Bélgica elimina a Brasil (1-2)

La pizarra y un portero

Tres décadas largas después, Bélgica alcanza las semifinales en un Mundial (AFP)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
El gol en propia puerta de Fernandinho (AFP)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (AFP)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)
Partido Brasil-Bélgica en el Mundial de Rusia 2018. (EFE)

Roberto Martínez halla la fórmula mágica para sorprender en el arranque con dos goles y Courtois exhibe su categoría para frenar la intensa ofensiva protagonizada por Brasil

José L. Artetxe - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Bilbao - Tres décadas largas después, Bélgica alcanza las semifinales en un Mundial. El logro reúne todos los requisitos para ser considerado como hazaña, pues aunque figuraba entre los favoritos tuvo que pasar por encima de Brasil, el bloque más intimidante del torneo. Lo volvió a demostrar ayer, pese a ser sorprendida de entrada por el magnífico planteamiento ideado por Roberto Martínez, generó incontables situaciones de peligro y con su actitud, que se estrelló en un Courtois formidable, mantuvo la incertidumbre hasta el último segundo del encuentro de mayor nivel de los habidos hasta la fecha.

Las dos claves del desenlace estuvieron en el mismo bando. El técnico catalán acertó a diseñar una fórmula que alteraba por completo planteamientos precedentes y le rindió pingües beneficios: dos goles en media hora. Una losa insuperable para cualquiera salvo para Brasil, por momentos desconcertada y luego desatada para apilar llegadas hasta triplicar las del combinado europeo. Acortó distancias con margen para forzar la prórroga, pero la ofensiva murió siempre en los guantes de Courtois, que evitó media docena de goles cantados.

El duelo estuvo presidido por una intensidad suprema de principio a fin. Brasil quiso la iniciativa, a su modo, con esa aparente desgana que se transforma en picotazo letal al mínimo despiste. Bélgica aceptó el envite: apostó por un repliegue que le mantuvo anclado en su frontal la mayor parte de la noche, pero no se conformó con eso y varió la ubicación de sus estrellas para replicar a la contra. Martínez liberó a De Bruyne, un superdotado que se explayó ejerciendo de enganche, por delante del círculo central que le había limitado en citas previas, secundado por Hazard, con el que intercambiaba la posición, mientras Lukaku caía al costado derecho. Este trío llevó por la calle de la amargura a Brasil, que tampoco tuvo la fortuna de su lado en el inicio.

Fernandinho marcó en propia puerta a la salida de un córner, después de que en dos acciones similares se mascase el gol en el área opuesta. El poste evitó que Thiago se estrenase y Paulinho no acertó a empalmar sin oposición tras peinada de Miranda. El partido se puso precioso, un intercambio de golpes que claramente convino a Bélgica, que en una de sus numerosos avances con espacio obtuvo el segundo. Lukaku condujo y sirvió a De Bruyne, quien alojó la bola junto al poste derecho de Allison. En ese instante Brasil pareció tambalearse, todo le salía a Bélgica a pedir de boca.

Marcelo era el mejor argumento de la canarinha, pero su vocación de extremo permitía a Lukaku salir en estampida. La batalla táctica tenía un ganador evidente. De Bruyne, con las espaldas cubiertas por Fellaini y Witsel, oxigenaba a Bélgica, mientras Neymar se empecinaba en intentar el más difícil todavía. Se atascó Brasil por la banda izquierda, donde se molestaban Neymar, Coutinho y Marcelo, haciendo las maniobras más previsibles. Courtois agarraba con fuerza cada envío lejano, Bélgica no sufría en exceso y cerró el primer tiempo con un par de remates más.

EL ASEDIO La situación reclamaba medidas urgentes. Tite recurrió a Firmino y Douglas Costa, dejó a Neymar en el carril central, la banda entera para Marcelo y Brasil protagonizó una salida a la tremenda. Durante bastantes minutos el asedio amenazó seriamente la integridad del marco belga. El VAR omitió un penalti sobre Gabriel Jesús,

Paulinho entró hasta la cocina y allí le frenó en seco Courtois, Firmino no conectó por centímetros en boca de gol. Sostener semejante ritmo era inviable y Bélgica de nuevo asustó desplegándose al esprint, pero Hazard dirigió mal su zurdazo. Brasil explotaba toda la anchura del terreno para percutir, con Costa fresco probando desde lejos. En vano. Los síntomas de cansancio empezaron a aflorar en ambos lados, lógico con la tralla que se estaban metiendo.

Tite metió a Renato Augusto por un agotado Paulinho y él hizo brotar la esperanza con un cabezazo inapelable. Acto seguido pudo Firmino poner el empate y el mismo Renato dispuso de quizá la mejor oportunidad, pero quiso apurar tanto que la pelota acarició la madera por fuera. Por fin Martínez se decidió a refrescar su once, fueron dos cambios de corte defensivo en la fase en que el ánimo de Brasil decaía. No obstante, aún contó con una última ocasión. Neymar había ido desdibujándose, pero en tiempo añadido le quedó veneno para trazar un disparo desde la frontal hacia la escuadra. Courtois puso el broche a su brillante actuación y certificó el éxito de su selección.

Brasil 1

Bélgica 2

BRASIL: Alisson;Fagner, Miranda, Thiago Silva, Marcelo;Fernandinho, Paulinho (Min. 73, Renato Augusto);Willian (Min. 46, Firmino), Neymar, Coutinho;y Gabriel Jesús (Min. 57, Douglas Costa).

BÉLGICA: Courtois;Alderweireld, Kompany, Vertonghen;Meunier, Witsel, De Bruyne, Fellaini, Chadli (Min. 82, Vermaelen);Hazard;y Lukaku (Min. 86, Tielemans,.

Incidencias: partido de cuartos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018, disputado en el Kazán Arena, ante 42.873 espectadores.

Goles: 0-1: Min. 13;Fernandinho, en propia puerta. 0-2: Min. 31;De Bruyne. 1-2: Min. 76;Renato Augusto.

Árbitro: Milorad Mazic, Serbia. Amonestó a Fernandinho y Fagner, de Brasil, y a Alderweireld y Meunier, de Bélgica.

Incidencias: 42.873 espectadores en el Kazán Arena.

Secciones