Colombia 1, Inglaterra 1

Pickford y la maldición

Rose y Kane se abalanzaban sobre Pickford, el portero de Inglaterra. (AFP)

El portero mete a Inglaterra en los cuartos de final en la tanda de penaltis después de un partido áspero, al que se llegó con un gol de Mina que alargó la esperanza de Colombia

Julián Goikotxeta - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

COLOMBIA: Ospina;Arias (Min. 115, Zapata), Mina, Davinson Sánchez, Mojica;Carlos Sánchez (Min. 79, Uribe), Wilmar Barrios;Cuadrado, Quintero (Min. 88, Muriel), Lerma (Min. 61, Bacca);y Falcao.

INGLATERRA: Pickford;Walker (Min. 14, Rashford), Stones, Maguire;Trippier, Henderson, Young (Min. 102, Rose);Lingard, Delle Ali (Min. 80, Dier);Sterling (Min. 88, Vardy) y Kane.

Goles: Colombia 1, Inglaterra 1. 1-0: Min. 57;Kane transforma un penalti cometido sobre él mismo por La Roca Sánchez. 1-1: Min. 93+: Mina cabecea un saque de esquina. Tanda de penaltis: 1-0: Falcao. 1-1: Kane. 2-1: Cuadrado. 2-2: Rashford. 3-2: Muriel. 3-2: Henderson y para Ospina. 3-2: Uribe al larguero. 3-3: Trippier. 3-3: Bacca y para Pickford. 3-4: Dier.

Árbitro: Mark Geiger (Estados Unidos). Amonestó a los colombianos Wilmar Barrios, Arias, Falcao, Bacca, Cuadrado, y a los ingleses Henderson y Lingard.

Incidencias: Partido de los octavos de final del Mundial de Rusia disputado en el Spartak Stadium de Moscú ante 44.190 espectadores.

bilbao. El factor suerte en la tanda de penaltis, y no otra cosa, puso a Inglaterra en los cuartos de final, donde le aguarda Suecia, sacando así petróleo del cuadro más accesible para alcanzar la gloria, la misma ruta que la selección española intuía dichosa antes de su lamentable partido con Rusia. Lamentable en el partido y más lamentable aún en los penaltis. Esta es la tercera vez, si sumamos además el Croacia-Dinamarca, que la definición de los octavos se resuelve de esta forma, algo sin antecedentes en la historia mundialista. Como no la tenía Inglaterra, que siempre que llegó a una situación así en un Mundial, palmó. Ayer rompió la maldición.

En una situación de tanta angustia y ansiedad, el foco se coloca sobre el jugador que define la situación extrema con temple, y eso es lo que hizo Jordan Pickford, el nuevo héroe de los pros. Con el 3-3 en el marcador y a falta del último penalti de los cinco iniciales, el portero del Everton sacó una mano providencial para detener el lanzamiento de Bacca, y luego Dier acabó la faena batiendo a Ospina.

Ya no hubo vuelta de hoja, e Inglaterra, mostrando muy poco fútbol, está en cuartos. En la fase de grupos, le costó muchísimo derrotar a Túnez, luego sí, goleó a la tierna selección panameña, y después prefirió especular ante Bélgica con el propósito nada disimulado de cederle gustosamente la victoria a los diablos rojos con el objetivo de acabar segundo y meterse en la ruta de la seda, donde en el primer cruce esperaba Colombia, un equipo que tardó demasiado en darse cuenta que podía vencer a su rival.

El lío Reaccionó cuando no le quedó otra, hacia el minuto 56, momento en el que el errático Mark Geiger colegiado estadounidense sancionó como penalti un agarrón descarado de La Roca Sánchez a Kane tratando de obstaculizarle en el saque de un córner. En plena profusión del VAR, que todo lo ve, el colegiado ni necesitó el socorro de este omnipresente invento, y La Roca le hizo un flaco favor a sus compañeros, pero hizo feliz a Kane, que sacó chispas a la jugada. El delantero del Tottenham acertó a batir a Ospina tirándola por el centro. Kane no hizo mucho más, salvo al final, cuando anotó con aplomo el primer lanzamiento inglés en la tanda de penaltis. Sin embargo lleva camino de convertirse en un referente importante del torneo, pues lleva seis goles, la mitad de ellos transformados de pena máxima.

Entonces Colombia, que no pudo contar con su mejor hombre, como es James Rodríguez, baja por una lesión no muy grave, pero sí suficiente para dejarle fuera, tiró del carro con más ganas que orden, sobre todo cuando recuperó la calma. El penalti alteró sobremanera a los jugadores cafeteros, que ya en la primera parte perdieron demasiadas energías y concentración en protestar al colegiado, un árbitro estadounidense a quien el partido le vino grande, y enzarzarse con los ingleses ponderando más la lucha psicológica que el fútbol.

Y esto ocurrió bien entrada la segunda parte, cuando los hombres de José Pekerman recobraron el sosiego y asediaron la meta de Pickford. El técnico argentino de Colombia apostó por la victoria y sacó a Carlos Bacca a escena, protagonista de un contragolpe que desaprovechó Cuadrado tirando fuera una inmejorable ocasión parar igualar la contienda.

Pekerman puso a Muriel, otro delantero más de apoyo al incansable Radamel Falcao, pero fue Yerry Mina, en otro impresionante salto de cabeza, quien hizo justicia igualando el partido en el tiempo añadido. Es el tercer gol que ha conseguido el central del Barça en el Mundial, y si finalmente lo pone en venta seguro que no faltarán buenas ofertas. Mina fue un valladar y el hombre que transmitió la energía a sus compañeros. Aguantó la prórroga lesionado y el sobreesfuerzo no tuvo la recompensa. Pero Inglaterra necesita algo más que la puntería de Kane si quiere realmente hacer algo grande en el Mundial de Rusia.

Secciones