Euskadi acoge desde el lunes a los ocho primeros refugiados del ‘Aquarius’

El Gobierno vasco reitera que su oferta para recibir a unos 65 migrantes rescatados por este buque “sigue vigente”

B. Sotillo - Miércoles, 27 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Mientras el Aquarius prosigue su labor humanitaria en el Mediterráneo y sigue sufriendo las consecuencias del cierre de puertos por parte del Gobierno italiano, ocho de las 629 personas rescatadas por este buque y desembarcadas en Valencia después de muchas peripecias han llegado a Euskadi, donde han sido acogidas y tratarán de iniciar una nueva vida.

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, anunció ayer que el lunes por la noche llegaron a Euskadi los ocho primeros refugiados procedentes del Aquarius, que han sido alojados en pisos de Bilbao, Gasteiz y Tolosa. Al término del Consejo de Gobierno, Erkoreka informó de que estas personas están siendo atendidas por el Gobierno vasco en colaboración con CEAR Euskadi.

De los ocho refugiados que han sido alojados en pisos, uno fue trasladado a Gasteiz, tres a Bilbao y cuatro a Tolosa. Según detalló el portavoz, todos ellos se encuentran en “buen estado de salud” y “han tenido una acogida tranquila”, que se ha realizado “con la máxima discreción” y “en total coordinación” con el Gobierno de España.

Erkoreka afirmó ayer que Euskadi “es un país pequeño y con capacidades limitadas”, pero está “decidido y comprometido a ayudar a estas personas que han llegado en situación de extrema necesidad”. En este sentido, reiteró que el compromiso de acogida formulado por el lehendakari ante varios estamentos para acoger a unos 65 migrantes “es firme” y “se mantiene vigente”, aunque -añadió Josu Erkoreka- debe tener respuesta y colaboración por parte del Gobierno español, que es el responsable de coordinar la acogida e integración de todas las personas que llegaron a bordo del Aquarius y los otros barcos de la flotilla.

Erkoreka también destacó que hay un porcentaje elevado de los 629 migrantes rescatados va a ser derivado a Francia, “de acuerdo con el Estado francés y en sintonía con las reivindicaciones planteadas desde allí”, de forma que “la distribución del resto del grupo dentro del Estado español será algo que irá decidiendo la propia Administración del Estado”.

“La oferta del Gobierno vasco se mantiene en firme pero serán las circunstancias y las decisiones del Gobierno central las que permitan concretar más detalladamente la distribución territorial”, concretó el portavoz del Gobierno vasco.

Además del ofrecimiento de acogida de un 10% de los migrantes rescatados por Aquarius realizado por el Gobierno vasco, los organizadores de la recepción de los buques en Valencia y el Ejecutivo español recibieron ofertas de un total de 342 municipios del Estado español que mostraron su disposición para albergar a grupos de inmigrantes. Sin embargo, la llegada de los refugiados a estas localidades podría retrasarse, ya que algunas fuentes apuntan a que no serán trasladados a cada territorio hasta que se resuelvan los procedimientos de asilo y también habrá que esperar a que muchos de ellos decidan si prefieren quedarse en el Estado español o viajar a Francia.

En cuanto a la situación actual de los migrantes que hace nueve días desembarcaron en el puerto de Valencia, la consellera de Sanidad de la Generalitat, Ana Barceló, informó ayer de que solo hay tres personas ingresadas en centros sanitarios de la Comunitat, de los once que precisaron ser derivados a hospitales tras su llegada a bordo Aquarius. Barceló precisó que las tres personas que continúan ingresadas se encuentran en el Hospital Doctor Peset, el Arnau de Vilanova y en La Fe, en València, y que su estado de salud no reviste gravedad.

No hubo abusos Por otro lado, el Juzgado de Instrucción 18 de Valencia, en funciones de guardia el fin de semana en que arribó el Aquarius, ha archivado las diligencias abiertas para investigar si 25 mujeres que viajaban en el barco, algunas de ellas menores, habían sido víctimas de agresiones sexuales durante la travesía.

La decisión la ha adoptado el juzgado después de que los forenses del Instituto de Medicina Legal, que entrevistaron y evaluaron a las mujeres y menores en los distintos hospitales en los que estaban siendo atendidas, descartaran que hubieran sufrido algún tipo de abuso o agresión, según informaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

La intervención del Juzgado se produjo “después que el hospital u hospitales de la capital donde fueron trasladadas” las mujeres tras desembarcar el pasado 17 de junio activaran el protocolo de actuación sanitaria y trasladaran al Juzgado sus sospechas. El Juzgado abrió entonces diligencias previas, envió a tres forenses a examinar a las supuestas víctimas y, tras recibir los informes que descartan indicios de delito, ha procedido al archivo de todas las diligencias.

Y mientras el futuro de sus pasajeros más recientes se dilucida, el buque de salvamento Aquarius navega rumbo a las costas de Marsella (Francia) tras la negativa de las autoridades de Malta a dejarle atracar en La Valeta para una operación de reabastecimiento y de cambio de tripulación. “Tras la negativa al atraque en el puerto de Malta, el Aquarius está ahora dirigiéndose a Marsella. Esto de ir de un lado para otro está lejos de ser ideal y nos mantiene alejados de la zona de salvamento y rescate por un periodo prolongado para una simple parada en puerto”, explicó en su cuenta de Twitter la organización SOS Méditerranée, que opera el Aquarius junto con Médicos Sin Fronteras. El rechazo a la entrada del Aquarius en aguas territoriales de Malta llega días después de que las autoridades de Italia se negaran a acoger el buque con 629 migrantes a bordo.

Las cifras