La fauna del Serantes se convierte en mural

En imagen, alumnos de Kantauri y responsables del proyecto. (Foto: Miguel A. Pardo)

Cien alumnos del instituto kantauri reflejan especies de la cima santurtziarra en tres obras

Un reportaje de Miguel A. Pardo - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ESTÁ a un solo golpe de vista, pero su valor medioambiental es muy desconocido para los santurtziarras. Esa es la realidad del monte Serantes, el gran pulmón medioambiental de la localidad marinera y cima que es un auténtico tesoro en materia de flora y fauna. Para un centenar de alumnos del Instituto Kantauri, las especies animales y vegetales que pueblan el monte de su localidad ya no son unos perfectos desconocidos y así lo han demostrado creando tres murales que ya decoran, dan color y vida a los patios del instituto.

Esta fue la última lección del curso que, para la mayoría de estudiantes, ya ha tocado a su fin, pero, sin duda, ha sido una de las más especiales. “Esta es una manera de unir, por un lado, el conocimiento de la naturaleza y el arte, con el trabajo en equipo y la práctica del inglés”, aseguró Iñigo Urrutia, el promotor de esta idea que ya se había llevado a cabo en otros centros educativos de la localidad como el Itxasoko Ama de Mamariga. Y es que, entre pincelada y pincelada, entre los estudiantes que fueron desfilando por el patio del instituto para dejar su huella en estas tres obras, fluía la lengua de Shakespeare. Javi Ratón, profesor del Kantauri y coordinador en el centro de la Agenda Local 21, ha visto a lo largo de estos días cómo los alumnos se volcaban en la iniciativa. “A muchos se les ha visto tremendamente ilusionados. Creo que es una buena forma de que conozcan lo que pueden ver y oír al subir al Serantes. Cuando suban al monte es muy importante que vean y escuchen, porque hoy en día subimos al monte con los cascos puestos o mirando al móvil y nos perdemos muchas cosas”, apuntó Ratón.

El talento, la imaginación, la ilusión y el conocimiento fluían de manera constante en el patio del Kantauri. Alumnos de primero, segundo, tercero y cuarto, unidos por un proyecto que ha caído de pie en este instituto. “Vinieron a clase y nos dieron un papel para ver si queríamos venir como voluntarios. Acepté de inmediato y aquí estoy ayudando, me lo estoy pasando genial. Lo más complicado, sinceramente es tener paciencia, la paciencia necesaria para hacer todos los detalles de cada animal... Todo tiene su dificultad. A mí me interesa bastante la biología y me parece una iniciativa muy buena”, explicó June Marín, una de las cien alumnas y alumnos del instituto Kantauri que han trasladado la fauna del Serantes a las paredes de su centro.

Secciones