reforma laboral

La mitad del déficit de las pensiones, por la reforma

Granado anuncia que se implantarán nuevos impuestos para pagarlas

X. Aja - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - La reforma laboral, además de debilitar el poder sindical, facilitó una devaluación salarial en España que está detrás de la mitad del déficit del sistema de la Seguridad Social que se encarga de afrontar el pago de las pensiones, según señaló el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado.

La argumentación de Granado es díáfana si se toma como referencia mayo de 2010, la afiliación a la Seguridad Social, o sea el número de trabajadores que están cotizando, ha crecido en los últimos ocho años un 6,5%, en tanto que el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha aumentado un 10,59%.

En ese contexto los ingresos por cotizaciones no han subido la acumulación en términos constantes de estos conceptos (17%), sino que han crecido la mitad, un 8,78%, según detalló Octavio Granado. “Esto quiere decir que lo que no han crecido las cuotas de los trabajadores, que son proporcionales a los sueldos, es porque no han subido los salarios”, destacó el secretario de Estado de la Seguridad Social ayer en Madrid.

“Cada punto en que las cotizaciones no han seguido la senda del incremento de la afiliación y la inflación, es un punto más de déficit para la Seguridad Social”, afirmó el dirigente gubernamental, según Efe.

En la misma línea argumental, Granado advirtió que si se siguen creando empleos precarios escasamente retribuidos, lo que denominó como “infrasalarios”, serán empleos con “infracotización”, por lo que el déficit de la Seguridad Social española actual acabará siendo “endémico”.

Más impuestos Y para evitar que la situación de la Seguridad Social degenere, más allá de trabajar en la formación para intentar propiciar la creación de empleo de calidad y mejor retribuido, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, anunció la adopción de medidas fiscales para aumentar los ingresos del sistema.

En este sentido, Granado resaltó que el Gobierno español está ultimando la creación de nuevas figuras impositivas para financiar la Seguridad Social de la forma “más ortodoxa”, que verán la luz con los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 y que serán los impuestos que “menos distorsionen la actividad económica”.

No obstante, el secretario de Estado no aclaró en qué consistirán estos nuevos impuestos, porque, según señaló fijar los mismos, es competencia de los ministerios responsables de los temas fiscales.

En cualquier caso los impuestos deben permitir recaudar una cantidad importante porque no hay que olvidar que el pasado año 2017, la Seguridad Social finalizó con un déficit de 18.800 millones de euros pese a que los ingresos por cotizaciones sociales alcanzaron los 109.166 millones de euros, la mayor cifra de la historia.

Pese a la mejora de la situación económica de este año, hace quince días el Tesoro español tuvo que articular un préstamo de 7.500 millones de euros a la Seguridad Social para que se pudiera abonar la paga extra de julio a los pensionistas.

En opinión de Granado no es adecuado financiar la Seguridad Social con préstamos y que ningún organismo internacional lo defiende. “Es la peor situ