Las chicas de ‘Glow’ vuelven al cuadrilátero de Netflix

Betty Gilpin dice que “en esta industria tu cuerpo es un recipiente para un bikini”

Viernes, 29 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

madrid - Antes de fichar por Glow, hacer teatro era lo más cercano a practicar un deporte para Alison Brie. Con sus músculos a tono, la actriz californiana asegura que la serie sobre luchadoras de Netflix ha cambiado su mentalidad: “La fuerza también es sexy en la mujer”. Junto a Betty Gilpin, compañera de reparto y rival en la ficción, Brie habló en Berlín con motivo del estreno hoy de la segunda temporada. “No se trata de estar súper delgada, sino de levantar peso, tener un cuerpo que te responda;por eso amo la serie, nunca en mi vida he sido una persona atlética y darme cuenta de mi poder desde un punto de vista físico ha sido apasionante”, señala.

En la ficción Brie es Ruth Wilder, una actriz en paro que trata de abrirse camino en Los Ángeles en 1980 y que encuentra su última oportunidad de ser una estrella entre el brillo y la licra de la lucha libre femenina. No es del todo el caso real de la actriz, que se dio a conocer con personajes secundarios en Mad Men o Community, aunque se acerca bastante ya que Glowha sido su salto a la fama. Gilpin, conocida por Masters of sexy American Gods, coincide en que el mensaje de empoderamiento femenino que transmite Glow le ha contagiado. “He sido muy cruel conmigo misma solía tener una voz censora en mi cerebro que representaba la mirada machista y que es muy poco saludable”, confiesa. “Es nuestro trabajo, de las mujeres, cargarnos esa voz y escuchar a las otras”. La herramienta perfecta, en su caso, ha sido el trabajo con el cuerpo. “Especialmente en esta industria donde tu cuerpo se considera un recipiente para un bikini”, apunta. “Glow me ha hecho darme cuenta de que los músculos de mis rodillas tienen que estar fuertes si quiero saltar o levantar peso, nuestro cuerpo es una herramienta poderosa si lo tratamos como tal”, añade Gilpin.

Sobre la nueva temporada, no revelan demasiado. “Retomamos la trama unas semanas después de donde lo dejamos y vemos la trastienda del espectáculo de lucha femenina”, subraya Gilpin. “También veremos cómo Ruth y Debbie tratan de mantener su amistad, pero evitan hablar abiertamente sobre lo ocurrido, lo que tendrá serias repercusiones”. Brie cuenta que su personaje tiene que enfrentarse a la soledad, al estar alejada de sus amigas, y tiene menos escenas de lucha lo que también supuso un “reto emocional”. Sam (Marc Maron), el malhumorado director de cine B que era el único varón entre 14 mujeres, estará más acompañado en esta tanda que contará con otro personaje masculino. También habrá una nueva luchadora, a la que da vida Shakira Barrera. Por lo demás, seguirá habiendo mucha laca, purpurina y música ochentera. - Efe