Muskiz convierte las riberas del Barbadun en un atractivo paseo

El Consistorio inició en 2011 el desarrollo de la senda que ha costado 2 millones de euros

“Este recorrido me gusta aún más que el de la playa porque también es cómodo, pero hay más arbolado” “La senda fluvial nos ayudará a acercarnos de manera amable a la herencia ferrona del Barbadun”

Emilio Zunzunegi - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Muskiz - Si el arroyo Cotorrio fue en su día la vena que alimentaba las marismas de Muskiz en la zona de San Martín -donde la familia del banderizo Lope García de Salazar llegó a contar con un puerto desde donde exportaba lavena de Somorrostro- el río Barbadun o Mayor según el municipio que transitaba, era la arteria que desde el monte Kolitza alimentaba varias ferrerías y complejos molineros encartados antes de desembocar en el mar Cantábrico en Pobeña. Hoy día el Cotorrio ha sido desviado y reconducido por el desarrollo industrial de Muskiz que desecó sus marismas.

Mientras, el caudaloso poderío del Barbadun, que en el caso de Muskiz sirvió secularmente de senda de comunicación y desarrollo a media decena de ferrerías -desde el Pobal a Bilotxi o Santelices-, ofrece desde ayer un camino vertebrador paralelo al río para núcleos como Nesilla, Pobal, Santelices y San Juan.

Una senda que ayer fue recorrida por cerca de un centenar de vecinos y representantes políticos municipales y del tejido asociativo encabezado por el alcalde de Muskiz, Borja Liaño. “Esta iniciativa surge de la propia ciudadanía y hemos trabajado desde 2011 para llevarla a cabo. Es una apuesta porque el río Barbadun siga siendo el eje vertebrador que siempre fue y además se convierta en una herramienta para ofrecer un alternativa de ocio, esparcimiento y vida saludable para los vecinos y visitantes”.

“A mí este tramo entre San Juan y Pobal me gusta más que el que se hizo entre San Juan y la playa de la Arena ya que tiene más arbolado que da sombra y ofrece una visión más natural de las orillas del río. Además es muy cómodo de realizar ya que solo tiene un par de repechos que son fáciles de subir”, señalaba Veri Braña, un vecino del curso fluvial que ayer se enfundó una elástica del Athletic para recorrer los 4 kilómetros del nuevo tramo. “Este nuevo recorrido desde la zona centro de Muskiz a la Ferrería de El Pobal se añade a la senda ya construida entre Kobaron y el municipio, con unos 8 kilómetros transitables. Con la ejecución de esta nueva senda, el peatón podrá disfrutar de un recorrido de 12 kilómetros entre El Pobal y el barrio Kobaron, al que se accede a través de Pobeña por la senda de Itsaslur”, reseñó el alcalde, quien destacó que este nuevo tramo del paseo fluvial “además de ser una senda natural, posibilitará, que los vecinos de El Pobal, Nesilla y Santelices, se desplacen con seguridad hasta el núcleo urbano. Anteriormente, la única opción era a través del transporte”.

Esparcimiento Los 4 kilómetros de senda contará con zonas de esparcimiento para todos los vecinos y visitantes así como mobiliario urbano como bancos, papeleras… “Faltan algunos pequeños remates por lo que la senda se cerrará un par de semanas para colocar el mobiliario urbano y algunas vallas de madera”, anunció Liaño, quien informó que los trabajos desarrollados, “han consistido en la instalación de dos pavimentos diferentes en el tramo que corresponde a suelo rural desde el puente Purísimo. Uno granular de arena y otro granular de rejilla plástica, ambos impuestos por URA para el cuidado del entorno medioambiental”.

En su construcción también se encuentran puntos singulares como el paso del río Barbadun y pasos fluviales por lo que se han debido colocar un total de cinco pasarelas de madera, una de 28 metros, y el resto de 10 y 10,5 metros. El coste de las dos fases del paseo fluvial ejecutados por el Ayuntamiento -El Pobal-San Juan-La Arena- han supuesto una inversión cercana a los 2 millones de euros. “Es una obra importante que va a permitir poner en valor la tradición ferrona de esta zona del municipio y su conexión con la zona de las ferrerías de La Olla o Valdivián en Galdames”, valoraba Ricardo Santamaría, presidente de la asociación Trueba Zentroa.