39% del total del censo de 5.422 afiliados que tiene el partido que preside Alfonso Alonso. Sin embargo, el mayor porcentaje de afiliados que han realizado la inscripción para poder votar se ha producido en La Rioja, con un total del 37,36% del censo;Nafarroa, con un 28,61%, y Castilla y León, un 13,48.

La comisión organizadora del Congreso Extraordinario de los días 20 y 21 de julio, donde los compromisarios elegirán entre los dos candidatos que salgan de la votación de los afiliados del día 5, dio a conocer ayer estos datos a los actuales seis aspirantes. Eso sí, les advirtió de que son provisionales: después de que el plazo para inscribirse se cerrara el pasado lunes, la comisión se comprometió a publicar cifras oficiales mañana, una vez corregidos errores y comprobado que se cumplen los requisitos de afiliación y se está al corriente de pago.

Estas exigencias fueron apuntadas por algunos de los candidatos a presidir el PP como parte de los factores que habrían desanimado a los afiliados a participar de forma activa en este proceso. Temiéndose lo que iba a ocurrir, el PP trató de evitar la escasez de inscripciones dejando sus sedes abiertas durante el fin de semana para que todo aquel interesado se apuntara;al mismo tiempo, como había que estar al corriente del pago de las cuotas de afiliación, optó por condonar las eventuales deudas si se abonaba la última tarifa anual de 20 euros. Pero nada de ello ha resultado efectivo.

Cabe recordar que, en el proceso electoral interno que el PSOE celebró en 2017, en el que resultó vencedor el actual presidente español Pedro Sánchez, se movilizaron 150.000 de 188.000 afiliados, es decir, un 80%. En el caso de Podemos, en el cónclave de Vistalegre II, también del año pasado, Pablo Iglesias vio reforzado su liderazgo con cerca de un 35% de participación, 155.275 de 456.725 censados.

Ampliación del plazo En lo que a los seis candidatos a suceder a Mariano Rajoy se refiere, las reacciones a la confirmación de la baja participación se dividieron claramente en dos: mientras que las candidatas con, a priori, más apoyos y opciones dieron por buenos los datos de inscripción, el resto de aspirantes abogó por flexibilizar el reglamento para abrir el proceso a más afiliados. Es el caso de Pablo Casado, que lamentó que “ni siquiera nuestros militantes están ilusionados para participar en un congreso, con lo que malamente los votantes van a confiar en nuestros proyectos para el país”. Pidió por ello que su partido dé plazo hasta el próximo día 5, el jueves de la semana que viene, para que los militantes que no estén al corriente del pago de las cuotas regularicen su situación y puedan así inscribirse y participar en el proceso de primarias.

En la misma línea, el exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, admitió que “hubiese esperado una participación de un 80% de los afiliados”. Antes de que se hiciera pública la cifra del 7,6% de inscritos, y cuando la estimación del voto ya apuntaba que no superaría el 10% de los afiliados, García-Margallo calificó este porcentaje de “ridículamente bajo”.

Muy diferente fue la interpretación de la exministra de Defensa María Dolores de Cospedal, considerada como la candidata del aparato del partido. La portavoz de su plancha, Dolors Montserrat, consideró que, dada la escasez de los plazos habilitados, son “muchísimos” los afiliados inscritos para elegir al próximo líder popular, y rechazó por ello ampliar el periodo para apuntarse porque “el partido tiene 90 minutos y no se pueden cambiar las normas a la mitad”, alegó.

Al detalle