Mesa de Redacción

Involucionemos

Iñaki Gonzalez

Iñaki González - Domingo, 1 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

DICEn que la especie humana ya no discurre tan bien como antes. Se ve que, de puro inteligentes, hemos logrado desarrollar procedimientos artificiales que ya son capaces de pensar por nosotros. Así, todo está al alcance de nuestros dedos y ni siquiera tenemos que apretar un botón porque todo empieza a ser táctil y basta con posarlo en la pantalla. Esto quiero, oiga. Y el dedo índice deja su huella sin necesidad de utilizar sustantivo alguno que defina nuestro entorno. Ojos enormes y dedos larguísimos, prensiles hasta la espiral. Esa acabará siendo la próxima evolución humana. Admito que soy de natural pesimista en cuanto a la sostenibilidad de la especie en el largo plazo de esta ruta que hemos abrazado. Estamos tan cansados de no tomar decisiones cuando llegamos a casa dedicamos nuestro tiempo libre a no pensar, nuestro ocio a que nos distraigan, nuestra personalidad interior y estética a calcar lo que nos proponen. Cultivamos tanto la diferencia como emblema de nuestra individualidad que acabamos uniformados en ella. hace décadas que dejamos de ser originales;sólo somos customizados. Y a medida que perdemos capacidades nos aferramos a nuestro carácter más primario. En Francia, incluso al movimiento vegano le ha salido una rama extremista que se lía a pedradas con las carnicerías. Nuestro proceso evolutivo está alcanzando cotas de tamaño automatismo que no seremos nada si no somos conversos a lo que sea hasta el fanatismo. Involucionemos.

Secciones