A bordo de la trainera del Club de Remo San Nikolas

La procesión marítima, que cumple dos décadas, conecta el fervor religioso con el deportivo

Lunes, 2 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Portugalete - La fiesta de La Guía gana adeptos con el paso de los años y el abanico de actividades ha ido creciendo de forma exponencial. En la programación actual de esta festividad, la procesión marítima de la Virgen tiene un papel muy importante, tanto, que es, junto a la gran bajada de Koskojales, el evento que más personas congrega en el marco de estas fiestas.

En esta edición de Virgen de La Guía se han cumplido 20 años desde que, allá por 1998, se incorporase la procesión marítima al programa festivo. Un paseo que complementa a la perfección la procesión que, en dos etapas, parte desde Siervas de María hasta Santa María y que, tras la misa, sale de la basílica jarrillera hasta llegar a La Canilla pasando por diversos puntos del casco viejo de Portugalete. Dos décadas después de aquella primera experiencia, es casi inimaginable una celebración de esta fiesta sin que exista ese momento mágico, una actividad que, además de su sentido religioso, pone de manifiesto el carácter y la tradición marinera de Portugalete.

El recorrido de la procesión marítima discurre desde La Canilla por todo el tramo de la ría que se enmarca en el término municipal jarrillero, llegando hasta el Muelle de Hierro en la muga con Santurtzi. En tierra, los fieles jarrilleros siguen el viaje de la Virgen desde el paseo de La Canilla, pero la imagen no viaja sola por el cauce de la ría, ya que un buen número de barcos y botes conforman, cada año, una comitiva que da mucho colorido al evento. El recorrido, ayer, fue el mismo, pero la procesión marítima incorporó una novedad y es que, por vez primera, la imagen de la Virgen de La Guía viajó ría adentro a bordo de la trainera del Club de Remo San Nikolas. Una novedad más que hizo de la festividad y, más concretamente de la procesión marítima un instante único que lleva repitiéndose ya dos décadas. Por supuesto, todo apunta que será un evento indispensable en una fiesta que no para de crecer y que, cada año, cuenta con más fieles... Y no solo naturales de Portugalete. - M. A. Pardo

Secciones