presupuestos generales del estado

Las Cuentas españolas retrasan el alza salarial del sector público vasco

Lakua aprobará “lo antes posible” la subida del 1,5%, que podría no llegar hasta septiembre

A. Legasa - Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El Gobierno español de Pedro Sánchez iba a publicar ayer en el BOE los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pero optó por retrasarlos hasta mañana. Aunque solo sean unos días, el aplazamiento puede tener consecuencias para algunos colectivos directamente afectados por normativas incluidas en las Cuentas, como son los empleados públicos vascos. Lakua no puede activar la subida salarial del 1,5% sin la entrada en vigor de los PGE y la retirada del recurso contra los presupuestos de la CAV que interpuso el PP, dos pasos que se dan por hechos pero que no acaban de llegar. El Gobierno vasco no garantiza que la subida vaya a poder incluirse en las nóminas de agosto.

Desde el área de Función Pública se indica que se hará todo lo posible por aprobar el incremento salarial en uno de los consejos de gobierno que restan antes del parón vacacional de agosto, pero se remarca que el retraso en la publicación de los PGE complica las cosas en el apartado técnico. Los servicios jurídicos de Lakua necesitan la norma que recoge la subida de los funcionarios del Estado, en ese caso del 1,75%, para redactar a su vez el expediente que se llevará al consejo de gobierno y pondrá en marcha la revalorización en la administración vasca.

No hay grandes dificultades, pero sí detalles a ajustar con la norma estatal, como la aportación a Itzarri. El Ejecutivo aprobó ya un primer 0,5% para los planes de pensiones y tiene intención de mejorar la aportación en otro medio punto. La mejoría salarial se irá así en 2018 hasta el 2,5%, argumenta el Gobierno vasco, por encima de la subida en el Estado. Los sindicatos, en cambio, piden un aumento limpio del 1,75% y negociar por otro lado cuestiones como la de Itzarri, y recuerdan que instituciones como la Diputación de Bizkaia o el Ayuntamiento de Bilbao ya se han comprometido con esa cifra.

En principio, el Ejecutivo vasco no planteará la cuestión en la mesa general con los sindicatos, con los que desde hace unos años mantiene unas relaciones más que tirantes. Aplicará la subida del 1,5% y el 0,5% restante a Itzarri “a la mayor brevedad posible”, si hay margen antes de las vacaciones de agosto, un mes en el que está previsto un único consejo de gobierno. En realidad el retraso no influye en las cantidades a percibir por los algo más de 70.000 empleados públicos de Lakua, que como en otros ejercicios cobrarán un complemento en esa primera nómina que contemple la revalorización equivalente a todas las subidas pendientes desde el pasado 1 de enero.

El coste de mejorar las nóminas de los funcionarios el 1,5% es de 63 millones de euros, a lo que se sumarán otros 34 millones correspondientes a la aportación a Itzarri, 17 millones por cada medio punto de contribución.