relación "confederal" con España

La Cámara vasca culmina la fase inicial para una reforma estatutaria

Vista general de la Ponencia de Autogobierno. (EFE)

El PNV asegura que el objetivo no es la "independencia" y EH Bildu confía en acabar con la "subordinación" de Euskadi

El Parlamento Vasco ha culminado este viernes la fase inicial de los trabajos para una eventual reforma del estatuto político de Euskadi, en la que el PNV y EH Bildu han acordado avanzar hacia una relación "confederal" con el Estado español a partir del principio de "legalidad".

EP - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 19:30h.

GASTEIZ. Desde el partido 'jeltzale' se ha asegurado que lo que se pretende con esta propuesta no es que el País Vasco acceda a la "independencia", sino a un marco de "bilateralidad", mientras que EH Bildu ha subrayado que el objetivo es acabar con la "subordinación" de Euskadi respecto a España.

La Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco ha completado la elaboración de las bases para la redacción de un nuevo estatuto para Euskadi, unas guías generales que a partir de septiembre se remitirán a un grupo de expertos para que estos redacten un texto articulado.

Dicho documento será devuelto posteriormente a la Cámara, en la que los grupos volverán a debatir sobre el mismo y a plantear enmiendas. En el caso de que el documento definitivo sea aprobado finalmente por el Parlamento, se remitirá al Congreso de los Diputados, del que dependería el visto bueno definitivo antes de que la reforma estatutaria pudiera someterse a referéndum entre la ciudadanía vasca.

Prácticamente la totalidad de los contenidos del borrador aprobado en la ponencia han sido acordados por el PNV y EH Bildu, que suman 46 de los 75 escaños del Parlamento autonómico, mientras que Elkarrekin Podemos, el PSE-EE y el PP los han rechazado, al considerarlos "excluyentes" y contrarios a la legalidad.

"NUCLEO" DEL AUTOGOBIERNO

La excepción se ha producido en la reunión de la ponencia de este viernes, en la que además de reeditarse algunos pactos bilaterales entre el PNV y EH Bildu, se ha llegado a un acuerdo a tres bandas entre estas formaciones y Elkarrekin Podemos sobre el capítulo de derechos y deberes de la ciudadanía vasca. En ese acuerdo, estos tres partidos sitúan los derechos sociales como "núcleo" del autogobierno vasco y "eje vertebrador del país".

El PNV y EH Bildu también han cerrado este viernes otros pactos que no han sido secundados por ninguna otra formación de la ponencia. Uno de ellos, referido a las relaciones exteriores, establece que el nuevo estatus político ha de garantizar la "participación directa" de Euskadi en los organismos internacionales, y que se establezca una circunscripción propia vasca para las elecciones europeas.

Ambos partidos también han pactado que el futuro estatuto de Euskadi sea sometido a una consulta "habilitante", aunque no "jurídicamente vinculante", para que la ciudadanía se pronuncie en torno al nuevo estatus político del País Vasco, como paso previo a una negociación con el Estado español que culmine con la celebración de un referéndum para ratificar dicha reforma estatutaria.

En las reuniones previas de la Ponencia de Autogobierno, el partido 'jeltzale' y la coalición soberanista ya habían acordado otras cuestiones, como que la modificación estatutaria sirviera para avanzar hacia una relación "confederal" con el Estado español, a partir del principio de "legalidad". Estos mismos partidos han planteado que la reforma reconozca la "nacionalidad vasca".

"CONVIVENCIA POLITICA"

En declaraciones a los periodistas tras la reunión, el portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, Joseba Egibar, ha precisado que con esta propuesta de reforma "no estamos hablando de un escenario de independencia" para Euskadi, sino de establecer marcos de "convivencia política, respeto y bilateralidad" con el Estado español. Una vía, según ha dicho, que se pretende recorrer "respetando el marco jurídico vigente".

Egibar, además, ha lamentado que el PSE-EE, socio de gobierno del PNV en las principales instituciones vascas, se haya dedicado a "agitar fantasmas" y se haya "atrincherado" en sus posiciones en lugar de tratar de sumarse a los acuerdos.

En todo caso, ha confiado en que en los próximos meses se puedan ampliar los "consensos" en torno a este asunto.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de EH Bildu, Maddalen Iriarte, ha destacado que los trabajos de la ponencia están destinados a "superar el actual marco de relación" entre Euskadi y el Estado español, que está basado en la "dependencia" y la "subordinación" del País Vasco respecto a España.

Iriarte, que ha asegurado que los acuerdos logrados hasta ahora son "integradores y no excluyentes", ha mostrado su esperanza de que la reforma estatutaria permita que Euskadi se pueda relacionar "de igual a igual" con el Estado.

Desde Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, ha afirmado que el pacto logrado en torno a los derechos de los ciudadanos "demuestra que cuando hay voluntad es posible" cerrar acuerdos "transversales". No obstante, ha reafirmado el rechazo de su grupo a los contenidos "excluyentes" consensuados entre 'jeltzales' y soberanistas.

Además, aunque ha coincidido en apoyar la fórmula de la consulta para recabar la opinión de la ciudadanía, ha explicado que su grupo ha presentado un voto particular en este capítulo, en el que plantea que la convocatoria requiera de un acuerdo de dos tercios del Parlamento y de una participación mínima del 60%.

Por parte del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha expresado su "discrepancia radical" con los "derroteros" soberanistas por los que se ha decantado el PNV en sus acuerdos con EH Bildu, un rechazo que se ha plasmado en el voto particular global planteado por los socialistas a las bases aprobadas.

Además, ha asegurado que los derechos sociales incluidos en el documento son "un brindis al sol", puesto que la falta de "seguridad jurídica" de la reforma estatutaria implica que no podrán entrar en vigor.

Pastor, que ha recordado que las "discrepancias" en materia de autogobierno están recogidas en el acuerdo de coalición con el PNV, ha afirmado que sigue habiendo "posibilidades reales" de llegar a un acuerdo "transversal" sobre el futuro estatuto.

El portavoz del PP en la Cámara vasca, Borja Sémper, ha criticado que el PNV y EH Bildu sigan imponiendo su "rodillo independentista", del que ha advertido de que lleva a un "callejón sin salida", por lo que su partido presentará la próxima semana un voto particular a esta propuesta de reforma.

Además, ha alertado de la posibilidad de que el "débil" Gobierno del PSOE pueda atender a los "desvaríos independentistas". Por otra parte, Sémper ha negado que haya afirmado "en ningún momento" que el  con su papel en esta ponencia el PNV recoge la hoja de ruta marcada por ETA.

Secciones