Bilbao Red Bull Cliff Diving

De la Antártida a Bilbao

Uno de los clavadistas del Red Bull Cliff Diving realiza un salto con piruetas tras lanzarse desde el Puente de La Salve. (Oskar González)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
Un clavista durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, en el primer día de competición de saltos de altura de "clavadistas"más extrema, el Red Bull Cliff Diving (EFE)
El estadounidense Andy Jones, durante su salto ante el museo Guggenheim de Bilbao, hoy en los entrenamientos del segundo día para la competición de saltos de altura del Red Bull Cliff Diving (EFE)

Con la primera ronda ya disputada, la competición de saltos afronta hoy su día clave con el protagonismo de Orlando Duque, que llega tras saltar desde un iceberg de más de 20 metros

Nagore Marcos - Sábado, 30 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Ya está todo preparado para el Bilbao Red Bull Cliff Diving, la gran prueba de saltos que esta tarde (de 17.00 a 19.30 horas) volverá a hacer las delicias de los presentes con piruetas imposibles desde 27 metros de altura. Ayer, los 14 mejores clavadistas del mundo pudieron probar la plataforma de metal colocada en el puente de La Salve ya que, tras un pequeño entrenamiento, disputaron la primera ronda clasificatoria de la competición. Así que los curiosos que se acercaron a ver estas primeras coreografías de los saltadores pudieron confirmar las ganas que Jonathan Paredes, actual campeón del circuito, le tiene a este torneo, en el que no ha ganado nunca. Y es que el mexicano brilló con luz propia y se situó al frente de la clasificación con una combinación de saltos que intentará pulir, todavía más, esta tarde. Asimismo, Kris Kolanus, ganador de la anterior prueba del circuito disputada en Texas, también se llevó bastantes aplausos. El polaco consiguió la quinta mejor puntuación de ayer y, aprovechando que Bilbao es la parada más artística del circuito -por eso de que se disputa bajo la atenta mirada del Museo Guggenheim-, aprovechó para empezar el día disfrutando de su otra pasión: el grafiti. También su rival Blake Aldrige se dejó llevar por la pintura, aunque sin tocar ningún pincel, porque el clavadista se ofreció como sujeto para que, haciendo el pino en una pequeña altura de madera, le retrataran sobre un lienzo a golpe de brocha. El inglés exhibió así una gran plasticidad que tendrá que demostrar también esta tarde, cuando los jueces estén mirando, al caer en la ría de Bilbao.

Quien no tuvo ayer su mejor día pero que, aun así, sigue siendo bastante querido en la capital vizcaina es Orlando Duque. El saltador colombiano es uno de los pioneros de este deporte, al que ha dedicado toda su vida. Es toda una eminencia y, aunque tampoco se ha calado nunca en Bilbao la txapela de vencedor, su pasión y esfuerzo siempre han sido recompensados por los espectadores con cariño.

En la primera ronda, Duque fue octavo, lejos de las mejores puntuaciones, pero quizá sea porque todavía tenga los músculos congelados. Y es que el colombiano llega al Botxo tras lanzarse desde un iceberg gigante en la Antártida. El pasado mes de mayo, a sus 43 años, Duque salió de su casa para llevar a cabo uno de los retos más complicados que se ha puesto desde que decidió llevar su deporte a todos los rincones del planeta. Viajó durante un mes entero por tierra, mar y aire. En 31 días atravesó más de 10.000 kilómetros. Todo para alcanzar la región más helada de la Tierra.

Allí le estaba esperando el iceberg perfecto: una gran masa de hielo de 20 metros de altura y con la estructura idónea para que se pudiera escalar sin graves consecuencias. Así que el 13 veces campeón del mundo se colocó el neopreno más grueso jamás creado, se hizo con dos piolets y se calzó los crampones. Miró hacia la punta del iceberg, cogió aire y fue en su busca. “Cuando logré escalarlo me tocó picar un poco de hielo en la punta desde donde iba a saltar para poder tener un espacio en el que tener estabilidad. Mi mayor miedo era que se desprendiera un trozo de hielo y que mi sueño acabara ahí. Era muy peligroso, pero el paisaje era impresionante”, explica Duque. La visibilidad no era la óptima, las condiciones sí eran mejorables y el agua salpicaba por debajo de los cero grados de temperatura;pero el colombiano logró hacer tres saltos. Tres vueltos en el aire de la Antártida que jamás olvidará.

recomendaciones De esta forma, después de cumplir su sueño de saltar en la Antártida, Duque ya se encuentra en Bilbao con la intención de mejorar las sensaciones que le dejaron ayer sus primeros clavados desde un puente de La Salve mucho más templado. Tendrá la oportunidad de hacerlo esta tarde, cuando se disputarán las rondas finales del Red Bull Cliff Diving, un evento que estima repetir los números de asistencia de las pasadas ediciones -unas 50.000 personas-. Por ello, debido a la gran afluencia que se espera, desde el equipo de gobierno de la capital vizcaina recomiendan asistir a la competición con tiempo y en transporte público. Asimismo, el consistorio bilbaino recuerda que tan solo se admitirán en la ría a las 100 embarcaciones que cuentan con el permiso y que en la explanada del Guggenheim solo se aceptará la presencia de las 2.500 personas que solicitaron la pulsera acreditativa con antelación. El resto de aficionados que no quieran perderse el espectáculo podrán hacerlo desde el margen de la Avenida de las Universidades de forma gratuita.

apuntes

Secciones