se cumplen 10 años del crimen

La madre de Nagore Laffage revive con La Manada el asesinato de su hija

Asun Casasola, madre de Nagore Laffage Casasola. (archivo)

Asun Casasola afirma diez años después que el crimen de su hija a manos de Diego Yllanes tuvo "justicia social pero no en los tribunales", algo que le ha hecho revivir ahora el caso de 'La Manada'

EFE - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 11:50h.

Iruñea. Asun Casasola, la madre de Nagore Laffage a quien Diego Yllanes mató en los Sanfermines de 2008 por negarse a mantener relaciones con él, afirma diez años después que el crimen de su hija tuvo "justicia social pero no en los tribunales", algo que le ha hecho revivir ahora el caso de La Manada.

La joven fue golpeada y estrangulada por Yllanes el 7 de julio de 2008 en un piso en Iruñea y trasladada después a la localidad de Orondritz, donde se encontró el cuerpo al que le había cortado un dedo para evitar la toma de huellas dactilares y con ello su identificación.

"Encantada" con la ciudadanía de Iruñea, donde su hija estudiaba Enfermería en la Clínica Universidad de Navarra, el mismo centro en el que hacía el MIR de Psiquiatría quien la mató, e igualmente "arropada" en Irun (Gipuzkoa), donde reside la familia, sin embargo Casasola comenta que "la injusticia que hubo con Nagore fue tan grande, tan grande, que pensaba que ahora las cosas serían distintas".

Critica así en una entrevista con EFE a un jurado que no vio un asesinato en el crimen de su hija sino un homicidio, lo que hizo que su autor fuera condenado a 12 años y medio de cárcel, aunque ya está en régimen de semilibertad, y ahora La Manada, dice, "me ha revuelto otra vez todo".

"A las mujeres se nos sigue cuestionando", afirma, y añade que el hecho de que un tribunal condenara por abuso sexual y no por violación a los cinco acusados de La Manada y que luego los haya puesto en libertad provisional le hace "dudar de todo" cuando ella lo que pensaba y piensa aún es que "no puede haber jurado popular en estos temas".

"No entiendo qué ha pasado en este juicio, no entiendo cómo cada juez puede opinar de una manera ante los mismos hechos", se lamenta, y subraya que su hija "se enfrentó porque conocía" a su agresor y éste la mató, mientras que la joven madrileña víctima de La Manada no lo hizo porque eran cinco desconocidos y en ese caso "cualquier mujer" decide que "se deja con tal de que no le maten".

Así que para Asun Casasola está claro: "si has asesinado, has asesinado, y si has violado, has violado, luego los años serán los que sean, pero hay que ser valiente".

Se muestra por eso convencida de que las leyes "se tendrán que cambiar" y cree que ya es momento de "sentarse para hablar y empezar" esa tarea, porque en caso contrario, "si las mujeres no se sienten protegidas, no van a denunciar".

"Manadas ha tenido que haber antes pero no se han denunciado por miedo, porque no se les iba a creer, y ahora es cuando empiezan a hacerlo", comenta, pero avisa que para conseguir que las mujeres mantengan esta actitud se necesitan unas leyes que les hagan "sentirse seguras".

Asun Casasola ve por eso "muy positivo" que la gente salga a la calle a plantar cara a los agresores y a criticar las resoluciones judiciales, y piensa que todavía "tendrían que salir más" porque "es muy importante que el pueblo se levante".

Con tratamiento psicológico todavía y "nueve pastillas diarias", a la madre de Nagore Laffage le reconfortan estas movilizaciones y los actos en memoria de su hija, a la que cada día echa "más en falta".

El último se celebró el pasado día el día 2 en Iruñea, una ciudad que hace diez años no tuvo una reacción tan multitudinaria como la habida ahora con la víctima de La Manada pero que sí ha acompañado a Asun Casasola a lo largo de todo este tiempo, como Irun, donde este año ha sido la pregonera de las fiestas.

Además cuenta que ha sentido también el cariño y apoyo de otras personas y otros lugares, como los colectivos feministas Andrea y Lunes lilas, la directora de cine Helena Taberna que rodó un documental sobre su hija, certámenes de relatos breves, incluso en Venezuela, en los que Nagore ha sido la protagonista, o los muchos colegios que le llaman para que hable con los estudiantes.

"A la sociedad no puedo mas que darle las gracias", asegura, aunque apunta que entre Navarra y Gipuzkoa sí ha habido una diferencia porque "en Irun y en las Juntas Generales me han apoyado todos los partidos, mientras que en Iruñea me han apoyado mas los de izquierdas que los de derechas, bastante más, mucho más".

Y recuerda que un día fue al Ayuntamiento de IruñeaIrun y la entonces alcaldesa Yolanda Barcina, de UPN, dice irónica, "me lo enseñó, pero nunca más la vi", ni en concentraciones de protesta ni en los homenajes a Nagore en cada aniversario de su muerte.

Secciones