a tres golpes del líder

París sirve de punto de reencuentro

Jon Rahm comienza su concurso en el Open de Francia a tres golpes del líder, Bradley Dredge

Jokin Victoria de Lecea - Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Jon Rahm volvía a Europa y se encontró con un escenario atractivo para desplegar su juego. Viento, recorrido complicado, la necesidad de usar todos los palos… dificultades para muchos golfistas y alicientes para el vizcaino. El golfista de Barrika advirtió que “no voy a volver a jugar intentando ser quien no soy” en el Open de Francia y quiso desde su primer golpeo ser el de siempre. Vuelta a los orígenes y vuelta a un estilo propio que siempre le ha dado más éxitos que quebraderos de cabeza. Rahm fue el de siempre, acertado con el lanzamiento desde el tee y aprovechando muchas de sus oportunidades. Solo las duras condiciones de Le National de París, campo donde se disputará la Ryder Cup, le impidieron entregar una buena tarjeta. El barrikoztarra acabó con un golpe por debajo del par, tras lograr cuatro birdies, un bogey y un doble bogey y ahora se sitúa a tres golpes del golfista que ocupa la cabeza del torneo, el galés Bradley Dredge.

Rahm lanzó el guante desde el primer hoyo, fue una declaración de intenciones en toda regla. El golfista de Barrika quiere hacerse con el torneo, está con hambre en su vuelta a los campos europeos y su juego fue el reflejo de ello. A la primera oportunidad sumó su primer birdie con un par 4 jugado a la perfección. No necesitó demasiado tiempo para volver a las andadas. Cogió aire en el dos, aseguró el par y en el tres volvió a atacar para romper otra vez el registro marcado. Menos dos para empezar y en la cabeza desde el inicio. Su juego en los primeros nueve hoyos fue fantástico y solo un error en el cinco le hicieron ensombrecer su tarjeta con un bogey.

El buen juego de Rahm continuó y se colocó a un golpe de la cabeza tras firmar un birdie en el 12 (-3). Pero otra vez más la realidad del golf golpeó al vizcaino. El hoyo que estropea un buen día, ese mal golpe que cambia tendencias fue realizado por el de Barrika en el 15. Su segundo golpe se fue directamente al agua y eso le llevó a una situación en la que el par era prácticamente imposible y salvar el bogey el menor de los males. Rahm no acertó a la hora de embocar el complicadísimo primer intento de salvación y una vez dentro del green se hizo un lío. Dos putts para conseguir acabar el hoyo le hicieron sumar el doble bogey.

MALA JORNADA Por otra parte, no fue una buena jornada para los otros dos representantes vascos, que tendrán que mejorar mucho si quieren superar el corte. Adrián Otaegui vivió un día lleno de altibajos, alternó grandes golpes con malos hoyos que le hicieron perderse en Le Golf National. El donostiarra finalizó con tres golpes por encima del par del campo. Mucho peor le fueron las cosas a Txema Olazabal. El de Hondarribia acabó en la ultima posición tras acabar con catorce golpes por encima del par del campo. Su nefasto inicio, en el que llegó a ir con un +12 con solo 11 hoyos disputados, le condenaron de cara al resto del recorrido.