CHARENÉE WADE Cantante de jazz

“El jazz es la representación de la libertad y la creación”

La vocalista estadounidense Charenée Wade abre hoy el 42º Getxo Jazz en la plaza Biotz Alai de Algorta tras el concierto del Pepe Zaragoza Quintet

Una entrevista de Andrés Portero - Miércoles, 4 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao- Getxo Jazz levanta hoy, como cada año, el telón del verano jazzístico en Euskadi, que seguirá en Vitoria-Gasteiz y Donostia. Y lo hace con la vocalista estadounidense Charenée Wade, que actuará en la plaza Biotz Alai de Algorta tras el concierto del Pepe Zaragoza Quintet incluido en el Concurso de Grupos. Antes, por la tarde y gratis, turno para el trío catalán Mezquida-Aurignac-Prats, en la Plaza Estación. Wade, que llega con un disco tributo al poeta, músico y activista afroamericano Gil Scott-Heron, asegura que “la vida es la inspiración de toda la música” y que “el jazz es la representación de la libertad”.

¿Cómo entró el jazz en su vida, lo vivió en casa desde su más tierna infancia?

-Sí. Había muchos discos de jazz en mi casa que me encantaba escuchar. En un momento dado, llegué a escuchar más que mi madre.

¿Qué vocalistas le influyeron para que decidiera dedicarse a cantar? ¿Eran todas femeninas?

-Mi primera gran influencia en el jazz fue Sarah Vaughan, pero también me encantó Joe Williams, Dianne Reeves, Nancy Wilson, Cassandra Wilson, Carmen McRae y muchos otros. No todas eran mujeres.

Suele decirse que su voz recuerda a la de mitos como Sarah Vaughn. Usted, en cambio, se siente más cercana a Betty Carter. ¿Por qué?

-Bueno, siento que ambas han sido mi gran influencia. Aprendí mucho sobre el fraseo y la interpretación lírica de Sarah Vaughan. Con Betty Carter me siento conectada a través de sus arreglos, así como de su improvisación vocal aventurera.

Usted fue uno de los cuatro jóvenes talentos escogidos para formar parte del taller de músicos de Dianne Reeves en el Carnegie Hall. ¿Qué relación guarda con ella? Por cierto, Reeves ofreció un gran concierto el año pasado en Getxo.

-Reeves ha sido alguien a quien he admirado desde que empecé a cantar jazz. Tiene un instrumento increíble, y a través de los años, ha tenido la amabilidad de darme grandes consejos que llevo conmigo todos los días.

¿Qué tiene el jazz que lo diferencia del pop y la música más efímera?

-Para mí el jazz es la representación de la libertad, la expresión y la creación colectiva.

Es usted la única vocalista que participará en esta edición 2018 del festival vizcaino en un cartel que incluye a Michel Camilo, Kenny Garrett, Billy Hart... Son todos grandes virtuosos de sus intrumentos.

-¡Por supuesto que les conozco y admiro a todos! Y me siento muy agradecida de compartir el escenario con unos músicos tan poderosos.

¿Qué cantantes actuales ve como el presente y el futuro del jazz? El año pasado actuaron en Euskadi Cécile McLorin Salvant y Gregory Porter. ¿Le gustan ambos?

-¡Disfruto enormemente tanto de Cecile como de Gregory! Son a la vez poderosos y únicos por derecho propio.

Visita Euskadi en formato de trío, con una formación clásica de piano, contrabajo y batería. ¿Es la formación ideal para una vocalista como usted?

-Esta es la formación habitual para una banda de jazz. Sin embargo, hay muchas formaciones diferentes que pueden trabajar con un vocalista. Depende del sonido que se busque y se quiera crear.

Véndame a su banda. Con el pianista Oscar Pérez lleva trabajando desde hace bastantes años ya. Creo que lo descubrió en Nueva York, una ciudad que es una mezcla de culturas y nacionalidades.

-Sí, hay todo tipo de gente en Nueva York, y eso es lo que la convierte en una ciudad maravillosa para las artes y la cultura. Oscar y yo nos conocimos hace muchos años. Es un intérprete y un ser humano fenomenal con el que he disfrutado trabajando a lo largo de los años. Y también es un gran compositor. Me sentí muy honrada de estar en su disco.

Llega a Getxo con un disco homenaje a Gil Scott Heron y Brian Jackson que incluye temas como ‘Ain’t no such thing as Superman’ y ‘A toast to the people’. ¿Qué le impulsó a cantar sus canciones?

-En realidad, fue Mark Ruffin, el productor del disco, quien me acercó a este proyecto. Él estaba interesado en escuchar una interpretación femenina de la música de Gil Scott-Heron y Brian Jackson. Y yo decidí seguir adelante cuando me di cuenta de lo relevante que sigue siendo su mensaje.

Creo que trabaja ya en un tercer disconcanciones escritas por usted.

-Hay muchas posibilidades abiertas para el nuevo disco.

¿Qué le está influyendo al componer su nuevo repertorio?

-La vida. que es la inspiración de toda la música.