contrato en Brasil

Iberdrola y Siemens sellan la paz con un gran contrato

La eléctrica cuenta con el fabricante de aerogeneradores en su mayor proyecto en Sudámérica

A. Diez Mon - Jueves, 28 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Las aguas vuelven a su cauce en la relación entre Iberdrola y Siemens Gamesa. Tras una parón de varios meses, las dos compañías anunciaron ayer que colaborarán en el que será el mayor contrato de ambas en Brasil. Iberdrola invertirá 1.000 millones de euros en la construcción de un parque eólico en Paraíba y Siemens Gamesa le suministrará 136 aerogeneradores. Será el mayor proyecto de la eléctrica en toda Sudámerica y el grupo industrial será uno de los principales beneficiados. La alianza entre ambas compañías vascas vuelve a dar frutos y se empieza a escribir otra página una vez pasada la del desencuentro de finales del año pasado.

El clima se había enrarecido entre ambas compañías vascas -la eléctrica tiene un 8% del fabricante de aerogeneradores- en diciembre, cuando una serie de decisiones tomadas tras la fusión de Siemens y Gamesa, sus pérdidas en Bolsa y el aparente rol predominante del socio alemán despertaron recelos en Iberdrola. Unas declaraciones de su presidente, Ignacio Galán, en esa línea generaron una tormenta en la que también se vio envuelto el Gobierno vasco.

Tras el ruido generado por el choque, se entró en una fase de silencio en la que Siemens Gamesa se ha empeñado en demostrar su interés por mantener la sede en Euskadi y reforzar su arraigo. Pero lo cierto es que en los últimos meses no ha habido nuevos frutos de su relación comercial. Con la excepción de un pequeño contrato en marzo -siete generadores para un parque eólico en Tenerife-, no se han registrado nuevos pedidos entre ambos en todo este año. Y ello a pesar de que el grupo industrial ha batido su récord de contratación en el arranque del año.

Los mercados saludaron el nuevo proyecto en Brasil. Iberdrola fue el valor del Ibex que lideró ayer la subida y Siemens Gamesa cerró también en positivo y por encima de la media del selectivo. La firma del megacontrato en Latinoamérica coincidió con la participación del Markus Tacke, consejero delegado de Siemens Gamesa, en una conferencia organizada por Forum Europa Tribuna Euskadi. Tacke escogió a la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia para que realizará la tradicional presentación del conferenciante en ese tipo de actos.

El gesto fue toda una declaración de intenciones. El objetivo era que se visualizara la buena sintonía entre la compañía y el Gobierno vasco. Una cuestión que está fuera de toda duda y que tanto Tapia como Tacke han intentado cultivar y trasladar a la opinión pública. La conferencia del CEO alemán y la presentación de la consejera estaba prevista hacerla hace unos meses, poco después del encontronazo con Iberdrola y se aplazó sine die, si bien en ningún momento se vinculó el aplazamiento con la compleja situación entre ambas compañías.

Coincidencia o no, se ha considerado que había llegado el momento de retomar la conferencia justo cuando se ha normalizado la relación al menos en el plano comercial.

En su discurso, Tacke afirmó que el mantenimiento de la sede de la compañía en el País Vasco no está “en discusión”. Al mismo tiempo, destacó la “buena cooperación” con su socio Iberdrola, que, según apuntó, habló “con mucha crudeza” en los primeros momentos tras la fusión de las compañías cuando no se obtenía el “rendimiento” esperado.

El CEO de Siemens Gamesa agradeció a Iberdrola su “cooperación” tras la firma de un contrato por el que Siemens Gamesa suministrará 136 aerogeneradores a Neoenergía, filial brasileña de la empresa de Galán. “Vemos que también en los proyectos de Iberdrola tenemos una posición preferencial, somos competitivos y necesitamos serlo para tener este tipo de pedidos o de encargos”, afirmó. Tacke añadió que, si se va a desarrollar este proyecto en Brasil, es por la “buena cooperación que se mantiene con Iberdrola”.

Respeto a la alianza entre Siemens y Gamesa, aseguró que en los tres últimos trimestres se ha constatado su “potencial”, algo que no se hubiera producido de la misma manera de no haberse producido la fusión.