volvió a abrir sus puertas en 2014

El lehendakari destaca “el tesón y la pasión” de La Salve en su cuarto aniversario

Iñigo Urkullu visita junto al alcalde de Bilbao la fábrica cervecera y alaba el espíritu innovador de sus propietarios

Iñaki García - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Después de un descansoque se prolongó durante cuatro décadas, La Salve volvió a abrir sus puertas en 2014 y ayer celebró su cuarto aniversario. No lo hizo en un momento cualquiera, la empresa ha conseguido aunar el recuerdo que dejó la marca en los más mayores con una fidelización de los más jóvenes. Así, el año pasado comercializó millón y medio de litros, una gran cifra. Por lo tanto, se podría decir que la empresa se encuentra en un momento dulce. Para celebrar el acto, el lehendakari, Iñigo Urkullu;el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto;la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructura, Arantxa Tapia, y otros representantes institucionales y empresariales acudieron a la nueva fábrica de La Salve, ubicada en Bolueta.

Tras recorrer las instalaciones junto a los directores de la cervecera,Urkullu recalcó que la visita le permitió “conocer una historia de emprendimiento, de tesón y de pasión”, cuyo resultado ofrece “nuevas opciones económicas y de empleo” a la comunidad autónoma.

La Salve ha conseguido “reactivar un sector que estaba alejado de Euskadi” gracias a “la capacidad de dos personas que invierten, innovan y arriesgan” que han podido crear “un producto competitivo y diferencial”. Asimismo, el lehendakari destacó el apoyo que presenta al sector agroalimentario, un área que calificó como “una oportunidad para el futuro” de Euskadi. Añadió también que se trata de un proyecto que mediante la innovación “fomenta la cooperación entre todos sus agentes”, y de esta forma “genera valor”.En definitiva, La Salve se ha erigido como “una buena opción” para el País Vasco y en un “proyecto que genera ilusión”.

Por otro lado, el lehendakari anunció que está previsto el apoyo a 1.500 empresas de nueva creación, con el objetivo de “seguir mejorando la economía empresarial”, además de crear “17.000 nuevos empleos netos”.

Eduardo Saiz, director de cervezas La Salve, expuso que para la compañía se trataba de “un día de celebración”, para conmemorar el cuarto aniversario del comienzo de la actual etapa de la empresa, después de un largo sueño. Subrayó que se trata de la segunda cerveza más antigua del estado, todo un símbolo para las generaciones más mayores al ser la “cerveza de Bilbao”, “patrimonio de los ciudadanos”.

Además, se mostró optimista sobre el futuro de la empresa, ya que la meta que se han impuesto es conseguir que “el 10% de ventas de cerveza en Euskadi” sean de La Salve. También destacó que uno de los valores más importantes de la marca es la responsabilidad, tanto con la historia como con los consumidores. Por otro lado, demuestran un compromiso activo con la tierra, sin ir más lejos, la cebada que se usa para la producción proviene de Araba. El motivo principal es construir una “empresa que sabe respetar la identidad local”.

Una de las claves del crecimiento que ha experimentado La Salve es su colaboración con Azti, un centro y tecnológico experto en innovación marina y alimentaria. Las dos entidades colaboran desde hace tres años, antes incluso de que la cerveza comenzase a producir. El acuerdo, que permanece vigente, se prolongará durante los próximos ocho años.

Desde su apertura hace tres meses, la planta ha producido al 40% de su capacidad y tiene la previsión de alcanzar la cifra de 200.000 litros comercializados este año. Pero, además, esperan incrementar esta producción durante las próximas temporadas hasta los 500.000 que puede generar.

El centro Las instalaciones, que constituyen el mayor centro productor de cerveza de Euskadi, han conllevado una inversión de dos millones de euros y contemplan un total de cien metros cuadrados.

La nueva fábrica incluye un almacén para cebada, cámaras de frío para el lúpulo y la levadura, aparte de una sala de cocción. Asimismo, la sala de producción cuenta con cinco tanques para la elaboración y diez para la fermentación. Pero, sobre todo destaca el laboratorio de I+D donde realizar las analíticas pertinentes. También cuenta con una sala de envasado que permite dar salida a la cerveza en tres formatos: botella, barriles y tanques. Estos dos últimos dirigidos especialmente a la hostelería. La sala de embotellamiento incorpora un pasteurizador, que alarga la vida del producto en un estado óptimo.

Originalmente, José Schumann y Cordobés fundó la empresa La Salve en 1886. Actualmente es la segunda cervecera en activo más antigua del estado. En un principio la fábrica, que elaboran cerveza y bebidas gaseosas, estaba ubicada junto a la ría, en la Campa de La Salve, de ahí su nombre. Posteriormente cambiaría su sede. Finalmente, en 1978 echó el cierre hasta su reapertura.

Los datos