Mundialito BBK Regional de Selecciones

El Mundial se juega en Sarriena

Mañana arranca, como cada año desde hace cerca de dos décadas, el Mundialito BBK Regional de Selecciones organizado por el Ayuntamiento de Leioa, en el que 16 países tratarán de arrebatar el trono a Marruecos, la vigente campeona

Un reportaje de Oier Pérez - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

EL Mundial de fútbol traspasa sus fronteras. No solo se juega en Rusia, también tiene su versión reducida en Bizkaia. Concretamente en los campos de Sarriena, la ciudad deportiva de la Sociedad Deportiva Leioa. Como cada año, y ya van cerca de dos décadas, el Ayuntamiento de Uribe Kosta organizará a lo largo de seis semanas -mañana sábado;7, 14, 21, 28 de julio, y el 4 de agosto- un Mundialito BBK de selecciones a nivel regional, en el que representantes de un total de 16 países lucharán por alzarse con el título el próximo cuatro de agosto. Un galardón que el combinado de Marruecos tendrá que defender con uñas y dientes. Además, también habrá hueco para las mujeres, que estarán representadas en cuatro equipos: Paraguay, Milán, Hoberenak y Real Santa Cruz. La competición femenina arrancará también mañana, aunque la final se disputará el 28 de julio.

Un recital de bailes folclóricos internacionales dará el pistoletazo de salida del torneo mañana a las 12.00 horas en las mismas instalaciones de Leioa y, a continuación, llegará el turno de los grandes protagonistas. El esférico echará a rodar con la selección de Euskadi, que se enfrentará a Guinea Ecuatorial a las 14.00 horas;a esa misma hora, iniciarán también su participación las escuadras de Atlantic Isles y Senegal.

Jagoba Pozo, delantero del conjunto vasco vestirá por primera vez la elástica tricolor de manera oficial. “Ya jugué hace un par de años algún partido suelto, pero está es la primera vez que juego con ficha”, confiesa el jugador, que la pasada campaña militó en las filas de la Sociedad Deportiva Moraza. Asimismo, el leioarra admite que ve difícil el campeonato porque “los demás países se lo toman más en serio y mucha gente lo utiliza incluso como escaparate”, por lo que ve a la actual campeona, Marruecos, y a Paraguay, como las grandes favoritas.

En lo que a la vigente campeona se refiere, esta iniciará su andadura mañana enfrentándose a Perú en la primera jornada (18.30 horas). Encabezada por su capitán, Ayoub Dehbi, que el año pasado compartió vestuario con Pozo, espera volver a lograr la gesta de la edición de 2017, en la que por primera vez desde que se celebra el Mundialito hicieron a Marruecos campeona en una trepidante final contra el combinado de Colombia.

Y es que la plantilla del Moraza de la pasada campaña cuenta con varios jugadores en el Mundialito. Otro de ellos es el capitán de la subcampeona de la última edición. Felipe Paredes, un habilidoso extremo que junto con su hermano Edison lidera Colombia. Ambos llevan cerca de quince años residiendo en Bizkaia y portar el brazalete de la selección cafetera es algo que ven como un orgullo. “Tenemos un gran equipo, por lo que es una gran oportunidad para quitarnos la espinita del año pasado”, afirma Paredes. Junto con su selección, ve a Paraguay, Marruecos, Bolivia y Euskadi como favoritas para alzarse con el título. Colombia arrancará el torneo enfrentándose a la selección Boliviana a las 15.30 de mañana. Uno de los jugadores contra los que los colombianos tendrán que lidiar es Bismarck Galindo, lo que la mayoría del fútbol vizcaino, al menos a nivel regional, entiende como una difícil batalla en el medio campo. Es, además, un viejo conocido para Paredes, que al igual que con Jagoba Pozo y Ayoub Dehbi, compartió vestuario con él el año pasado.

conocer al oponente “Es algo muy bonito enfrentarse a jugadores con los que has compartido el escudo y los momentos que conlleva formar parte del mismo equipo, pero no hay amigos en el campo”, declara Galindo, capitán boliviano que lleva cerca de quince años viviendo en Bilbao. Es fácil pensar que tener como rivales a excompañeros pueda tener su lado ventajoso, como conocer al oponente. Un arma de doble filo, según el centrocampista. Marruecos y Colombia se postulan como principales favoritas para el capitán boliviano, ya que ambas disputaron la gran final la anterior edición, pero confía en poder dar la sorpresa: “No veo que nuestro equipo esté entre los favoritos, pero es bien sabido por todos que los que sobre el papel son los mejores no siempre acaban siendo los campeones”. Asimismo, la selección boliviana cuenta con una baza con la que jugar fuerte. Algo que puede resultar muy favorable en el devenir de la competición. Todo un equipo federado: el Adrebol -Asociación Deportiva de Residentes Bolivianos-. Actualmente, la escuadra milita en la Tercera División Regional de Bizkaia, pero pese a encontrarse en la última categoría, es un equipo difícil de ganar y que la pasada temporada estuvo cerca de ascender a Segunda.

Terminando con la presencia de la Sociedad Deportiva Moraza en el Mundialito, llega el turno de la selección de Paraguay, que comenzará mañana su andadura enfrentándose a Guinea Conacky (18.30 horas). Su capitán, además de vestir el brazalete de su selección, también llevará el del club de Artxanda la próxima temporada como premio a las dos últimas campañas que ha realizado el guaraní. Se trata de Aldo Bogado, un centrocampitsa duro, con carácter. Un muro que rara vez pueden superar los rivales. Lleva ya nueve años en Bilbao y ha jugado en varios equipos de Bizkaia, pero ya con la temporada finalizada y antes de comenzar a trabajar en la próxima, Bogado tiene todos sus sentidos puestos en ganar el Mundialito. “Llevamos muchos años jugando muy bien y haciendo un buen papel y venimos de buenos resultados en los amistosos que hemos ido jugando a lo largo del año. Creo que este puede ser una gran oportunidad para que Paraguay sea campeona”, advierte.

En definitiva, se avecina una trepidante lucha internacional por conseguir mandar en Bizkaia. La lista de favoritos, formada a priori por Marruecos, Colombia y Paraguay, tendrá un duro camino para poder alzarse con el título. En esto del fútbol siempre puede haber sorpresas, bien lo sabe la Alemania de Joachim Low. Todo puede ocurrir. Visto que en lo deportivo la competitividad parece asegurada, solo queda esperar que la variedad cultural brinde un ambiente de festejo y hermandad a las instalaciones deportivas de Sarriena.