un 14% más de los realizados en 2016

Viviendas Municipales arrendó pisos a 241 nuevas familias en 2017

El número de contratos supera el millar por primera vez en su centenaria historia

Olga Sáez - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - La falta de vivienda en alquiler y el precio elevado de las que están en el mercado hace que la lista de personas que solicitan una vivienda municipal sea mayor que incluso en los tiempos de crisis. Por esto y por una política que quiere facilitar la emancipación de los jóvenes, Goyo Zurro, delegado de Vivienda del Ayuntamiento de Bilbao, se compromete a seguir construyendo más parque público en la capital. Durante 2017 se realizaron, por primera vez en lo que va de siglo, más de un millar de contratos de arrendamientos, en concreto 1.016, lo que representa un 14% más de los realizados en 2016. Así, son ya 8.876 las personas que viven en un alquiler municipal aunque otras 9.000 se encuentran a la espera. “Seguiremos haciendo pisos públicos y participando en todas las nuevas protecciones en colaboración con el Gobierno vasco”, se comprometió ayer Zurro.

De los 1.016 contratos de alquiler que se formalizaron en 2017, 746 fueron renovaciones de los acuerdos con quienes ya ocupaban viviendas municipales y 241 fueron contratos con unidades convivenciales que accedieron por primera vez a una de estas viviendas, cuya renta media mensual fue de 314 euros.

Además de los nuevos contratos, en 2017 hubo 92 adjudicaciones a colectivos de atención preferente, treinta nuevos contratos por cambio de vivienda y nueve cesiones por carencia sobrevenida de vivienda, entre otras modalidades de arrendamiento.

Según explicó el concejal, con las nuevas familias que consiguieron un contrato de alquiler en 2017, son ya 8.876 las personas que residen en viviendas públicas municipales de Bilbao, lo que equivale a un 2,6 % de quienes residen en esta ciudad. Entre los grandes municipios, la capital vizcaina es la que tiene un mayor número de viviendas protegidas, una por 83 habitantes, según informó Zurro.

En 2017 el patrimonio inmobiliario de Viviendas Municipales de Bilbao ascendía a 4.132 viviendas, de las que 20 son alojamientos dotacionales y 103 de ellas son viviendas adaptadas. El parque inmobiliario municipal está repartido en siete de los ocho distritos y en 22 barrios de la ciudad. La sociedad también gestiona 893 lonjas, 202 garajes y 73 trasteros, lo que hace un total de 5.300 fincas de titularidad municipal.

El perfil El perfil de las personas adjudicatarias corresponde a personas solas o en pareja, en el 85% de los casos, ocho puntos porcentuales más que en el año anterior. Cerca de la mitad son menores de 35 años, aunque también tiene importante peso el grupo con edades comprendidas entre los 35 y los 55 años, que supone el 32%.

Las personas inquilinas de Viviendas Municipales son personas “arraigadas en la villa”, con al menos cinco años de empadronamiento en el 90% de los casos y con más de 10 años en el 71% de los casos.

Otro de los fines que se persiguen según expuso Zurro es facilitar el arraigo de los jóvenes con programas en Otxarkoaga y Bilbao La Vieja. “Se trata de ofrecer en alquiler una vivienda por 175 euros al mes para las personas con los requisitos de ser menores de 36 años, empadronados en Bilbao con una antigüedad mínima de tres años, que conformen unidades convivenciales y con ingresos superiores a 13.000 euros al año”, dijo. Los resultados fueron 59 pisos asignados de sesenta disponibles.

En 2017, la facturación de Viviendas Municipales por arrendamiento del parque público fue de 13.561.227 euros, un 1,3% superior al ejercicio anterior. De esa cifra, 12.255.396 euros corresponden al alquiler de viviendas y 1.305.830 euros a locales.

La media de la renta se fija en 258 euros mensuales para las viviendas y 208 euros para los locales. Por otro lado, a lo largo del pasado año, Viviendas Municipales de Bilbao adjudicó contratos de obra, servicio o suministro por valor de 7.098.495 euros. La mayor parte (6,9 millones de euros) está destinada a la primera fase de la construcción de 66 alojamientos dotacionales en Amezola que espera completar la oferta con nuevas viviendas en 2019.

Además, se invirtió algo más de 11 millones de euros en labores de mantenimiento, rehabilitación y creación de nuevos recursos residenciales a partir de locales de propiedad municipal.

Asimismo, en 2017 se destinaron 4.580.946 euros a tareas de mantenimiento del parque municipal de viviendas y locales. En concreto, se realizaron 187 obras de reforma en viviendas, 45 obras en locales y 3.148 reparaciones.

A lo largo del pasado año, Viviendas Municipales intervino en la rehabilitación integral del edificio de Txotena 26-32 en Otxarkoaga, con una inversión final de 1.486.694 euros, así como en la rehabilitación de garajes y de la calle Luis Iruarrizaga, a la que destinó 138.580 euros.

También impulsó la creación de nuevos recursos residenciales en edificios existentes y desarrolló la conversión de locales en viviendas en Lezeaga y en Indalecio Prieto, con una%2