Quinto puesto en el Open de France

Golf en estado puro

Jon Rahm.

Jon Rahm defiende su título en el Irish Open en Ballyliffin, unos links que el de Barrika define como “uno de los campos más bonitos donde he jugado”

Jon Rahm continúa su periplo por Europa y lo hace desde hoy en el Irish Open, cita en la que sumó su primer triunfo en el Circuito Europeo. Le toca, por tanto, defender su título en otro escenario distinto, de una belleza insuperable.

Roberto Calvo - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao. El de Barrika, acompañado hoy y mañana por Graeme McDowell y Rafa Cabrera, saldrá desde el tee del 1 del Ballyliffin Country Club, unos links diseñado por Nick Faldo y ubicado al norte de la República de Irlanda, pegado al Atlántico Norte. Es un paraje que, según los propios lugareños, “está en el medio de ninguna parte”. Todo lo que se ve es verde, enormes praderas y, enfrente, el mar. “Es maravilloso, uno de los campos más bonitos en el que he podido jugar. Las vistas desde el tee del 7 o del 14 son de las mejores que se pueden tener en un campo de golf”, explica Rahm.

El vizcaino llega a Irlanda después de su quinto puesto en el Open de France, que se le escapó por un hoyo maldito, y quiere confirmas esas buenas sensaciones en un escenario que Rory McIlroy, el anfitrión del torneo, califica como “uno de los links más exigentes”. Al revés que el año pasado, cuando azotaron el viento y el agua en Portstewart y Rahm ganó con 21 bajo par y seis goles de ventaja, en Ballyliffin se espera un clima relativamente bonancible para aquella latitud y eso hará el campo más jugable. Los que lo han visto aseguran que está en perfectas condiciones, aunque hay dudas sobre cómo se encontrarán los greenes, si recibirán bien o mal. En todo caso, de nuevo el juego corto tendrá gran importancia para salvar las escapatorias y sumar oportunidades de birdie.

“Va a ser un duro test porque no es un campo fácil. El año pasado era un campo parecido, pero hubo otras condiciones. Ahora el campo está firme, hay que saber parar la bola y no va a ser sencillo hacer marcadores bajos, incluso aunque no sople el viento. Es difícil para jugadores como yo aprovechar nuestra pegada desde el tee, pero va a ser muy divertido”, comenta el golfista de Barrika, que ha notado mucho cariño del público irlandés. “No sé si por mi carácter o por qué, pero noto que conecto muy bien con la gente de aquí. Me resulta emocionante haber sido capaz de ganar aquí y quiero repetir”, añade.

Al margen de Rahm, otro vasco, Txema Olazabal, tiene en su palmarés el Irish Open. Y otro guipuzcoano, Adrián Otaegui, estará en la salida de Ballyliffin para tratar de meterse en el British Open, algo que se le es capó por poco la semana pasada. De nuevo, habrá tres plazas para quien se meta entre los diez primeros. Además, como en las citas recientes de las Rolex Series, estarán en juego muchos puntos para la Ryder Cup. Hasta ahora han ganado Francesco Molinari, en Alemania;Thorbjorn Olesen, en Italia, y Alex Noren, en Francia, y aún queda la cita de Escocia de la semana próxima en este primer tramo. Con el British Open a las puertas, Rahm juega sin esa presión, pero su ambición no le hace relajarse. Las aspiraciones de sus rivales elevan la competencia, como se vio en esa alocada jornada final en el Open de France, y eso hace que afile aún más los colmillos.

Secciones